Asuntos Legales

Juez critica a prisiones de Florida por tratar con negligencia a presos con hepatitis C

Grupo de reos en la Cárcel del Condado Miami-Dade.
Grupo de reos en la Cárcel del Condado Miami-Dade. Miami Herald file

Tras condenar fuertemente “el largo y sórdido historial del Departamento de Penitenciarías de la Florida por tratar con negligencia” a los reos que padecen infecciones de hepatitis C, y mencionar que existe “un riesgo de indiferencia de nuevo en el futuro”, un juez federal ordenó esta semana que el estado debe darle atención a todos los presos que tengan la enfermedad.

La orden es el resultado de una demanda colectiva que presentaron tres reos de la Florida hace casi dos años. Según la orden del magistrado, la verdad que salió a la luz en las primeras audiencias era irrefutable: que el Departamento de Penitenciarías de la Florida no trató a los reos que contrajeron esta infección porque las medicinas que se usan para curarla, eran muy caras.

En la orden, el juez de Corte de Distrito Mark Walker le indicó al departamento que examine y trate a todos los presos que tengan hepatitis C. En un mandato preliminar que se presentó a finales de 2017, al departamento se le exigió tratar a los prisioneros mediante determinados plazos, según la gravedad de la enfermedad, pero no exigió atención médica en las primeras fases de la dolencia.

La hepatitis C es una infección viral que se propaga con gran frecuencia a través del uso de drogas intravenosas, pero se puede transmitir también mediante el tatuaje o transfusiones de sangre. Si no se trata a tiempo, puede provocar infección del hígado, cáncer hepático, sangramiento, hinchazón y una muerte dolorosa.

La decisión de 68 páginas de Walker posiblemente le resulte muy costosa al estado, que en la actualidad está en vías de terminar su presupuesto en las dos últimas dos semanas de su sesión legislativa. Los fármacos pueden costar decenas de miles de dólares por paciente, y se estima que por lo menos 20,000 reos podrían tener hepatitis C.

El senador republicano Jeff Brandes, de St. Petersburg, preside el comité presupuestario de justicia penal del Senado y dijo que está esperando instrucciones del departamento y la oficina del gobernador sobre cómo proceder, pero esta orden definivitivamente tendrá un impacto en el presupuesto del estado.

“No creo que haya ninguna duda de que los costos aumentarán”, dijo.

Manifestó que el aumento podría ser de alrededor de $20 millones, pero no está claro si eso afectará el presupuesto de este año o el próximo.

Un comunicado de prensa del Florida Justice Institute, que representó a los tres demandantes principales, celebró la “victoria para la salud pública en Florida” que evitará muertes de prisioneros. El instituto notó que uno de los tres demandantes, Carl Hoffer, murió esperando un trasplante de hígado esperando la resolución de este caso.

El abogado del instituto al mando del caso, Randall Berg Jr., también murió la semana pasada, según el comunicado.

La portavoz del departamento, Michelle Glady, dijo en un comunicado el viernes que están revisando la orden “exhaustivamente”.

“El Departamento de Corecciones de la Florida está comprometido a garantizar que todos los presos bajo nuestra custodia reciban el tratamiento médicamente necesario que esté en línea con los estándares nacionales y nuestras responsabilidades constitucionales”.

Walker escribió que el departamento había mejorado su trato de prisioneros en los últimos 15 meses, pero que eso no borra errores pasados.

Julie Jones fue la secretaria del Departamento de Correcciones hasta febrero, cuando renunció. El gobernador Ron DeSantis nombró a Mark Inch para el cargo.

El departamento utiliza un proveedor para brindar atención médica a aproximadamente 100,000 presos.

La orden del juez esta semana requiere que el departamento, a partir de junio, presente un informe de estado mensual al tribunal que indique cuántos prisioneros han sido examinados para detectar la hepatitis C, cuántos la tienen y en qué etapas, y cuántos reciben tratamiento.

Andrew Holland murió mientras estaba en la cárcel del condado de San Luis Obispo, California, en 2017. Este video exclusivo de la celda de la cárcel muestra sus últimos días atado a una silla de seguridad y cómo murió desnudo en una celda de aisla

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios