Estados Unidos

Clínica de aborto reabrirá en la frontera tras fallo judicial en Texas

El fallo judicial que tumbó la aplicación de un reglamento de la ley general del aborto de Texas ya tiene sus primeras consecuencias: en los próximos días reabrirá la clínica que presta este servicio en la ciudad de McAllen, fronteriza con México, informaron hoy sus administradores.

El centro de McAllen había cerrado las puertas en marzo en previsión de la entrada en vigor el 1 de septiembre del reglamento de esta ley, conocida como HB2, y que un juez federal tumbó el viernes contra todo pronóstico al considerarla anticonstitucional.

Como la de McAllen, cerca de 20 clínicas, del medio centenar que existían hace un año en Texas, ya cerraron a causa de esta ley, mientras que otras 20 iban a hacerlo el lunes, dejando al segundo estado más grande del país con tan solo seis centros de aborto abiertos.

Whole Woman’s Health (WWH), administradores del centro, confirmaron a Efe que la clínica reabrirá esta semana, proporcionando de nuevo el servicio a la región del Valle, pero que las pacientes que lo deseen ya pueden solicitar cita por teléfono para ser atendidas.

“Nuestro modelo de atención no ha cambiado. Proporcionaremos la atención más segura al aborto, más asequible y más integral”, informó la administración de WWH en un comunicado.

El estado, impulsor de la restrictiva ley HB2, requería a las clínicas de aborto disponer de las mismas condiciones que un hospital de día para operar, al argumentar el riesgo que supone para la salud de las mujeres la intervención.

Los detractores de la ley denunciaron que el cierre de centros en la zona, como el de McAllen o El Paso, iba a suponer un aumento de abortos auto inducidos entre las personas indocumentadas y en las comunidades conservadoras del sur de Texas, que de por sí ya tienen una de las tasas más altas de Estados Unidos.

En marzo, junto a la de McAllen, WWH también cerró una clínica en Beaumont, en el este de Texas, mientras que otros dos centros en San Antonio y Forth Worth siguieron abiertos a la espera de la sentencia judicial.

Junto a la reapertura de la clínica en McAllen, WWH anunció que el 15 de septiembre empezará a operar un nuevo centro en Las Cruces “para dar servicio no solo a las mujeres del sur de Nuevo México, sino también de Ciudad Juárez, en México, y su área”.

Tras conocerse el viernes el fallo judicial, el procurador general de Texas y candidato a la Gobernación, el republicano Greg Abbott, anunció que iba a apelar la sentencia.

  Comentarios