Acceso Miami

Sexo a cambio de ventajas en la renta. Otro problema que enfrentan los inquilinos

Una de las consecuencias de la crisis de la vivienda es el aumento del acoso sexual a los inquilinos por parte de aquellas personas que tienen poder sobre quienes necesitan de una casa o apartamento.
Una de las consecuencias de la crisis de la vivienda es el aumento del acoso sexual a los inquilinos por parte de aquellas personas que tienen poder sobre quienes necesitan de una casa o apartamento. Getty Images/iStockphoto

Pedir favores sexuales a cambio de bajar el alquiler de la vivienda o de dar ventajas para conseguir un apartamento es una situación que enfrentan muchos inquilinos en Estados Unidos.

El acoso sexual por parte de aquellas personas que tienen poder sobre alguien que necesita un lugar para vivir se ha agravado con la crisis de la vivienda en Estados Unidos, la cual se ha encarecido tanto para alquilar como para comprar.

Ante las numerosas quejas y demandas, el Departamento de Justica (DOJ) emprendió la Iniciativa en Contra del Acoso Sexual en la Vivienda para informar a las personas cómo se manifiesta este tipo de acciones y los recursos de que disponen las víctimas para hacerse escuchar.

Este es uno de los casos recientes que comparte la página de información del Departamento de Justicia.

Un dueño de casas en Tennessee le enviaba mensajes de texto a una inquilina exigiéndole fotos desnuda. Luego demandó que posara para él con ropas reveladoras, y por último, le pidió que lo hiciera desnuda, todo a cambio de bajarle la renta. Cuando la inquilina le dijo que no posaría desnuda, la desahució. El DOJ presentó una demanda, que se resolvió en diciembre del 2016 con un pago de $15,000 por parte del acosador, y la prohibición de que se dedique al negocio del alquiler.

Desde que en el 2017 el Departamento de Justicia comenzó a realizar charlas y talleres informativos como parte de la iniciativa contra el acoso sexual en la vivienda, se abrieron 34 nuevos casos de acoso sexual y se presentaron seis demandas relacionadas con la vivienda, informó el DOJ en un comunicado en octubre del año pasado.

La herramienta fundamental para las personas es saber cómo se define el acoso sexual en la vivienda.

Este sucede cuando un arrendador, administrador de alquileres, personal de mantenimiento, agente de préstamos o cualquier persona con control sobre su situación de vivienda, exige actos sexuales o sexo para permitirle alquilar, seguir alquilando o comprar una vivienda.

El acoso puede manifestarse en comentarios sobre el cuerpo de la persona, conversación de naturaleza sexual, toques sin consentimiento o exposición de partes íntimas.

El acosador puede prometer hacer reparaciones en la vivienda, un alquiler o hipoteca más baja o impedir que lo saquen de la vivienda, si accede a sus peticiones sexuales.

Utilizar el poder que se tiene sobre una persona necesitada de vivienda es ilegal, y los afectados deben denunciarlo porque lo más probable es que haya más víctimas, alerta el DOJ.

Un matrimonio de propietarios de casas en St. Louis, Missouri, y en East St. Louis, Illinois, tuvieron que pagar $600,000 a las inquilinas que acosaron. El hombre les hizo comentarios sexuales, les intentó tocar los senos y se desnudó ante las víctimas. Les prometía ignorar los pagos de alquileres atrasados o reducirle la renta.

Otro caso que recoge la página del DOJ se presentó en Kansas City. El Departamento de Justicia recibió denuncias presentadas ante el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) y otros informes, que los empleados de la Autoridad de Vivienda de Kansas acosaban sexualmente a los residentes y solicitantes de viviendas públicas.

Las víctimas informaron que un empleado les dio vivienda, si podía mostrarles sus genitales y pornografía o hacerles preguntas sexuales. El DOJ presentó una demanda, que se resolvió en el 2017. Los acosadores pagaron $360,000 a las personas afectadas.

El DOJ invita a las personas que compartan su caso, y dependiendo de estos, puede:

Alentarlas a presentar una reclamación ante el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano(HUD).

Investigar al acosador e informarle de manera clara que el acoso y las amenazas de expulsar a alguien de su vivienda porque no ceden ante sus avances sexuales es ilegal

Emprender acciones judiciales contra el acosador.

El DOJ puede ayudar a las personas incluso si el acoso ocurrió hace años, si la persona aceptó dar favores sexuales y si tiene antecendetes penales.

Para hacer denuncias al DOJ puede llamar al 1-844-380-6178 (presione 2 para español) o enviar un correo electrónico a fairhousing@usdoj.gov.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.


  Comentarios