Estados Unidos

Intensa búsqueda de un ex policía que mató a 3 personas en California

Autoridades del estado de California lanzaron el jueves una cacería a gran escala de un ex policía de Los Ángeles que supuestamente asesinó a tres personas —entre ellas un policía— en venganza por su despido, tras divulgar un “manifiesto” con decenas de amenazas.

La localidad de Big Bear, una estación de montaña al este de Los Angeles, ordenó el cierre de sus escuelas luego de que se hallara allí la camioneta pickup Nissan -incendiada- que conducía el fugitivo, según confirmó la policía del condado de San Bernardino.

Las autoridades está examinando la boscosa región en busca del sospechoso, el expolicía Cristopher Jordan Dorner, y pidió a los medios no divulgar imágenes aéreas de sus operaciones para no colaborar con el fugitivo.

También trascendió que Dorner, un francotirador de 33 años con 11 años de experiencia, envió un paquete al presentador del canal de noticias CNN Anderson Cooper, que contenía una nota, un DVD y “una moneda atravesada con agujeros de bala”, escribió el periodista en su cuenta en red social Twitter.

“Se estima que Dorner está armado y es extremadamente peligroso”, dijo el jefe de la Policía de Los Ángeles (LAPD), Charlie Beck, en una conferencia de prensa.

El LAPD, junto a otras agencias y el FBI, mantienen bajo protección a 40 personas mencionadas en un “inconexo” manifiesto-amenaza de Dorner, un reservista de la Marina con 11 años de experiencia que “tiene a su disposición múltiples armas, inclusive rifles de asalto”, advirtió el jefe Beck.

Dorner es sospechoso de haber asesinado el domingo en Irvine (sur de Los Ángeles) a Keith Lawrence y su pareja Monica Quan, hija de Randy Quan, un policía jubilado al que responsabiliza por su despido en 2008.

En la noche del miércoles, Dorner también emboscó a dos policías en Riverside (este de Los Ángeles), uno de los cuales murió, mientras el otro resultó herido. Un tercer oficial también fue herido en un incidente separado en la localidad vecina de Corona.

El atacante publicó el lunes una macabra amenaza en internet en la que prometió acabar con la vida de funcionarios uniformados y sus familiares.

En el inconexo texto de una veintena de páginas, Dorner señala a las lesbianas y los asiáticos como uno de sus principales objetivos.

“Nunca tuve la oportunidad de tener una familia propia así que voy a acabar con la tuya () Les sorprenderé en los lugares donde trabajan, viven, comen y duermen”, escribió, refiriéndose a Quan a luego a varias otras personas.

“Éste es un daño necesario que no disfruto pero tengo que hacer y completar para que ocurran cambios sustanciales en el LAPD y pueda reivindicar mi nombre”, agregó Dorner en el manifiesto publicado por el canal local ABC y otros medios.

El fugitivo, descrito como un hombre negro, de 1,80 m y 120 kg, escribió además que su objetivo es limpiar su nombre luego de lo que considera su injusto despido.

“Suspenderé los ataques cuando el departamento (de policía) diga la verdad sobre mi inocencia, ¡públicamente! () Quiero recuperar mi nombre, punto. No hay negociación”.

Preguntado sobre los alcances de estas amenazas, el jefe de Beck respondió: “El LAPD es un objetivo específico, pero la suya es una ‘vendetta’ contra todas las fuerzas de la ley en California”.

Las amenazas son “extremadamente preocupantes y escalofriantes” para todos los oficiales. Dorner “sabe lo que hace, nosotros lo entrenamos () y también es miembro de las fuerzas armadas”, recordó.

Cuando un periodista le preguntó qué mensaje querría hacerle llegar al expolicía, el jefe del LAPD respondió: “Le diría que se entregue. Esto ha ido demasiado lejos, nadie más debe morir”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios