Estados Unidos

Postergan juicio de ex gerente acusado de ‘ayudar’ a indocumentados

Un juez federal en Iowa ordenó postergar hasta agosto próximo el juicio contra Hosam Amara, exgerente de un frigorífico local, quien enfrenta numerosos cargos por supuestamente haber contratado a empleados indocumentados.

Amara era el supervisor de producción del área de procesamiento de carnes del frigorífico Agriprocessors, en Postville, donde autoridades federales y locales realizaron una masiva redada en mayo de 2008.

Ese operativo llevó a la deportación de casi 400 personas, al cierre del establecimiento, y al juicio contra el gerente general de esa planta, Sholom Rubashki, encontrado culpable de fraude bancario y lavado de dinero.

El juez Jon Scoles accedió al pedido de los abogados defensores de Amara de postergar el inicio del juicio, originalmente previsto para el 1 de julio, hasta el 19 de agosto, debido a que la defensa debe revisar más de 700.000 páginas relacionadas con el expediente de este caso.

Tras la redada en 2008, Amara se fugó a Israel, donde permaneció hasta hace pocas semanas, cuando fue extraditado a Estados Unidos y llevado de regreso a Iowa.

El pasado 10 de mayo, Amara se presentó ante la corte federal con sede en Cedar Rapids y se declaró “no culpable” de los cargos de haber contratado a más de 300 indocumentados para el frigorífico Agriprocessors.

Amara enfrenta 25 cargos federales de haber ayudado a indocumentados a cambio de beneficio económico personal y dos cargos por fraude con documentos.

Además, según los documentos de la corte, Amara también enfrenta cargos por haber supuestamente utilizado de un sistema de contabilidad paralelo para que pareciese que los indocumentados no estuviesen trabajando en el frigorífico.

El ex gerente también está siendo investigado por supuesto incumplimiento de las leyes de trabajo infantil, debido a la presencia de menores de edad que trabajaban en el procesamiento de carne dentro de ese frigorífico.

Los cargos contra Amara fueron originalmente presentados por un jurado especial en noviembre de 2008, pero para ese momento Amara ya no estaba en Estados Unidos. En julio de 2009, las autoridades federales suspendieron las investigaciones del caso de Amara, indicando en aquel momento que el proceso de extradición del acusado sería “largo y costoso”.

Tras la primera audiencia judicial de Amara el mes pasado, el juez Scoles ordenó que permaneciese detenido hasta el inicio del juicio, debido a que el exgerente ya se había fugado anteriormente del país.

Amara podría ser sentenciado hasta diez años en prisión y a pagar una multa mínima de 250.000 dólares.

  Comentarios