Estados Unidos

EEUU retrasa hasta 2015 las multas a empresas por no ofrecer seguro médico

El gobierno estadounidense anunció el martes que retrasará un año, hasta el 2015, su decisión de penalizar a las empresas que no ofrezcan seguro médico a sus empleados, uno de los ejes de la reforma de salud impulsada por el presidente Barack Obama.

“Hemos escuchado las preocupaciones acerca de la complejidad de los requisitos y la necesidad de más tiempo para implementarlos de manera efectiva”, indicó Mark Mazur, secretario adjunto de política impositiva del Departamento del Tesoro.

Mazur agregó que “de este modo queremos asegurarnos de que se facilita la labor para que las empresas se adapten a estas nuevas exigencias”.

En un principio, la reforma al sistema de salud aprobada por el Congreso exigía a las empresas con más de 50 empleados que ofreciesen cobertura médica a sus trabajadores en el 2014, ya que de modo contrario enfrentarían multas por parte de la administración.

Este requisito había generado críticas por parte de la comunidad empresarial, ante la dificultad del proceso y la inminencia de la fecha para que fuese adoptado.

Una de las asesoras principales presidenciales, Valerie Jarrett, defendió el retraso al explicar que “a medida que implementamos esta ley, seguiremos aplicando cambios según sea necesario” y que agregó que las conversaciones con los empresarios son parte del proceso y continuarán.

“En nuestras conversaciones con las empresas hemos escuchado que necesitan más tiempo”, subrayó Jarrett, quien indicó que uno de los aspectos en los que trabaja la administración es en simplificar los procesos burocráticos.

La reforma sanitaria fue aprobada en marzo del 2010 por un Congreso altamente dividido sobre cómo reducir los costos de salud y a la vez ampliar el acceso y calidad de la cobertura médica.

Es considerada, además, uno de los principales logros políticos del primer mandato de Obama como presidente de Estados Unidos.

Los republicanos, que se opusieron frontalmente a la propuesta, consideran que la reforma desincentivará la creación de empleo por parte de los empresarios, ante los crecientes costos que implica.

En este sentido, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, afirmó tras el anuncio que el retraso significa “que incluso la Administración sabe que el desastre solo irá a peor”.

“Esto es un claro reconocimiento de que la ley es inviable, y subraya la necesidad de revocarla y sustituirla por una reforma efectiva, y centrada en el paciente”, dijo Boehner en un comunicado.

  Comentarios