Estados Unidos

Marco Rubio quiere revisar los programas antipobreza

El senador Marco Rubio propuso el miércoles una revisión total de los programas contra la pobreza en el país, alegando que durante décadas Washington se ha centrado demasiado en tratar con las consecuencias de la pobreza, en vez de con sus causas.

El republicano por la Florida sugirió dar fondos federales a los estados para que ellos puedan concebir formas para combatir la pobreza.

“Cinco décadas y billones de dólares después de que el presidente Johnson comenzara su ‘Guerra contra la pobreza’, los resultados de este enfoque de gran gobierno no han llegado”, dijo Rubio en el 50º aniversario del día en que Johnson declaró por primera vez su meta de dar ayuda gubernamental a los pobres.

“Nuestros programas contra la pobreza se deben sustituir con un fondo flexible de ingresos neutrales”, alegó Rubio. “Debemos racionalizar la mayoría de nuestros fondos federales antipobreza en una sola agencia”.

Todos los años, los fondos flexibles deben ir a los estados “para que puedan diseñar y financiar iniciativas creativas que respondan a los factores detrás de la desigualdad de oportunidades”, agregó.

Rubio no ofreció listas sobre qué programas estarían envueltos en su iniciativa, excepto quizás el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, o de cupones de alimentos.

El senador también propuso sustituir el crédito de impuestos a los ingresos ganados, una popular exención para los trabajadores con ingresos bajos y moderados, con un “aumento del salario federal para los trabajos con bajos salarios que cumplan con las condiciones”.

Alguien con un trabajo de poca remuneración también obtendría un beneficio federal, que se pagaría al mismo tiempo que su cheque de paga mensual. La cantidad, dijo Rubio, “dependería de varios factores”.

El mensaje de Rubio a un grupo de expertos y reporteros en el Salón Lyndon B. Johnson del Capitolio fue un importante evento durante un día de reflexión y discursos sobre cómo combatir a la pobreza.

La tasa de pobreza era de un 15 por ciento en el 2012, un poco por debajo de mediados de la década de 1960. Los críticos dicen que el cambio ha sido insignificante y caro. Los partidarios dicen que la tasa pudo ser mayor si no es por la expansión de los programas de la red de seguridad.

Las divisiones partidistas sobre cómo proceder quedaron claras el miércoles.

“Creamos nuevas avenidas de oportunidad por medio de empleos y educación, expandimos el acceso al cuidado de la salud para las personas de la tercera edad, los pobres y los estadounidenses con discapacidades, y ayudamos a las familias trabajadoras a poder llegar a fin de mes”, dijo el presidente Barack Obama en una declaración.

En el Capitolio, la senadora Patty Murray, demócrata por Washington, dijo al Senado que hace 50 años Lyndon Johnson identificó a la pobreza como “un problema nacional. Y es por eso que él hizo de ello una prioridad nacional”.

“Así que pienso que debemos rededicarnos hoy nosotros mismos a esa prioridad nacional”, agregó Murray, quien preside la Comisión de Presupuesto del Senado.

La nación está emergiendo de una profunda recesión y el desempleo en noviembre era de un 7 por ciento, el menor nivel en cinco años. La división entre ricos y pobres se mantiene amplia, lo que ha provocado una serie de promesas recientes de la Casa Blanca y los líderes del Congreso para trabajar para reducir la brecha.

Rubio es uno de los tres senadores republicanos mencionados como posible candidato presidencial en el 2016 que habla sobre nuevos enfoques del gobierno para ayudar a los pobres.

El senador Rand Paul, de Kentucky, promociona “zonas de libertad económica”, que suministrarían exenciones tributarias a compañías y trabajadores en áreas de alto desempleo.

El senador Ted Cruz, de Texas, urgió a varios pasos que, según dijo, reducirían la desigualdad, incluyendo el revocar la Ley de Cuidado Asequible, expandir la producción de energía y poner fin a “regulaciones abusivas que golpean a las pequeñas empresas”.

Rubio, al igual que otros republicanos el miércoles, ofreció compasión y empatía por los pobres. Explicó cómo los estadounidenses de bajos ingresos se ven afectados hoy en día por la falta de trabajos con pocas habilidades.

La solución no reside en dictados de Washington, afirmó Rubio.

  Comentarios