Acceso Miami

¿Mentalidad de pobreza o abundancia? La Shoppinista cuenta cómo aprendió a comprar y ganar

Stephanie Li, La Shoppinista, es una de las influencers más conocidas de Miami, que recomienda cómo hacer compras inteligentes y crear un negocio en internet.
Stephanie Li, La Shoppinista, es una de las influencers más conocidas de Miami, que recomienda cómo hacer compras inteligentes y crear un negocio en internet. Cortesía

Más que un personaje, esa es su personalidad, afirma La Shoppinista sobre su alter ego en las redes sociales.

Cuando se presenta, sin embargo, lo hace como Stephanie Li. Aunque tampoco este es su verdadero nombre, porque, a pesar de ser una de las influencers más populares de Miami, sabe cómo mantener el misterio.

¿Y quiénes somos nosotros para arrebatarle ese derecho a esta empresaria puertorriqueña de 31 años, madre de una niña de 6 años, que domina el arte de comprar para ganar, ya sea dinero, recompensas o créditos con los grandes de internet como Airbnb?

Más que su nombre, quiero saber “cómo lo hace, cuál es el negocio”, como cantaba Frankie Ruiz.

“Mi enfoque es comprar, ganar y gozar la vida mejor”, dice Stephanie, reconociendo que La Shoppinista se ha convertido en una marca registrada, que la identifica como alguien que comparte en las redes sociales con sus más de 400,000 seguidores cómo comprar de manera informada.

“Soy feminista y sé que las mujeres son las compradoras número uno, las que tienen la última palabra en cómo se mueve la economía”, señala, indicando que la mayoría de sus seguidoras son mujeres.

Empezó su blog en “su humilde casita en una montaña de Puerto Rico”, cuenta, y ahora se siente satisfecha de que ha tenido gran impacto, y ha llegado a la radio de la isla, y a la televisión de Estados Unidos, en programas de CNN en Español, en Telemundo, y con más regularidad, en Despierta América, de Univisión.

La Shoppinista es experta en cómo ganar dinero comprando por internet, y, como tantas personas le preguntaban cómo seguir sus pasos, ahora en su página ofrece un curso para lograrlo.

Hoy, con las redes sociales, existen muchos negocios que les permiten a los influencers, o a cualquier persona, referir a otras a plataformas digitales y así recibir dinero o crédito a cambio de recomendaciones, explica.

Pone como ejemplo, que cuando le manda un enlace a alguien para que alquile un hospedaje en la Florida con Airbnb, recibe un crédito que luego puede utilizar cuando ella misma necesite alojamiento en el futuro.

Esta no es solo una forma de economizar sino que lo percibe como una inversión.

“Para ahorrar dinero hay que invertir tiempo, lo primero es educarse, aprender a hacer un presupuesto, sentarse una vez al mes a planificar las finanzas, para no vivir improvisando, y estar consciente de qué se hace con el dinero”, señala.

Para ella lo más importante no es ahorrar privándose de lo necesario, sino cambiar la mentalidad en pro de la inversión.

“He logrado generar dinero mientras estoy durmiendo”, reconoce sobre las fuentes de ingreso del negocio por internet, en el que vende ropa, vitaminas y otros artículos.


También remite a cupones, sorteos y rebates, y por supuesto, a los freebies (las muestras y regalos gratis).

Las aplicaciones están entre sus favoristas para conseguir recompensas y devolución de dinero (cash back), y entre estas menciona a Ibotta.

Otras aplicaciones le dan hasta $30 por cada amigo al que ella se la envíe y la descargue.

Y para saber distinguir las aplicaciones que son confiables, recomienda leer las reseñas de los consumidores.

Compras inteligentes

Asimismo, cuando se le pide que comparta estrategias para “ahorrar” dice que prefiere no usar esa palabra porque en sus estudios financieros ha descubierto que las personas se clasifican en dos grupos: las que tienen mentalidad de pobreza y las que poseen mentalidad de abundancia.

Por eso prefiere usar términos como “comprar mejor o comprar y ganar”, porque la gente lo acepta gustosa.

Con tan poco tiempo para comprar, una imagen que cuidar y un presupuesto que optimizar, cada vez son más populares los asistentes de compras en Miami. Una "personal shopper" comparte sus claves para sacarle el mayor provecho a la hora de hacer su

“En Miami, hay muchos hispanos a los que les gusta presumir la marca, las mujeres suelen cuidar su imagen”, comenta. “He descubierto que al hispano le hablas de ahorros o de cupones, y lo ven como que no lo necesitan. Dicen ‘yo no soy pobre’ ”.

Por ello prefiere hablar de compras inteligentes, y para comparar precios, recomienda sacar inmediatamente el celular y preguntarle a Google dónde se vende más barato lo que se quiere comprar.


Señala asimismo que los negocios por internet suelen ofrecer mejores precios, porque tienen menos gastos operacionales, lo que redunda en beneficio del consumidor. Aunque en muchas ocasiones resulta más ventajoso comprar en la tienda física o al por mayor.

Otra estrategia para obtener descuentos es inscribirse por internet en el registro de clientes de las tiendas que más frecuenta para recibir los boletines con los especiales y las rebajas.

“Hay comercios que te regalan por tu cumpleaños, que te envían un regalo”, concluye La Shoppinista, quien considera que cualquiera puede convertirse en un influencer, y que de hecho todos los somos, porque siempre recomendamos algo que nos gusta.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.

  Comentarios