Estados Unidos

Políticos floridanos han cortejado a los puertorriqueños. No se espera que muchos voten este martes

Marisol Zenteno (der), de la Liga de Mujeres Votantes, ayuda a inscribirse a Aida Merced López, quien se mudó de Puerto Rico a Miami en abril del 2017, antes que el huracán María devastara la isla.
Marisol Zenteno (der), de la Liga de Mujeres Votantes, ayuda a inscribirse a Aida Merced López, quien se mudó de Puerto Rico a Miami en abril del 2017, antes que el huracán María devastara la isla. AP

Desde que el huracán María devastó Puerto Rico hace casi un año, políticos floridanos han cortejado el voto de los que se fueron de la isla y se asentaron en el Estado del Sol.

En abril, el gobernador Rick Scott anunció su candidatura al Senado federal en Orlando, donde ahora viven muchos de los puertorriqueños desplazados. Scott fue presentado por el vicegobernador, Luis G. Rivera Marín, y concluyó su discurso con unas palabras en español. Por su parte, el senador Bill Nelson ha viajado varias veces a Puerto Rico desde el paso de María.

Pero un análisis de los patrones de votación recientes hace dudar de si esas actividades rendirán fruto en la primaria de este martes en la Florida.

Las adiciones más recientes a las listas de electores en la Florida muestra que entre el 20 de septiembre del 2017, cuando María pasó por la isla, y el 30 de julio, la fecha tope para inscribirse para votar en las primarias floridanas, 3,147 nuevos electores con códigos de área de puertorriqueños se han inscrito. De esos, 55 por ciento se han inscrito sin afiliación partidista, mientras que 36 por ciento se han inscrito como demócratas y 9 por ciento como republicanos.

Bajo las normas que rigen las primarias en la Florida, solamente los inscritos como republicanos o demócratas pueden votar para escoger al candidto que representará a cada partido en los comicios generales de noviembre.

Pero esas cifras no representan todo el panorama, dijo Dan Smith, politólogo de la Universidad de la Florida. Aproximadamente uno de cada cinco electores acepta entregar información como el código de área de su teléfono, dijo.

Es difícil conocer exactamente cuántos puertorriqueños se han inscrito para votar desde el paso de María, dijo Steve Schale, estratega demócrata. Pero dijo que no piensa que la cantidad de nuevas inscripciones sea del volumen que algunos esperaban.

“Estas cosas no suceden organizadamente”, dijo. “Primero que todo tienen que saber dónde van a vivir. Inscribirse para votar no es la mayor preocupación de estas personas”.

También es difícil contar la cantidad de puertorriqueños que se han mudado a la Florida después del huracán María. En los meses siguientes al paso del huracán, los cálculos de las autoridades estatales llegaron a 300,000 personas. Pero la cifra real de los que vinieron para quedarse es probablemente de entre 30,000 y 40,000, dijo Stefan Rayer, director del Population Program de la Oficina de Investigaciones Económicas y Empresariales de la Universidad de la Florida. Y esa cifra ha comenzado a estabilizarse, dijo.

“Ha pasado casi un año desde el huracán, de manera que hemos llegado al punto en que aunque van a seguir llegando personas, la motivación principal no será huir de los estragos del huracán del año pasado”, dijo.

Nancy Batista, directora en la Florida de la organización de participación cívica Mi Familia Vota, dijo que el grupo ha estado trabajando para familiarizar a los nuevos electores con las plataformas de los partidos demócrata y republicano. Pero afirma que no le sorprende que la mayoría se ha inscrito sin afiliación partidista.

Sp_GettyImages-614803842.jpg
José Castellanos (izq) y Naloy Zapata, representantes de la organización Mi Familia Vota, inscriben electores durante un desayuno de la Celebración de la Herencia Hispana en la Iglesia Reino de Dios, en Orlando, Florida, en el 2016. Rhona Wise AFP/Getty Images

Agregó que eso muestra que quieren estar plenamente informados antes de alinearse con un partido.

El representante estatal Bob Cortés dijo que no le sorprende que muchos puertorriqueños se hayan inscrito sin afiliación partidista. En Puerto Rico hay tres partidos políticos principales cuyas plataformas se basan en si la isla debe ser un estado, un estado libre asociado o independiente, explicó.

Por esto, muchos puertorriqueños que vienen a Estados Unidos pueden optar al principio por no afiliarse a un partido, hasta que hayan pasado un tiempo aquí.

“Están empezando a conocer, pero todavía no saben qué representa cada partido”, dijo Cortés.

Sin embargo, el bloque electoral de puertorriqueños ha aumentado significativamente durante los últimos 10 años, colocando al estado a la par de Nueva York, dijo Rayer.

Cortés espera que muchos más se inscriban para votar y que los puertorriqueños tengan una influencia fuerte en las próximas elecciones presidenciales.

“En el 2020, absolutamente. Va a ser un importante bloque electoral que no puede pasarse por alto”, dijo.

Los puertorriqueños que viven en la isla no pueden votar en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, aunque sí en las primarias.

Y aunque Schale dijo que es cierto que los puertorriqueños tienden a votar más en las elecciones generales que en las primarias, agregó que la influencia del grupo en la política local y estatal es innegable, y que la inscripción en un partido no es lo más importante.

  Comentarios