Acceso Miami

¿Tiene quejas del sistema de transporte público de Miami? Así lo comparan con otros

En una carrera entre trenes, trolleys y autobuses en 100 ciudades de Estados Unidos, Miami quedaría en el medio: el muy criticado sistema de transporte público de la ciudad quedó en el lugar 52 entre 100 ciudades con los mejores y peores sistemas de transporte público, según un estudio de WalletHub.

Seattle ocupó el primer lugar con 77.97 puntos, apoyado en el T, el primer sistema de metro del país, inaugurado hace 122 años, seguido de San Francisco con sus populares tranvías. Indianapolis quedó en último lugar.

Miami consiguió 55.86 puntos y quedó por encima de ciudades como Phoenix, Dallas, Houston y Filadelfia, pero detrás de Washington DC (4), Nueva York (7), Minneapolis (11), Denver (12), Los Ángeles (14), Chicago (22) y Atlanta (47).

En la Florida, donde existe una gran dependencia del automóvil, ninguna ciudad quedó por encima del lugar 50. Tampa (98) y St. Petersburg (99) quedaron casi en el fondo. A Hialeah (78), Jacksonville (61) y Orlando (56) tampoco les fue bien.

La clasificación se basó en 17 parámetros. La combinación de Metrorail, Metromover, Metrobus y los trolleys municipales de Miami-Dade le significó al condado el lugar 20 en la categoría de Accesibilidad y Conveniencia y el lugar 45 en Seguridad y Fiabilidad, pero se desplomó al lugar 94 en Recursos para el Transporte Público, que se refiere al financiamiento para mejoras y mantenimiento del sistema y la cantidad de millas recorridas y vehículos por habitante.

IMG_new_metrorail_train__7_1_F3D7OB5P_L370421946.JPG
El Metrorail comenzó a operar a mediados de los años 1980, pero Miami-Dade solo ha ampliado el sistema unas tres millas, hasta esta estación del Aeropuerto Internacional de Miami en 2012. C.M. GUERRERO cmguerrero@miamiherald.com

San Francisco ocupó el primer lugar en la categoría de Asequibilidad y Conveniencia; Madison, Wisconsin, ocupó la primera posición en Seguridad y Fiabilidad, y Reno, Nevada, con la flota más nueva, lideró en la categoría de Recursos de Transporte Público.

Para crear la lista, WalletHub, una página digital especializada en finanzas personales, usó información de la Oficina del Censo, la Administración Federal de Transporte Público, la Asociación de Transporte Público de Estados Unidos, el Center for Neighborhood Technology, la firma INRIX y de cinco expertos en planeación urbana en universidades estadounidenses.

Los mayores retos que enfrentan los sistemas de transporte público son la falta de inversión y el exceso de pasajeros, dijo Jonathan Levine, profesor de Planeación Urbana en la Universidad de Michigan.

Levine sugirió cinco medidas que los gobiernos locales y estatales pudieran tomar para mejorar el atractivo del transporte público: agregar carrileras especiales para los autobuses; eliminar la exigencia de estacionamiento para los nuevos repartos residenciales, como se ha hecho en San Francisco, Minneapolis, Buffalo y Hartford; eliminar la zonificación exclusiva para viviendas unifamiliares para alentar una mayor densidad poblacional, como se hizo en Minneapolis; implementar el cobro por congestión en áreas transitadas por personas de altos ingresos para ir al trabajo, como el downtown de Miami, y desalentar que Uber y Lyft dupliquen el servicio en las áreas con mejor servicio de transporte público.

La frecuencia del servicio (esperas más cortas), mejores aceras y ciclovías, y paradas y estaciones con comodidades suficientes para atraer a más usuarios, dijo Greg Griffin, profesor adjunto de Planeación Urbana y Regional de la Universidad de Texas en San Antonio. El Condado Miami-Dade, en colaboración con la organización Transit Alliance Miami, está rediseñando sus rutas de autobús para mejorar la frecuencia.

bus 3
Un autobús público de Miami-Dade en una parada de Homestead se dirige a en la vía exclusiva Busway, que ha reducido el tiempo de los viajes en el sur de Miami-Dade. DAVID ADAME

Cuando mejora el servicio del transporte público, también mejora la salud económica de las ciudades y los vecinos que tienen que vivir lejos de los núcleos urbanos por la falta de vivienda asequible, dijo.

“Visto desde la escala de una zona metropolitana, los beneficios del transporte público son enormes”, agregó. “Un estudio de Cal-Berkeley y Rutgers calculó que un aumento de 10% en el servicio del transporte público apoya indirectamente entre $1.5 millones y $1,800 millones en aumentos de ingresos en las zonas metropolitanas”.

La enorme cantidad de personas que viven en los suburbios y la ampliación de autopistas financiadas con los impuestos son los principales factores contra el transporte público urbano, afirmó Griffin.

Los atrasos en el mantenimiento de las flotas es el principal problema que afecta los sistemas de metro anticuados como el de Nueva York, que tiene 665 millas de vías, y el Metrorail de Miami, dijo Michael Smart, profesor adjunto de Planeación y Política Pública de la Universidad Rutgers, quien agregó que deben entregarse más fondos federales al mantenimiento de trenes en vez de a nuevas construcciones.

Los beneficios del transporte público superan sus puntos negativos, de manera que ciudades con grandes problemas en este campo, como Miami, tienen que dejar de alentar el uso del automóvil para los desplazamientos internos, dijo Norman Garrick, profesor de la Universidad de Connecticut.

Usar el transporte público es más barato y menos estresante que conducir un auto. El transporte público ofrece oportunidades a las personas que no pueden darse el lujo de tener un auto, reduce la contaminación y aumenta el atractivo de las ciudades.

“Es mucho más seguro para las ciudades”, afirmó Garrick. “Si tuviéramos más transporte público no fallecerían 40,000 personas en accidentes vehiculares todos los años”, dijo.

METRO NY
Pasajeros en el metro de Nueva York. Mary Altaffer AP
Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios