Estados Unidos

Seccion de Intereses de EEUU responde a acusaciones de corrupción en Granma

Diplomáticos estadounidenses en La Habana aumentaron el número de visas que entregan a los cubanos en varios miles durante los últimos meses, revelaron el viernes en respuesta a una columna del periódico Granma que alegaba que funcionarios consulares de Estados Unidos cambian visas por sobornos.

La columna incluyó un curioso párrafo que indicaba que las autoridades de la isla no están impidiendo a los cubanos que se vayan ilegalmente en embarcaciones, una declaración que es claramente falsa, pero que podría suscitar un revuelo en un país en que muchas personas quieren emigrar.

Escrita por el historiador Néstor García Iturbide, la columna se publicó originalmente en el blog cubano progubernamental La Pupila Insomne. Pero su reimpresión en el periódico del Partido Comunista pareció concederle el sello de aprobación oficial.

La columna de García se centró en su alegación de corrupción y en quejas de políticas restrictivas de visado por parte de la misión diplomática en La Habana, la Sección de Intereses de Estados Unidos (USINT), debido a la ausencia de plenas relaciones diplomáticas.

Algunos cubanos “para recibir la visa le han dado dinero al funcionario”, escribió. “Hay funcionarios que se enfadan (cuando les ofrecen sobornos), otros se dejan querer, la gente que hace la cola ya sabe quién es uno y otro”.

García no identificó a funcionario corrupto alguno por nombre o ciudadanía. Funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos enviados desde Washington tienen los principales puestos en la sección consular de USINT, pero algunos cubanos contratados a nivel local se ocupan de parte del trabajo.

USINT hizo público enseguida un comunicado afirmando que la misión se toma muy en serio toda alegación de corrupción en sus filas, y pidiendo a todo aquel que tuviera información confiable sobre ese tipo de casos que llame a su teléfono principal.

García alegó además que USINT no ha estado entregando suficientes visas a los cubanos que quieren visitar Estados Unidos, “mientras se gastan millones de dólares en Radio y Televisión Martí para tratar infructuosamente de llevar la imagen de Estados Unidos a los cubanos”.

Revelando cifras anteriormente desconocidas y sorprendentemente grandes, el comunicado de USINT dijo que 16,767 cubanos recibieron visas en los primeros seis meses del 2013, en comparación con 9,369 en el mismo período del año pasado — un aumento del 79 por ciento — y que otros 29,000 recibieron visas migratorias en el 2012. Bajo un acuerdo bilateral de 1994, Washington prometió entregar por lo menos 20,000 documentos migratorios a cubanos cada año.

Los aumentos fueron el resultado del incremento de entrevistas para visado por parte de funcionarios consulares de EEUU en La Habana, de 150 a 600 por día, para eliminar un gigantesco atraso de años de solicitudes. Pero La Habana también suavizó enormemente sus restricciones a los viajes al extranjero de los cubanos a partir del 14 de enero.

En cuanto a la queja de García de que los 600 cubanos que solicitan a diario visas a Estados Unidos tienen que pagar una tarifa de $160 cada uno a USINT — $600,000 a la semana según sus cálculos —, el comunicado de USINT afirmó que la tarifa era la misma en todas las embajadas de EEUU en todo el mundo. Cuba tiene uno de los pasaportes más caros del mundo, que cuesta unos $160 por seis años.

En respuesta a la queja de la columna de que USINT rechaza a la mayoría de los solicitantes de visado de visitante, el comunicado dijo: “Para calificar para una visa de turista, los solicitantes tienen que demostrar fuertes lazos con Cuba que los motivarán a regresar después de una corta visita a Estados Unidos. Eso le es muy difícil a muchos solicitantes cubanos”.

Los analistas de Cuba especularon que la columna de García era el preámbulo a las primeras conversaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos, fijadas para el 17 de julio, desde su suspensión hace más de dos años debido a la detención en Cuba del subcontratista estadounidense Alan Gross.

Pero ellos quedaron estupefactos ante la aparente alegación por parte de García de que el gobierno Cubano permite que la gente salga ilegalmente en barco. De hecho, La Habana prohíbe las salidas ilegales, aunque han habido reportes de funcionarios recibiendo sobornos para hacerse los de la vista gorda.

García escribió que algunos de los cubanos cuyos pedidos de visa de turista a EEUU habían sido rechazados “mencionaban que no vendrían más a solicitar visa, que junto con algunos amigos prepararían un viaje ilegal por mar”.

Ese viaje, agregó, sería “para tratar de llegar a territorio estadounidense, como han hecho unos cuantos, sobre todo con la seguridad de que las autoridades cubanas no están interviniendo en estos intentos y cuando más dan consejos para no poner en riesgo la vida de los que se aventuran.”

García, quien ha escrito varios ensayos sobre las relaciones de Cuba y Estados Unidos, no pudo ser contactado para que explicara sus comentarios. Pero habitantes de La Habana dijeron que el viernes parecía haber poca gente enterada de su extraña afirmación en las calles de la capital cubana.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios