Estados Unidos

Donald Trump no cae bien entre los electores republicanos

El candidato republicano Donald Trump durante un acto de campaña en Oskaloosa, Iowa, el sábado 25 de julio.
El candidato republicano Donald Trump durante un acto de campaña en Oskaloosa, Iowa, el sábado 25 de julio. AP

A los republicanos les gusta Jeb Bush. Y a muchos Donald Trump no les cae nada bien.

De hecho, más de la mitad opina que Trump es una distracción en el proceso de las elecciones primarias, que no es un candidato serio.

En momentos que el primer debate presidencial republicano se planea para este jueves, una nueva encuesta McClatchy-Marist concluye que a una mayoría de los republicanos e independientes que se inclinan por los republicanos Bush les cae bien personalmente, y dicen que lo consideran favorablemente. A una gran cantidad también les caen bien Marco Rubio y Mike Huckabee, muchos más que a los que no les caen bien.

Pero a casi la mitad no les cae bien Trump, lo que sugiere que el empresario multimillonario que lidera las encuestas entre los republicanos tendrá problemas en llegar a esas personas que lo consideran personalmente hostil y eso afectará que logre hacer crecer su base, mientras que muchos otros candidatos quedan con más espacio para salir adelante.

El debate en Cleveland, el primero de una serie mensual, contará con los 10 primeros republicanos sobre la base de un promedio de encuestas nacionales. Un máximo de siete otros candidatos no cumplirán los requisitos y en su lugar pueden participar en un foro esa misma tarde.

La encuesta McClatchy-Marist in incluyó en este muestreo preguntas sobre preferencias electorales, creyendo que el criterio del debate es un uso indebido de información de encuestas públicas para un crítico primer debate. En su lugar, esta encuesta mide la opinión de los electores sobre los candidatos a las nominaciones republicana y demócrata.

Las cifras favorables ilustran si un candidato comienza contando con la buena fe de los electores. A medida que la campaña de las primarias se desarrolla, los electores a quienes le gusta un candidato o lo consideran favorablemente se muestran más abiertos a escuchar su mensaje. Los analistas también señalan que cuando a los electores no les gusta un candidato, se muestran mucho menos abiertos a apoyarlo.

Bush, el ex gobernador de la Florida, tiene la cifra favorable más elevada, 51 por ciento; a 30 por ciento no le cae bien.

Rubio, senador por la Florida, cuenta con la opinión favorable de 49 por ciento de los republicanos e independientes que se inclinan por los republicanos, y una calificación negativa de 15 por ciento.

Otros retadores prominentes tuvieron calificaciones desfavorables de menos de 20 por ciento, pero eran en lo fundamental desconocidos para buena parte del público, entre ellos Scott Walker, gobernador de Wisconsin, y el neurocirujano Ben Carson.

Los electores de la Florida conocen bien a Bush y a Rubio. Betty Brown, de Sarasota, es una de las que prefiere a Bush.

“Siempre ha votado por los Bush en el pasado, y son una republicana firme”, dijo. “En lo concerniente a su experiencia, y el rumbo por el que avanza nuestro país en este momento, él sería el mejor candidato”.

Brown alabó a Rubio, diciendo: “Apoyo buena parte de su plataforma, pero creo que votaría por Jeb”.

Rick Stevens, de Shalimar, dice que no votará por Bush.

“Lo apoyé cuando era nuestro gobernador, pero estaba dispuesto a ceder demasiado para llevarse bien con todo el mundo, y hemos tenido demasiado de eso”, dijo Stevens. Dice que le gusta Rubio pero quiere un candidato “con un poco más de experiencia en la vida”.

Si Bush fuera el nominado republicano, Stevens lo apoyaría. Pero quiere a alguien “con más fuerza en valores constitucionales”. Apoya al senador Ted Cruz, de Texas. Trump no le dice nada – los considera “un poco una bala perdida”, dijo Stevens.

Con tantos candidatos, el 42 por ciento favorable de Trump pudiera ser suficiente para ganar primarias y concilios políticos, y tiene un fuerte apoyo entre los los activistas conservadores del partido.

“Entre la base del partido, es una fuerza a tomar en cuenta”, dijo Lee Miringoff, director del Instituto Marista de Opinión Pública en Nueva York.

Otros con imágenes negativas enfrentan mayores obstáculos. Chris Christie, el franco gobernador de Nueva Jersey, y el senador Lindsey Graham, de Carolina del Sur, eran vistos más desfavorablemente que favorablemente.

Esta es la lista, con la cifra de opinión favorable y desfavorable:

▪  Bush, 51 por ciento favorable, 30 por ciento desfavorable;

▪  Rubio, 49-15

▪  Huckabee, ex gobernador de Arkansas, 45-30

▪  Walker, 43-16

▪  Trump, 42-49

▪  Carson, 40-10

▪  Rick Perry, ex gobernador de Texas, 38-26

▪  Rand Paul, senador por Kentucky, 38-37

▪  Cruz, 37-24

▪  Rick Santorum, ex gobernador de Pennsylvania, 31-27

▪  Christie, 31-44

▪  Bobby Jindal, gobernador de Louisiana, 29-17

▪  Carly Fiorina, ex ejecutiva empresarial, 26-12

▪  John Kasich, gobernador de Ohio, 23-14

▪  Graham, 15-40

▪  Jim Gilmore, ex gobernador de Virginia, 2-15.

George Pataki, ex gobernador de Nueva York, no fue incluido en la encuesta.

Entre los demócratas, la candidata líder Hillary Clinton fue considerada favorablemente por abrumadora mayoría entre los electores demócratas y los independientes que se inclinan por los demócratas. Sus retadores son apenas conocidos, ni siquiera el senador Bernie Sanders, de Vermont, quien atrae grandes multitudes y fuerte apoyo del ala liberal del partido.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios