Asuntos Legales

Jueza federal: Usar documento falso de inmigración para conseguir licencia de conducción en Florida no infringe la ley

La jueza federal de distrito Beth Bloom desestimó el encausamiento de un indocumentado hondureño acusado de usar un documento de inmigración falso para conseguir la licencia de conducción en la Florida.
La jueza federal de distrito Beth Bloom desestimó el encausamiento de un indocumentado hondureño acusado de usar un documento de inmigración falso para conseguir la licencia de conducción en la Florida. MIAMI HERALD STAFF

Rubman Ardon Chinchilla, techero y padre de tres hijos que lleva decenios viviendo ilegalmente en Estados Unidos, usó un documento de inmigración falso para conseguir la licencia de conducción en la Florida, un delito que agentes dicen fue organizado por un estafador que se hacía pasar por funcionario del gobierno.

Chinchilla fue uno de más 20 inmigrantes indocumentados arrestados hace unos meses por usar un formulario federal específico —llamado “orden de supervisión— para probar al Departamento de Vehículos (DMV) que estaba autorizado a estar en Estados Unidos.

Pero una jueza federal de Miami desestimó los cargos penales contra Chinchilla, diciendo que en la ley no hay nada que pueda usarse para probar una “estancia autorizada en Estados Unidos”. Es un argumento técnico pero que abre la puerta a que los otros arrestados en el caso también se libren de las acusaciones e incluso puedan quedarse en Estados Unidos.

Su licencia de conducir o tarjeta de identificación emitidos por el estado de Florida debe cumplir estrictos requisitos federales si piensa utilizarla para volar en Estados Unidos o ingresar a edificios del gobierno. Los pasajeros con licencias no

La decisión fue tomada hace unos días por la jueza federal de distrito Beth Bloom. La Fiscalía Federa de Miami, en documentos presentado al tribunal esta semana, indicó que apelará la decisión.

Al menos uno de los otros acusados está tratando de usar el fallo de Bloom para que desestimen su caso. Wilmer Jeovanny Gutiérrez Núñez, quien tenía una compañía de acabado de interiores y era entrenador de fútbol juvenil, ha pedido a otro juez federal que desestime su encausamiento sobre las mismas razones.

Su abogado, Bob Pardo, presentó la solicitud la semana pasada ante al juez federal Robert Scola.

“Nos complace la decisión de la jueza Bloom; sin embargo, sería indebido comentar sobre un caso que sigue pendiente”, dijo Pardo el martes.

La investigación penal sobre las órdenes falsas fue realizada por agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) y el Equipo Especial contra Fraudes de Identidad, Documentos y Prestaciones. Ese equipo, dirigido por la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), es parte de un esfuerzo nacional contra el fraude en documentos que “puede permitir a terroristas, otros delincuentes y extranjeros no autorizados a entrar y permanecer en Estados Unidos”, según la agencia.

Los investigadores dicen que “el organizador y cabecilla” de la estafa es un residente cubanoamericano llamado Valois Núñez, quien se hizo pasar por agente de inmigración y cobró a los indocumentados $2,000 por las órdenes de supervisión falsas.

Documentos judiciales indican que Núñez tenía varios seudónimos y “se hacía pasar por agente de inmigración, a veces llevaba una chapa policial y se le vio con lo que parecía una tarjeta de identificación del gobierno”.

Núñez pidió a los inmigrantes indocumentados que le entregaran sus certificados de nacimiento y pasaporte, además de su información personal, e incluso les tomó huellas dactilares. También les dijo que fueran a oficinas específicas del DMV para entregar los formularios, escribió la fiscal Yisel Valdés en una moción.

unnamed.jpg
Valois Núñez Artiles, en una foto de la Policía de Miami del 2003, fue acusado de hacerse pasar por agente de inmigración para vender documentos falsos para ayudar a indocumentados a conseguir la licencia de conducción en la Florida. - Miami-Dade Police

Los inmigrantes que acudían a Núñez muchas veces lo referían a otras personas. Más de 20 extranjeros indocumentados que compraron las órdenes de supervisión falsas a Núñez o su grupo fueron arrestados por las autoridades federales a partir de diciembre.

Chinchilla nunca trató directamente con Núñez, sino con una mujer que alegó ser su asistenta legal, según los abogados del acusado. El equipo defensor de Chinchilla criticó al gobierno federal por perseguir a inmigrantes indocumentados que dicen simplemente estaban tratando de conseguir la licencia de conducción para trabajar legalmente.

“Estas personas los estaban engañando”, dijo el abogado Elan Baret refiriéndose a Núñez y los otros. “El gobierno, en vez de centrarse en las personas que se aprovechan de estos inmigrantes desesperados, arresta a las víctimas”.

Chinchilla, de 38 años y quien vive en Fort Lauderdale, fue encausado por dos cargos de infringir una ley federal que prohíbe usar documentos “prescritos por estatuto o regulaciones como prueba de estancia autorizada” en el país.

Baret y la abogada Nicole Sánchez impugnaron el encausamiento, diciendo que no hay ninguna ley o norma que permitiera usar el formulario en cuestión en las oficinas del DMV en la Florida. Como prueba, señalaron un caso del 2013 en que un tribunal de apelaciones en California anuló un veredicto de culpabilidad bajo esa misma ley contra un chino que consiguió dos licencias de conducción mientras vivía en las Islas Marianas del Norte, un territorio norteamericano.

“Es un argumento complejo”, dijo Sánchez.

Los fiscales federales alegaron que el DMV de la Florida publicó una “tabla” de documentos permitidos para establecer una “presencia legal” en la Florida que incluía la orden de supervisión. Bloom rechazó el argumento, diciendo que la lista publicada por el DMV “no es un estatuto o regulación”.

Si la decisión de Bloom se mantiene, y Chinchilla se libra de la acusación, sus abogados opinan que pudieran conseguirle documentos legales.

La razón: sus tres hijos nacieron en Estados Unidos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios