Acceso Miami

Cómo reducir los ‘gastos hormiga’ y ahorrar para comprar una casa o retirarse

La compra de una casa es uno de los objetivos de las familias. Pero a veces los ‘gastos hormigas’ sabotean los ahorros que pudieran destinarse a este fin.
La compra de una casa es uno de los objetivos de las familias. Pero a veces los ‘gastos hormigas’ sabotean los ahorros que pudieran destinarse a este fin. ctrainor@miamiherald.com

Son sueños que parecen alejarse cada vez más: graduarse de la universidad sin deudas, comprar una casa, retirarse.

“La renta sigue subiendo” es una de las quejas constantes en el sur de la Florida. Pero si uno se atreve a preguntar: ¿Ya has comenzado a ahorrar para comprarte una casa?, es muy probable que la respuesta no sea afirmativa. Quizás entonces la persona balbucea una justificación: “Pero es que no tengo por dónde cortar. Tengo muchos gastos”.


La experta financiera Alexandra Ramírez tiene una sugerencia para reducir los “gastos hormiga”. Ella les llama así porque son como las hormigas, van haciendo un camino y abriendo una brecha lentamente en el presupuesto llegándole a costar hasta $200 al mes.

“Son esos gastos del día a día que no contabilizamos. Pueden representar el 20 por ciento del presupuesto y causar el desequilibrio financiero de una familia”, dice Ramírez, que desde hace tres años ofrece consejos financieros en el programa Despierta América, de Univisión.

Lo primero es hacer una auditoría de esos “gastos hormiga”: el cafecito de la mañana o de la tarde en Starbucks o en un sitio de comida rápida; el almuerzo en la calle; la revista, los chocolates o chicles que se compran de manera impulsiva al lado de la caja registradora; la comisión que le cobran por sacar dinero en un cajero automático que no es de su banco, entre otros.

Ramírez ofrece una lista amplia de estos gastos, y también consejos para reducirlos, en el libro Conquista tu riqueza financiera en 21 días.

Sugiere ponernos a “dieta” financiera, lo que no quiere decir pasar hambre o necesidades, sino desarrollar hábitos saludables, como recomienda toda buena dieta.

ramirez
Alexandra Ramírez en el set del programa ‘Despierta América’, de Univisión, donde ofrece consejos financieros desde hace tres años. Cortesía New Concept PR

“Esa dieta no solo nos ayuda a desintoxicar el bolsillo, sino que al mismo tiempo contribuye a nuestra salud emocional, porque empezamos a tomar el control de la economía personal”, dice.


Y como las dietas casi siempre parecen imposibles, sugiere hacer otra lista, la de los gastos fijos del mes, para elegir aquellos que podemos recortar:

▪  Llame a las compañías de tarjetas de crédito y negocie intereses más bajos.

▪  Si tiene una cuenta de cable o de servicio de televisión que incluye cientos de canales que ya no tiene tiempo o interés de ver, pues llame para cambiar el plan por uno más económico o para cancelarlo del todo.

▪  Si todavía conserva una línea de teléfono fijo en la era de la telefonía móvil, pues ya sabe qué hacer: cancélela.

▪  Para ahorrar en la factura eléctrica, cambie todas las bombillas de la casa por unas LED.

▪  Si sale a comer a un restaurante todos los fines de semana y la cena familiar les cuesta $200, pues pruebe a hacer un picnic o ir a la playa.

“Hay que cambiar la mentalidad consumista de que si no gastamos, no nos divertimos”, apunta.

Organízate para comprar una casa

Nacida en Calí, Colombia, Ramírez llegó a Estados Unidos en 1997. Desde el principio se trazó metas precisas y una de ellas fue lograr una educación universitaria, lo que consiguió al graduarse en Finanzas de Florida International University (FIU).

En la actualidad trabaja como consejera financiera para empresas y ofrece consejos en español en su sitio de internet livingmoneywise.com.

Entre sus consejos para crear una economía familiar sólida enfatiza una inversión importante, la compra de una vivienda.

“Lo primero es tomar la decisión de hacerlo, porque muchas personas se quedan pagando renta”, dice Ramírez. “La compra de una casa es un buen patrimonio para usted y sus hijos”.

Una vez que haya establecido esta meta, la persona debe revisar cómo se encuentra su crédito.

La Ley de Informe Imparcial de Crédito requiere que las compañías que informan sobre el consumidor –Equifax, Experian y TransUnion– ofrezcan un reporte de crédito gratuito al año.

El score o puntaje de crédito influirá en el interés del préstamo para la compra de la casa.

El próximo paso es hacer un plan para eliminar deudas. Ramírez recomienda seguir el método de la “bola de nieve”, que consiste en liquidar primero las tarjetas que tengan menos saldo.

También puede transferir saldos de alto interés a una tarjeta con una tasa de interés más baja.

Pruebe a pagar todo en efectivo porque así estará consciente de los gastos.


Ramírez propone separar sobres con la cantidad destinada a cada uno de los gastos fijos del mes.

Más tarde, se debe destinar un porcentaje del salario –del 10 al 20 por ciento del ingreso familiar– a ahorrar para la cuota inicial para comprar la casa.

Si esto parece imposible, Ramírez tiene algunas sugerencias:

▪  Guarde las monedas que le sobran al final del día en una alcancía. Cincuenta centavos al día representan un ahorro de casi $200 anuales.

▪  Cuando reciba cambio en pequeñas cantidades, súmelos al ahorro. Un dólar al día son $365 al año.

▪  Vuelva a revisar sus gastos mensuales y corte lo más que pueda.

▪ Haga las transferencias de manera automática, para pasar una cantidad mensual de su cuenta de cheques a la de ahorros.

Esta estrategia para ahorrar sirve también para construir un fondo de emergencia, que es el “colchón” que le permite afrontar gastos imprevistos.

Ahorros al final y al inicio de la carrera

El ahorro comienza desde la niñez, recuerda Ramírez, y es tarea de los padres enseñar a sus hijos a hacerlo. El viejo método de ir poniendo los centavos y las pequeñas cantidades que le regalan en la alcancía sigue funcionando hoy.

El otro ahorro para asegurarles a los hijos estudios superiores depende de los padres.

“La deuda estudiantil es una de las que más crece en Estados Unidos. Un estudiante que se graduó en el 2017 debe $30,000 y esa deuda no se va a desvanecer”, informa Ramírez.


La realidad es que esos jóvenes tienen los conocimientos académicos, pero no están preparados para su futuro financiero.

Los padres pueden comenzar a ahorrar para los estudios de sus hijos desde el nacimiento.

Ramírez señala la existencia de planes de ahorro estudiantil como el Florida Prepaid College. Este permite pagar por adelantado, en cuotas mensuales, el costo futuro de la matrícula universitaria, los cargos específicos y los costos de dormitorio de estudiantes.

En cuanto a comenzar a ahorrar para el retiro, también funciona la misma estrategia, mientras más temprano empiece, mejor.

Ramírez señala que un ahorro mensual de $50 o $100 puede convertirse en una cantidad considerable al cabo de 30 años.

JUN 16 - financially

También aconseja hacer un pago extra al año de la hipoteca de la casa. Es importante que especifique en el envío que la cantidad se destina al principal, la parte que se dirige a saldar el préstamo que pidió al banco para la compra de la casa.

Estos pagos contribuyen a alimentar el equity de su casa, el valor agregado o capital.


Este se calcula restando lo que le falta por pagar de la hipoteca a lo que vale actualmente su casa.

“Así está construyendo capital y asegurando el futuro para la vejez”, apunta.

Ramírez también impulsa una campaña para dar más poder financiero a la mujer latina, que lanzó hace seis meses con el nombre de FinanciallyFitLatina.

Ramírez prepara un tour de conferencias por varias ciudades, y lleva a cabo una campaña en las redes sociales, como influencer, para ayudar a la latina a que desarrolle su potencial como mujer de negocios y a que se sea independiente desde el punto de vista financiero.

“La latina se preocupa por su apariencia, pero a veces descuida la parte económica”, señala, indicando que uno de los puntos débiles de la mujer latina es que deja en manos del esposo las decisiones financieras.

  Comentarios