Acceso Miami

Este centro comercial es un oasis en Miami con boutiques, comida y espacios al aire libre

La estilista de moda Marian López quería abrir una tienda en Miami y repetir el éxito que había tenido con su boutique en la urbanización Prados del Este, en Caracas, en la que atendía por cita previa a una fiel clientela que en ocasiones incluía a la farándula venezolana.

Hace un año y medio, cuando solo quedaban tres espacios en Upper Buena Vista, López logró asegurar uno para abrir su tienda Wapas en ese centro comercial que surgió alrededor de un árbol gigantesco que los urbanizadores conservaron a propósito para que fuera el punto focal de una veintena de boutiques.

Estas se agrupan alrededor de un patio con esculturas y bancos que ofrecen a los compradores un respiro a la sombra mientras encuentran algún objeto único, una cartera, unos colgantes hechos a mano.

“El sitio tiene una magia, una energía zen y de paz, que va ciento por ciento conmigo”, dijo López, cuya tienda, a unos pasos del Árbol de los Deseos en el que la gente pone unas cintas para pedir, que se integra perfectamente con las esculturas de Pinocho y Mickey Mouse y la esquina dedicada a la meditación.

Localizado en el vecindario del mismo nombre cerca de Biscayne Boulevard y a unas cuadras del Design District, Upper Buena Vista es descrito como un oasis.

“Vengo a veces por las mañanas a sentarme y relajarme. Me gusta la música y el ambiente”, comentó Cristi Velasco, una retirada que es vecina de la zona y conoce a muchos de los empleados.

WapasUpperBuenaVista_SN05
Ambiente zen en un espacio para meditar en en el centro comercial Upper Buena Vista, ubicado entre el Design District y el vecindario de Buena Vista en el noreste Miami, el 6 de septiembre. SAM NAVARRO Especial/Miami Herald

Además, en Upper Buena Vista se puede comer en el restaurante Vista, tomar un trago en su rooftop bar, disfrutar un café y un quiche en la pastelería francesa Café Crème, o comerse un cono de sushi, el snack de moda, en Kraken Lab, especializado en comida japonesa donde preparan los platos a la vista.

“Hay gente que viene simplemente a pasear, que lo ven como un sitio de esparcimiento, donde liberar estrés”, dijo López, quien considera que las grandes tiendas están desapareciendo porque las personas tienen poco tiempo para recorrer un establecimiento de cinco pisos.

En ese sentido, Upper Buena Vista se aviene con la tendencia más reciente de que las tiendas ofrezcan una experiencia al comprador, en espacios con un diseño interior especial.

Este tipo de tiendas a veces se combinan con librerías, cafeterías y hasta lugares para el cuidado personal.

WapasUpperBuenaVista_SN03
El Árbol de los Deseos es el punto focal del centro comercial Upper Buena Vista, un espacio de boutiques y cafés, ubicado en la primera avenida y la 50 Terrace del noreste, cerca del Design District. SAM NAVARRO Especial/Miami Herald

López recuerda que en su boutique en Caracas a veces una de sus clientas la sorprendía con una botella de vino y la promesa de que pasaría el día “trabajando” con ella.

“Aquí tengo clientas que me dicen: ‘Hoy voy a una boda, necesito un vestido’, y cuando les pregunto: ‘¿Pero cómo esperas hasta ahora?’, me dicen que yo siempre les encuentro algo”, contó López ofreciendo un cafecito o una botella de agua.

López señaló que es muy sociable y que le gusta ayudar a la gente. Una de las artes de una estilista de moda es aconsejar a sus clientas sobre lo que les queda bien, pero también hacer un poco de psicóloga y levantarle la autoestima, dijo.

Por otra parte, Wapas se distingue por la oferta de accesorios hechos a manos y piezas de ropa únicas con técnicas como el crochet.

Tiene las joyas de la diseñadora venezolana Viviane Guenoun, muy originales y a precios asequibles para el delicado trabajo que llevan. También vende la marca Dopodomani (en italiano pasado mañana), de la diseñadora Valentina Villarrubia; Artizan, con piezas muy modernas, y Kaiwara, unas carteras que brillan por el trabajo artesanal de los indios Wayu. Vende además la codiciada marca de trajes de baños colombiana Agua Bendita.

Wapas tiene un concepto étnico y personalizado, define López.

“No me gustan los clones, es importante que la gente guarde su identidad”, señala la estilista de moda, que en su tienda viste “desde niñas de 15 años hasta señoras de más de 70”.

En Venezuela, contaba entre sus clientas a celebridades como Viviana Gibelli, Maite Delgado y Titina Penzini, una diseñadora, estilista y columnista sobre moda, que a su vez es la embajadora de Wapas.

Como exiliada reciente, López está descubriendo Miami y las particularidades de su mercado, que se caracteriza por la mezcla de nacionalidades.

“Decidí venir por los apagones. En marzo estuvimos cinco días sin luz”, contó la empresaria sobre el puntillazo que la llevó hace seis meses a dar el paso que venía considerando desde hacía varios años.

En Venezuela el negocio que había construido durante 12 años no estaba creciendo. Mientras, en Miami, Wapas –que abrió hace un año y medio, un poco después que se inaugurara Upper Buena Vista– ha dado un salto significativo en las ventas.

WapasUpperBuenaVista_SN08
Esculturas como esta muy colorida de Pinocho hacen del patio del centro comercial Upper Buena Vista, un lugar para descansar y pasar un buen rato en un ambiente al aire libre e informal. SAM NAVARRO Especial/Miami Herald

López, que aprovecha los viajes por el mundo para mantenerse al tanto de las tendencias de la moda y enriquecer su oferta, ya tiene listas las colecciones de otoño de las marcas que comercializa.

“Vuelve el marrón, que estaba perdido; se lleva el mostaza, un amarillo más quemado, que ha sido el color de este año, las chaquetas de cuero y de blue jeans”, adelanta sobre algunas tendencias de otoño.

Al frente, en el restaurante Kraken Lab, ya comienzan a llegar los clientes de la hora de almuerzo.

El chef prepara los snack de conos de sushi, un plato que comparte espacio en el menú con los bowls, una selección de sushi con ingredientes de la cocina fusión japonesa y latinoamericana.

“La idea es que pidas tu comida y te sientes a disfrutar del centro comercial, que tiene muy buenos espacios”, dijo Rafael Delgado Jiménez, uno de los dueños.

Delgado, que era abogado en Venezuela, empezó a trabajar en la cocina de varios restaurantes desde su llegada a Miami hace cuatro años.

Abrió Kraken Lab en sociedad con Kiko Divo y Samuel Suñé, dueños de otro restaurante de sushi, Kraken Crudo.

“Lo nuevo son los conos de sushi, que son muy ricos, porque el concepto de los bowls está bastante extendido”, dijo Delgado, quien comparte el trabajo del restaurante con su esposa, Roxana Alvarado.

Juntos, en la puerta de su negocio, se dejan retratar, mientras dan información sobre la fiesta de los jueves, el Omakase, una cena dirigida de 12 piezas de sushi.

“Tienes que confiar en el chef”, dicen, prometiendo sorpresas.

Upper Buena Vista, 184 NE 50 Terrace, abierto desde el mediodía hasta las 8 p.m. (305) 539-9555.

  Comentarios