Acceso Miami

Miami puede ser menos verde y no por el clima. Esta industria necesita empleados

La dura tarea de encontrar trabajadores en jardinería

Encontrar trabajadores que quieren dedicarse a la jardinería no es tarea fácil. El sector compite con la construcción por trabajadores cualificados, y ahora los salarios son más altos.
Up Next
Encontrar trabajadores que quieren dedicarse a la jardinería no es tarea fácil. El sector compite con la construcción por trabajadores cualificados, y ahora los salarios son más altos.

Miami se destaca por sus jardines verdes que se benefician del buen clima de la Florida. Pero ese verdor podría ser menos intenso porque cada vez es más difícil encontrar empleados para la industria de la jardinería y el paisajismo.

La bonanza de los bienes raíces favorece el desarrollo de esta industria, ya que muchas personas invierten en la decoración y mantenimiento de los jardines, dicen los dueños de negocios. Al mismo tiempo, el buen estado de la economía y el boom de la construcción les están quitando trabajadores a las empresas de jardinería, que experimentan un éxodo de su personal hacia empleos que pagan más.

“Lo más grave es conseguir gente calificada. Estamos dispuestos a ceder en muchas cosas, pero queremos que tengan cierta experiencia”, dijo Ray Rueda, dueño de la compañía Nature’s Dream Landscape, en Pinecrest, quien, junto con su esposa, una arquitecta paisajista, emprende 45 proyectos residenciales de envergadura al año en vecindarios como Palmetto Bay, Old Cutler Bay, South Miami y Miami Beach.

Rueda indicó que Nature’s Dream Landscape paga $17 por hora a los jefes de equipo, y al resto de los trabajadores que hacen labores que requieren menos experiencia, de $13 a $14 por hora.

Este es un salario más alto que el que reciben algunos trabajadores en empleos de servicios, pero aun así Rueda señaló que es difícil encontrar personas dispuestas a trabajar bajo el fuerte sol floridano, a veces manejando equipos pesados.

Rueda afirmó que la industria de jardinería está creciendo un 20 por ciento al año, y lo que más duro la golpea es el reducido número de visas que se otorgan para el Programa de Trabajadores Temporales No Agrícolas H-2B.

El programa, que permite a los empleadores contratar extranjeros para trabajar temporalmente en Estados Unidos, ha nutrido tradicionalmente a la industria de la jardinería. Con excepción de la Florida, en el resto del país esta industria depende del clima y por eso se detiene en invierno y experimenta un repunte en primavera.

En la actualidad, la cantidad máxima de visas H-2B establecidas por el Congreso para todo el año son solo 66,000. La mitad de estas visas se destina a suplir varias industrias que necesitan trabajadores temporales del 1 de octubre al 31 de marzo. Las restantes 33,000 visas están disponibles para trabajadores que comienzan en el empleo durante la segunda mitad del año fiscal, del 1 de abril al 30 de septiembre.

GARDEN0200RAYCTJ
Ray Rueda, dueño de la compañía de jardinería y paisajismo Nature’s Dream Landscape, con Herman Pena, uno de los jefes de equipo de la empresa. Rueda se refirió a los retos que enfrenta la industria de jardinería para encontrar empleados. CHARLES TRAINOR JR ctrainor@miamiherald.com

Christian Infante, presidente de SFM Services Inc, una compañía local que emplea a 750 personas, concordó con Rueda en que es muy difícil encontrar mano de obra para cubrir los proyectos grandes que su compañía realiza para ciudades como Doral, Miami Beach o Coral Gables, donde recientemente sembraron 4,000 árboles nuevos.

“Cuando la economía está muy bien y la construcción va a 100 millas por hora, a nosotros nos afecta”, dijo Infante. “Hace siete u ocho años teníamos que decir que solo aceptábamos ‘aplicaciones’ entre 2 y 5 de la tarde”.

Hoy Infante tiene que poner anuncios en los periódicos, repartir volantes, indicar las plazas disponibles en el sitio en internet de la compañía y hasta incentivar a los empleados a que refieran a otro que permanezca 30 días con la empresa. Hay que señalar que tienen posiciones que pagan hasta $20 por hora porque requieren habilidades especiales.

El programa de visas temporales

Ante los retos que enfrentan los jardineros hispanos, en el 2011 formaron la Alianza Nacional Hispana de Jardinería y Paisajismo (NHLA), que entre otras funciones tiene el objetivo de comunicar a los legisladores y políticos en Washington sus preocupaciones sobre el impacto de las restricciones a los visados temporales como la H-2B en la industria.

Ralph Egües, Jr., director ejecutivo de la NHLA, que tiene su sede en Coral Gables, señaló que este año se aprobaron 90,000 solicitudes de visas H-2B en las que los empleadores demostraron que no era posible cubrir las necesidades de sus empresas con empleados norteamericanos. Esta cifra se sitúa muy por encima del cupo de las 66,000 visas de este tipo que se dan anualmente.

Asimismo, apuntó que del programa de visas temporales H-2B se nutren otros sectores, como la industria de pescadería y mariscos, las ferias itinerantes y las granjas forestales, por mencionar solo algunos sectores.

Los trabajadores que vienen por el programa temporal no quieren emigrar a Estados Unidos, sino que llegan a hacer su trabajo, permanecen aquí durante 10 meses y luego regresan a sus países. También representan una ventaja para la economía de sus países y las de sus propias familias porque suelen invertir lo que ganan en una vivienda o en un pequeño negocio.

“Queremos que la llegada de esos trabajadores se haga de una manera legal, para que el individuo esté protegido y no se vayan a aprovechar de ellos, como lamentablemente ocurre con el inmigrante ilegal”, señaló Egües, indicando que hay un incentivo por parte de los trabajadores temporales de no permanecer en Estados Unidos porque pueden seguir viniendo a trabajar en el futuro sin necesidad de emigrar.

GARDEN0200PLANTCTJ
Pablo Pinon, empleado de Nature’s Dream Landscape, trabaja en un jardín de una casa en Coral Gables, el 20 de febrero. CHARLES TRAINOR JR ctrainor@miamiherald.com

“El programa de visas H-2B es muy organizado y funciona muy bien. Hay personas que han trabajado en él durante una década”, dijo Egües.

El ejecutivo señaló ademas que en la Florida ha sido de gran ayuda el beneficio migratorio del Estatus de Protección Temporal (TPS), otorgado a los centroamericanos y haitianos, ya que muchos trabajan en la industria de la jardinería.

En su esfuerzo a favor del aumento de las visas H-2B, la NHLA ha logrado el apoyo de la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos (USHCC). Un estudio de esta organización indica que los hispanos son el segundo grupo racial más grande en la industria de la jardinería y más de medio millón de familias dependen de los trabajos del sector.

La Alianza Nacional Hispana de Jardinería y Paisajismo también ofrece entrenamientos para formar supervisores.

“Los motivamos a que, si no tienen mucha preparación formal, profundicen sus conocimientos y entiendan más de plantas”, dijo Rueda, uno de los directores en la Junta de la NHLA.

Rueda considera que en el sector hay oportunidades de crecimiento. Puso como ejemplo el caso de los gerentes de operaciones que ganan hasta $50,000.

El trabajo de los jardineros tiene una recompensa muy palpable, las ciudades se ven más bonitas, además, un paisaje frondoso contribuye al equilibrio ecológico y al ahorro de energía, concluyó.

Las personas interesadas en un empleo en la industria de jardinería y paisajismo local pueden llenar un formulario en https://www.masverde.us/jobs/ o llamar al 305-280-1761.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.


  Comentarios