Acceso Miami

Cinco consejos de oro para ganar mucho dinero en ventas en Miami

Pequeños empresarios que cumplan con estos requisitos podrían obtener la visa E2

Dentro de las innumerables alternativas de visa que otorga Estados Unidos, la visa E2 se ha convertido en una de las opciones más viable para los pequeños y medianos empresarios que desean abrir una empresa y radicarse en este país.
Up Next
Dentro de las innumerables alternativas de visa que otorga Estados Unidos, la visa E2 se ha convertido en una de las opciones más viable para los pequeños y medianos empresarios que desean abrir una empresa y radicarse en este país.

En Miami, ser un Sales Representative o representante de ventas es una de las opciones más frecuentes para gran parte de las personas que arriban a esta ciudad. Puedes triunfar y alcanzar tus sueños a través de la venta como actividad laboral. No te asustes; aquí en Acceso Miami te otorgamos cinco valiosos principios que utilizan los mejores negociadores a nivel mundial para hacer sus sueños realidad a través de las ventas.

A continuación fíjate cómo estos cinco consejos para el éxito te van a recordar a alguien que te vendió un producto o servicio y tú quedaste con ganas de comprarle más. Son cinco principios de oro en ventas que te ayudarán a pagar tu renta, tu automóvil o comprar tu casa. Veamos cómo vender y hacer de las ventas tu ruta al éxito.

1 – Al presentarte con el cliente, no vendas

Si llegas vendiendo… llegas perdiendo. Cuando nos preguntamos por qué en mercados saturados como Miami hay personas que logran vender constantemente mientras que para otras esta tarea se les dificulta, nos damos cuenta que quien triunfa en las ventas trata, genuinamente, de vincularse con el ser humano que reside en el potencial cliente.

En algún momento del contacto, preferiblemente al inicio, tratan de realizar una conexión emotiva con la persona que están conectando. Procuran no ir mostrando el producto cual catálogo ambulante desde un comienzo. Nada de desesperos. Por eso desde un principio establece una conexión emotiva con el cliente. Ahora bien, ¿quieres ser un maestro en la conexión emotiva para vender más?


La conexión emotiva es el vínculo de mutuo agrado entre el cliente y tú. Para lograr la conexión emotiva no basta con saludar, sonreír y tratar de ser empático… hay que incentivar al cliente para que te hable de sí mismo, y una vez que comience a hablar… cállate y escúchale con el corazón. No seas fingido. Realmente trata de escucharle… no hables sobre ti. Aquí tu historia no cuenta… lo importante es que el cliente sienta que estás atendiendo a su historia, y eso es sagrado para él o ella.

Hazlo de forma natural, no finjas: mi consejo es que realmente te preocupes por conectarte con el ser humano. Una vez que sientas que ya es cómodo el clima con el cliente, comienza a ofrecer tus productos.

Lee más: La ciudadanía, el anhelo de los inmigrantes no es tan difícil de alcanzar. Aquí te decimos cómo

2 – Al ofrecer productos, no seamos ‘order takers’

En ocasiones el cliente llega a nosotros con una solicitud muy específica. Si trabajamos la venta desde la perspectiva de que somos asesores del cliente, siempre tendremos oportunidades de vender más, y estaremos ganando el mercado a quienes están en su zona de confort solo para recibir pedidos. Así que debes preguntar al cliente, muy educadamente, para qué solicita ese producto en particular, y cuando tengas la información general de lo que busca y para qué lo busca podrás ofrecer además de lo solicitado, otros productos relacionados a la medida del cliente. A esto se conoce como cross selling o ventas cruzadas.

Pero, ¿qué sucede si debes visitar al cliente? Ahí, cuando te presentes y después de desarrollar una conexión emotiva, debes conocer el estilo de vida del cliente con respecto al tipo de producto o servicio que ofreces; presenta tu línea de productos y trata de ofrecerlos desde la perspectiva del beneficio a su proyecto o estilo de vida. Así tu espectro de oportunidades de ventas se multiplica.


3 – Conoce tu producto y ofrécelo a la medida

Conoce muy bien tus productos para ofrecerlos de forma personalizada. El cliente no vincula por sí mismo cómo tus productos o servicios le va a beneficiar particularmente. ¿Reconociste cuáles beneficios le va a otorgar tu producto al cliente? ¿Rentabilidad? ¿Comodidad? ¿Descanso? ¿Tiempo disponible? Es tu deber hacérselos ver y vincular ese beneficio con el cliente y su estilo de vida.

Quien gana mucho dinero en las ventas es porque conoce al producto que vende, sus características y sabe cómo vincularlos a cada cliente en particular. En ventas ya no existe “el café para todos”. Así que recomienda con propiedad y personalmente. Pero, para ello, debes conocer muy bien las características técnicas del producto o servicio que ofreces, y a tu cliente. Vincula a ambos. Bien sea que estés en una tienda o debas visitar al cliente, enamórate de tus productos y estúdialos.


4 – Comenzar el negocio cuando el cliente dice “NO”

Los vendedores de éxito en el mundo saben que cuando el cliente dice no, es cuando comienza el negocio. No te desanimes cuando te digan “déjame pensarlo” o “yo te llamo”. Pregunta la razón de su respuesta.

Si el tema es el precio, hazle ver la calidad; si el tema es el tiempo para atenderte, hazle ver la oportunidad o beneficio que podría representarle que te escuche; si el tema es que prefiere otra marca, hazle ver tus ventajas y compáralas.

Lee más: ¿Quiere quedarse más tiempo en EEUU? Extienda su estadía siguiendo estos pasos

Si acaso el tema es que quien te escucha no tiene la capacidad de decidir, no entregues tu tarjeta para que su jefe te llame (eso es perder tiempo y tu tarjeta) así que enamora a ese personaje con tu producto y conviértelo en un promotor tuyo. No seamos fastidiosos o luzcamos desesperados y siempre sé amable en este proceso de negociación.

Recuerda: En los negocios la amabilidad abre las puertas que la razón desconoce.


5 – ¡Cierra ventas! Nadie vive del aplauso del cliente

Los clientes te van a decir con seguridad que tienes un producto o servicio muy bonito, atractivo y otros cumplidos, pero muchas veces dilatan la decisión y la compra. Para cerrar las ventas no mientas; no des ofertas hasta hoy.

La clave es tratar de visualizar al cliente con una conversación, disfrutando los beneficios que para él o ella en particular traería el uso de tu ofrecimiento. En ese proceso debes guiarlo para que pasen de la admiración a la venta. Cuando estés explicando el producto, y se sientan identificados con el producto o beneficio, y así lo expresen, no pierdas tiempo, aprovecha el momento e indícale con seguridad tus requerimientos para adquirirlo.

Pero hazlo con seguridad, así que usa frases como “Entonces ahora voy a requerir tu tarjeta”, “Perfecto, ya te estoy enviando el producto”, o pregunta “¿El invoice lo hacemos a nombre de quién?”. Esas frases de cierre con seguridad te reportarán los números que requieres. Aquí la clave es confianza y seguridad.

No te detengas; revisa cuidadosamente los cinco consejos y practícalos. Reléelos con tus familiares o potenciales clientes. Y recuerda que en las ventas se triunfa con sonrisa, paciencia y camino recorrido: el mundo de las ventas es un mundo de relaciones personales, así que trata de hacer amigos… no solo contratos.

César Saddy es consultor, conferencista en ventas y autor del libro “Vender en los zapatos del cliente”. @cesarsaddy

Negocios, asuntos legales, cuidado médico o diversión, todo lo que necesitas saber lo encuentras en AccesoMiami.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios