Estados Unidos

EEUU y México proyectan acuerdo sobre carreteras

El presidente Barack Obama anunció el jueves haber logrado un proyecto de acuerdo con su colega mexicano Felipe Calderón para abrir las carreteras estadounidenses a los camiones mexicanos, con lo que se buscará eliminar un viejo problema bilateral que data de la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, en vigor desde 1994.

Obama reveló también que su gobierno ha solicitado la extradición de un sospechoso detenido por las autoridades mexicanas en relación con el homicidio de un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), perpetrado en territoriomexicano.

Desde la firma del tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC o NAFTA), Estados Unidos se ha negado a permitir el acceso de los camiones mexicanos, alegando preocupaciones sobre la capacidad de los transportistas al sur de la frontera para cumplir con las estrictas medidas de seguridad de Estados Unidos, así como sus normas ambientales.

Calderón dijo en conferencia de prensa conjunta que, "conforme avance la liberación'', México irá suspendiendo de manera gradual las represalias arancelarias que actualmente aplica a productos estadounidenses importados.

"El objetivo de mi gobierno era alcanzar una solución mutuamente aceptable y la hemos logrado'', afirmó.

Los equipos negociadores aún finiquitan los detalles del plan, que enviarán en las próximas semanas al Congreso estadounidense, dijo un funcionario que habló con The Associated Press bajo condición de anonimato antes de que los presidentes hicieran el anuncio.

Previo a la reunión con Obama, Calderón dijo el jueves a The Washington Post que la divulgación de los cables del Departamento de Estado en que se critica la lucha antidrogas de México ha causado ‘‘serios daños'' a su relación con Estados Unidos y sugirió que esas tensiones habían aumentado en forma tan dramática que ya no podía trabajar con el embajador estadounidense en su país.

Los comentarios de Calderón son los más fuertes hasta la fecha sobre los cables secretos distribuidos por WikiLeaks, que han amenazado con obstaculizar lo que que se ha considerado una creciente cooperación cercana contra las violentas pandillas narcos de México.

La cita se produjo tres semanas después que el agente del ICE fue asesinado a balazos en el estado central de San Luis Potosí, al norte de la Ciudad de México, con un arma que fue llevada de contrabando desde Estados Unidos.

Calderón dijo que analizará con senadores mexicanos diferentes alternativas para elevar la protección a los agentes estadounidenses destacados en México, porque la legislación de su país les prohíbe portar armas y limita sus funciones a intercambiar información.

"Tenemos que pensar con mente abierta y buscar soluciones más creativas.

Vivimos circunstancias extraordinarias que merecen acciones extraordinarias'', dijo Calderón.

Funcionarios gubernamentales estadounidenses se han pronunciado en los últimos días a favor de considerar la posibilidad de que agentes destacados en México puedan portar armas.

  Comentarios