Estados Unidos

China responde con alza de aranceles, los mercados bursátiles sufren fuerte baja

Un barco portacontenedores en el Puerto de Oakland, California, en una imagen del 13 de mayo de 2019
Un barco portacontenedores en el Puerto de Oakland, California, en una imagen del 13 de mayo de 2019 Getty Images

China anunció el lunes aranceles mayores sobre productos estadounidenses por un valor de $60,000 millones en represalia por la misma acción del presidente Donald Trump sobre productos chinos, lo que afectó seriamente el mercado de valores en Estados Unidos.

Los nuevos aranceles chinos, de entre 5 por ciento y 25 por ciento, entran en vigor el 1 de enero sobre unos 5,200 productos estadounidenses, como baterías, espinaca y café, informó el Ministerio de Finanzas de China.

Con los inversionistas preocupados por el daño económico potencial sobre ambas partes en una guerra comercial, el Promedio Industrial Dow Jones bajó 617 puntos, o 2.4 por ciento, y el índice tecnológico Nasdaq se desplomó 270 puntos, o 3.4 por ciento, en su mayor baja del año. Horas antes las acciones bajaron también en Europa y Asia.

“En este momento parece que estamos viendo un descarrilamiento en cámara lenta, y las dos partes siguen aferradas a sus posturas”, dijo William Reinsch, analista de comercio en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, y ex funcionario federal de comercio. “Sin embargo, como ocurre con mucha frecuencia, los perdedores no serán los negociadores o los presidentes, sino la gente”.

La respuesta de Pekín ocurrió después que Estados Unidos aumentó el viernes los aranceles sobre $200,000 millones de importaciones chinas, de 10 por ciento a 25 por ciento. Autoridades estadounidenses acusaron a China de echarse atrás en compromisos anteriores. Ese mismo día, las conversaciones entre los dos países se interrumpieron sin llegar a un acuerdo.

Trump advirtió en Twitter a China que “puede salir muy mal parada” si no acepta un acuerdo comercial. Trump agregó que Pekín “tenía un excelente acuerdo casi aceptado, y entonces se echó atrás”.

El aumento en las hostilidades comerciales puede dañar las economías de los dos países. Los aumentos arancelarios ya impuestos han afectado el comercio de productos estadounidenses como la soya y los equipos médicos, y se ha hecho sentir con fuerza en otras economías asiáticas que proveen a las fábricas chinas.

Sin embargo, los dos países han dejado abierta una puerta de escape: los aranceles chinos más elevados no entran en vigor hasta dentro de dos semanas y media. El alza de aranceles estadounidenses se aplica a bienes chinos enviados desde el viernes, y esos cargamentos demoran unas tres semanas en llegar a puertos en Estados Unidos, que entonces es cuando quedan sujetos a los aranceles más elevados.

Además, los dos países han indicado que probablemente haya más conversaciones. El principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo el domingo que China ha invitado al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a visitar Pekín. Pero hasta el momento no se ha programado tal visita. Y Trump dijo el lunes que espera reunirse con el presidente chino Xi Jinping a finales de junio en la cumbre del G-20 en Osaka, Japón.

El presidente ha insistido en que el aumento de aranceles sobre productos chino no afecta a los consumidores estadounidenses. Pero Kudlow, jefe del Consejo Nacional Económico del presidente, reconoció durante el fin de semana que los consumidores y empresas estadounidenses tendrán que hacer frente a parte de los costos.

“Las dos partes van a pagar”, dijo a Fox News.

En Estados Unidos, el precio de la soya bajó el lunes a su cota mínima en 10 años por temores de una guerra comercial prolongada.

Davie Steves, presidente de la Asociación de Productores de Soya de Estados Unidos, expresó en un comunicado frustración de que “Estados Unidos se ha sentado a negociar con China 11 veces y todavía no ha cerrado un acuerdo. Lo que eso significa para los productores de soya es que estamos perdiendo un mercado valioso, precios estables y la oportunidad de mantener a nuestras familias y nuestras comunidades”.

Trump dijo a los reporteros el lunes que un nuevo programa para aliviar la presión sobre los agricultores estadounidenses “se está formulando” y pronosticó que van a quedar “muy contentos”.

El año pasado el gobierno entregó a los agricultores asistencia por valor de $11,000 millones para compensar pérdidas provocadas por conflictos comerciales.

Los aranceles chinos más elevados se aplicarán a productos químicos industriales, equipos electrónicos, maquinaria de precisión y cientos de productos alimenticios.

Pero Pekín se está quedando sin importaciones estadounidenses que penalizar debido a la desequilibrada balanza comercial entre las dos mayores economías del mundo. Las autoridades normativas chinas se han concentrado en empresas norteamericanas con presencia en China ralentizando la autorización de entrada de envíos a través de la Aduana y el procesamiento de licencias de negocios.

Oxford Economics calculó que los aranceles más elevados reducirán la economía estadounidense en un 0.3 por ciento en 2020, una pérdida de $490 por núcleo familiar en Estados Unidos.

De manera similar, los expertos han advertido que el aumento de los aranceles estadounidenses pudiera retrasar una recuperación económica que parecía estar ganando impulso en China. El crecimiento en la segunda mayor economía mundial durante el período de enero a marzo se mantuvo en 6.4 por ciento en comparación con un año antes, apoyado por mayor gasto del gobierno y préstamos bancarios.

  Comentarios