Estados Unidos

Prevén posible regularización de los indocumentados en 2014

Los millones de indocumentados que hay en este país podrían regularizar su situación migratoria de alguna manera en 2014, según los indicios que presenta el actual escenario, aseguró este miércoles el presidente del Instituto de Políticas de Migración, Demetrios G. Papademetriou.

En el Día Internacional del Migrante, el experto en inmigración internacional dijo que el Congreso puede incluir en la ley de reforma migratoria la posibilidad de otorgar a los indocumentados la tarjeta de residente permanente con permisos temporales de trabajo o la autorización para reunirse con la familia.

“No creo que vaya a haber una mayor dificultad el próximo año, porque va a ser un año electoral”, mencionó el cofundador del instituto de Políticas de Migración.

“A menudo hemos tenido otros años así en los que se han pasado leyes”, agregó Papademetriou, quien es también presidente del Instituto Europeo de Migración y ha codirigido el Grupo de Estudios Migratorios Regionales.

El experto dijo que el principal reto del país en esta materia será un eventual cambio de legislaciones, ya que de lo contrario, advirtió, los trabajadores indocumentados continuarán en condiciones de precariedad laboral y sus familias seguirán en un limbo migratorio en Estados Unidos.

Explicó que es complejo pretender reformar las leyes de migración tal y como se ha presentado en el Senado y el Congreso estadounidense, debido a que primero debe tomarse en cuenta una serie de factores de tipo socioeconómico.

El especialista dijo que cualquier país que se basa en el respeto a las leyes responde a una necesidad de actuar conforme a sus reglamentos como sociedad, sin importar cuál sea el tema a debatir.

De acuerdo a las cifras estimadas por el Centro de Estudios de Inmigración, unos 11 millones de personas indocumentadas radicaban en este país en 2008, menos de las 12,5 millones de un año antes.

En la actualidad, se estima que son más de 11 millones de inmigrantes indocumentados los interesados en contar con una nueva ley que les permita vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

El Congreso mantiene detenida la propuesta de ley de reforma migratoria debido a que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se ha negado a debatir el proyecto aprobado en junio por el Senado, de mayoría demócrata, y que incluye la opción de la naturalización.

Apenas hace unos días, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, evitó garantizar que la reforma migratoria se aprobará en 2014.

El Partido Republicano se ha pronunciado a favor de un plan de inmigración por partes, compuesto de leyes independientes que tengan como eje rector la seguridad fronteriza y la negación de la regularización a los exiliados económicos “ilegales”.

Líderes de diferentes organizaciones a favor de la propuesta se han mostrado optimistas al cierre del año y han asegurado que el movimiento a nivel nacional “ganó” más en 2013 que en los años anteriores.

Las redes de activistas afirman que nunca antes se había logrado que la propuesta de ley migratoria saliera del Senado.

El Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM) afirmó que son 26 los representantes que se han mostrado a favor otorgarle la ciudadanía estadounidense a los indocumentados.

El presidente Barack Obama se ha pronunciado a favor de la Reforma Migratoria y ha dicho que la medida puede ser uno de los tres pilares que fortalezcan la economía del país.

Desde que Obama llegó a la Casa Blanca, en 2009, el promedio anual de deportaciones ascendió a 400,000, una cifra sin precedentes.

El Centro Hispano Pew reportó en 2005 que el 56 por ciento de esta población indocumentada proviene de México, un 22 por ciento de otros países latinoamericanos, primordialmente de Centroamérica; un 13 por ciento de Asia, 6 por ciento de Europa y Canadá, así como un 3 por ciento de África y el resto del mundo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios