Acceso Miami

‘ Todos están traumatizados’, chef de Miami coordina misión de rescate en Bahamas

La chef Ingrid Hoffmann en uno de los aviones ambulancia que salieron el 3 de septiembre del Tamiami Airport, en Miami, con destino a Bahamas para labores de búsqueda y rescate.
La chef Ingrid Hoffmann en uno de los aviones ambulancia que salieron el 3 de septiembre del Tamiami Airport, en Miami, con destino a Bahamas para labores de búsqueda y rescate. dvarela@miamiherald.com

Los caminos aéreos y marítimos desde Miami a Bahamas parecen abrirse para la chef Ingrid Hoffmann, que se ha propuesto enviar ayuda en esta etapa clave de la tragedia que viven los residentes de Bahamas después del paso del huracán Dorian, como un monstruo devastador de categoría cinco.

“Mi misión es la de búsqueda y rescate porque hasta que no se logre rescatar a las personas, no se puede hacer nada más”, dijo Hoffmann a el Nuevo Herald.

La chef, que cuenta con la experiencia de haber ayudado a damnificados de los huracanes Harvey en Texas y María en Puerto Rico, está coordinando un gran esfuerzo de ayuda a Bahamas, que comenzó el lunes 2 de septiembre con la creación de una página de GoFundMe. Esta tenía como objetivo recaudar $30,000, una cifra que hasta la tarde del miércoles ya había sobrepasado.

Ese dinero se utiliza para pagar la gasolina de los aviones que están volando a Bahamas para llevar personal médico y de rescate. El objetivo es trasladar heridos desde las islas Abaco hasta los hospitales de Nassau, para recibir atención médica.

“El martes se enviaron dos aviones y obtuvimos el permiso de aterrizar en Sandy Cay”, contó la chef, indicando que este fue un triunfo porque se decía que el espacio aéreo estaba cerrado.

Todo empezó con la llamada del dueño de una compañía de aviones ambulancia que dijo a Hoffmann que donaba los equipos y el trabajo de los pilotos, y que, por su parte, ella solo debía costear la gasolina.

“Me tocó pararme y empezar la locura en la que ando”, contó la chef colombiana, que agradece la ayuda de las compañías Acute Air y Aitheras Aviation Group, que donan los aviones ambulancia, los pilotos y el personal médico.

Hoffmann explicó que cada vuelo en un avión ambulancia de Miami a Bahamas cuesta entre $27,000 y $35,000 y que se los están dando por $2,300, es decir, el costo de la gasolina.

Asimismo enfatizó que esta etapa de salvamento es fundamental porque las carreteras y caminos de la isla están intransitables y los aviones ambulancia representan la única esperanza para muchas personas.

“Todo el mundo está traumatizado. Para que unos pilotos de aviones ambulancia te digan que están en estado de shock, para que un rescatista te diga que no ha visto nada igual”, contó Hoffmann sobre el doloroso panorama que se encuentran los equipos en su misión de rescate, que el miércoles aterrizaron en Treasure Cay, también parte de las islas Ábaco.

Hoffmann planea dejar al equipo de rescate en Bahamas con el objetivo de que se trasladen entre las distintas islas, todo ello gracias al hospedaje que dona SLS Hotels.

Ahora su mayor preocupación es qué ocurrirá cuando se llenen los hospitales en Nassau y haya que trasladar los heridos a la Florida.

“Esta es una tarea tremenda, en la que se se mete mucha emoción, extremadamente frustrante y estresante, pero tambien muy gratificante”, dijo sobre el reto que enfrenta para que hospitales de Miami reciban a los heridos de Bahamas.

Además, le queda por resolver el dinero para costear la gasolina del resto de los aviones que se propone enviar esta semana. Para ello cuenta con las donaciones que seguirán llegando a la página de GoFundMe.

“Mañana me voy en un avión que me donó un amigo, que él mismo va a pilotear. Llevaré médicos y medicinas”, adelantó la chef.

Al mismo tiempo, resaltó el impacto de las organizaciones no gubernamentales y de la población en general que ofrece su donaciones.

“Ellos pueden hacer mucho cuando se juntan, porque no dependen de la burocracia. Pueden ser más efectivos mucho más rápido”, resaltó.

Hasta ahora los donantes han pagado por 13 vuelos a las Bahamas, dijo la chef en su cuenta de Instagram, a la vez solicitando ayuda para obtener generadores y sierras para despejar los caminos.

Hoffmann tiene confianza en los resultados de su gestión porque después de Harvey pudo enviar 18,000 libras de comida a un amigo que es un destacado chef en Texas.

“Luego vino María, y como ya sabía cómo era la vaina, empecé a pedir aviones y sacamos 2,000 enfermos”, rememoró Hoffmann sobre la ayuda brindada a Puerto Rico.

Su experiencia trabajando con el grupo que le ofrece apoyo logístico en Bahamas le confirma que la población va a necesitar mucha ayuda psicológica, porque a cada rato se echan a llorar.

“Nuestra red de apoyo ha visto muchos cuerpos flotando”, concluyó Hoffmann.

Lo que demuestra que a medida que avancen las labores de rescate aumentará la cifra oficial de 20 muertos que se manejaba el miércoles en la tarde.

  Comentarios