Comunidades

Esta zona de Miami perdió su encanto. Un cambio radical ya está en camino

El bosquejo de una plaza en el rediseñado CocoWalk de Coconut Grove.
El bosquejo de una plaza en el rediseñado CocoWalk de Coconut Grove.

Cualquiera que haya disfrutado de este enclave en Miami es una visión asombrosa: la mitad de CocoWalk, el centro comercial al aire libre que alguna vez fue el centro de Miami, ha sido reducido a escombros para dar paso a lo último en la vanguardia de Coconut Grove.

Oficinas.

Así como el centro comercial estilo mediterráneo falso redefinió al Grove en los años 90 y fue como un imán para el turismo de masas, compras en almacenes de cadena, comida y diversión, el nuevo CocoWalk, de arquitectura contemporánea que surgirá de la demolición, augura un nuevo giro en la interminable serie de transformaciones del pintoresco lugar.

Cheesecake Factory, Fat Tuesday y Victoria’s Secret han desaparecido (aunque Gap y Cinepolis permanecen). En su lugar habrá una lista completamente nueva de restaurantes,junto a nuevas boutiques y negocios de servicios personales como un spa y una peluquería. Estos se ubicarán en la mitad del centro comercial original, remodelado y re-denominado Two CocoWalk. Un edificio de oficinas de cinco pisos, de vidrio, One CocoWalk, se ubicará al otro lado de una plaza pública sombreada por árboles que reemplazará el viejo y descuidado pabellón central del centro comercial.

Pero no es solo CocoWalk lo que adquiere una nueva fachada.

Se avecinan grandes cambios por todo el corazón comercial del compacto Grove, un reducto singular de la elegancia bohemia que en los últimos años ha sufrido una caída. Opacado por el encanto juvenil de Brickell, Midtown y Wynwood, el distrito comercial del Grove se había convertido en un laberinto de tiendas vacías, restaurantes cerrados y aceras sin vida.

Más noticias sobre las comunidades de Miami en AccesoMiami.com

Ahora lo bueno y lo interesante está apareciendo por todas partes a medida que los planes a largo plazo de los nuevos dueños de propiedades y negocios comienzan a dar sus frutos. El resultado, dicen, será un Grove revitalizado por una combinación de renovaciones y una construcción de nuevos usos más densa, un pueblo de trabajo y estilo de vida urbano con un enfoque claramente local.

IMG_06GROVE_CENTER_CPJ_6_1_MVE7DM2A_L410522999.JPG
Cocowalk se encuentra en proceso de demolición parcial mientras el centro comercial estilo boutique se espera que reabre reabra en el 2019. CARL JUSTE CJUSTE@MIAMIHERALD.COM

Y aunque no todos en el Grove están contentos con los cambios, otros han aceptado algo que ha demorado mucho tiempo en llegar.

“No creo que nadie pueda decir que el Grove de hace cinco o diez años era un lugar donde se quisiera estar,” dijo Michael Comras, urbanizador y agente que ayudó a forjar el renacimiento del Lincoln Road de Miami Beach y ahora está muy comprometido con el giro radical del centro del lugar.

“En dos años quedará transformado. Será vibrante, un lugar a donde la gente querrá ir. Todo esto que está ocurriendo le está dando un nuevo impulso al Grove”.

Las señales más obvias del cambio se concentran en su intersección principal, donde CocoWalk está ubicado y convergen Main Highway, Grand Avenue y McFarlane Road.

Diagonal a CocoWalk, en la esquina de Main y McFarlane, un conjunto de tiendas renovadas es ahora el hogar de los minoristas de nueva generación, Bonobos y Warby Parker, que esencialmente funcionan como salas de exposición; la ropa y los anteojos se entregan a los hogares de los compradores.

Al lado hay una nueva tienda de libros de dos pisos clásica de Miami, Books & Books, con una vinoteca en camino. A pocos pasos se encuentra otro negocio recién llegado, la panadería belga Le Pain Quotidien. Se unen a una alineación cuidadosamente seleccionada por sus propietarios, la familia de los arquitectos de Grove, Bernardo Fort-Brescia y Laurinda Spear, con la ayuda de Comras. Otros puntos de venta incluyen Panther Coffee, Juicense y Harry’s Pizzeria, del chef Michael Schwartz.

Ahora está en construcción detrás de las tiendas un hotel sobre pilotes que llevará la marca Mr. C, una filial de la familia Cipriani de la afamada Venecia. Es el primer hotel en el Grove que surge desde hace años, y el primero de los que podrían ser tres nuevos hoteles boutique en el centro del Grove que atienden a visitantes urbanos de alto nivel. A pocas cuadras al este, el hotel Ritz-Carlton está listo para una renovación de $10 millones a cargo de un nuevo propietario.

Cuando abra sus puertas en esta temporada de invierno, el hotel de 100 habitaciones, Mr. C Coconut Grove, diseñado por Fort-Brescia’s y Spear’s Arquitectónica y construido por una empresa familiar, hará alarde de una piscina en la azotea, un restaurante y cabañas con vistas a Peacock Park y Biscayne Bay. En la planta baja, debajo del hotel dominante, habrá un patio con jardín, vestíbulo y bar.

IMG_02GROVE_CENTER_CPJ_5_1_77E7EK0C_L409861667.JPG
Cocowalk se encuentra en proceso de demolición parcial mientras el centro comercial estilo boutique se espera que reabra en el 2019. CARL JUSTE CJUSTE@MIAMIHERALD.COM

La esperanza de Fort-Brescia es que Mr. C, junto con las tiendas contiguas, sirva como un complejo turístico urbano -habrá una lancha a motor disponible en Dinner Key- así como un lugar que pueda ser frecuentado por los locales.

“Es casi como un club para el vecindario donde las personas pueden llegar y relajarse”, dijo Fort-Brescia. “No hay lugar como ese en Coconut Grove”.

Por la misma razón, dijo Comras, quien también es socio minoritario en la remodelación de CocoWalk junto a Federal Realty, con sede en Maryland, y Grove Grass Property, el renovado centro comercial volvería a ser “el lugar ideal para los residentes locales”, aunque se enfocará mucho menos en turistas de lo que lo hiciera en otros tiempos.

Del otro lado de Grand, el café Blue Bottle, para aquellos con un refinado paladar para el café, espera abrir sus puertas en un edificio esquinero que alguna vez albergó una cadena de hamburguesas, aunque RFK, el agente del edificio, no respondió a una solicitud de confirmación.

Starbucks acaba de mudarse de CocoWalk a la esquina opuesta, frente a Panther Coffee y Le Pain. Unos metros más abajo del nuevo Starbucks, por la autopista principal, se encuentra The Bookstore and Kitchen, recientemente renombrada y reubicada en Mayfair. La antigua librería del Grove ahora ocupa espacios de cafetería y tiendas, separadas pero contiguas.


Oficinas, oficinas

Quizás el cambio más llamativo -la añadidura de 250,000 pies cuadrados de espacio de oficinas en tres edificios nuevos, incluido One CocoWalk-, solo aumentará el tráfico peatonal, dijo Comras. Desarrolladores como Comras y sus socios buscan capitalizar la exitosa conversión del centro comercial de lujo de Mayfair en un lugar para negocios en un momento en que la tasa de oficinas vacantes clase A de Grove se encuentra en un 1.7 por ciento, según un informe de los asesores inmobiliarios JLL.

Sobre Main Highway, en lo que había sido una desolada fila de restaurantes que fracasaron tras el cierre de Coconut Grove Playhouse hace una década, un edificio de cinco pisos, ahora en construcción directamente detrás de la cafetería Green Street reforzará aún más las existencias de espacio de oficinas del vecindario. La remodelación puede ayudar a detener ese fenómeno al final de la aldea: una cuadra al sur, el proveedor de mariscos del río Miami, Casablanca, está abriendo un restaurante en uno de esos espacios vacíos, detrás del legendario abrevadero Taurus.

IMG_IMG_Image13_4_1_E1CK_4_1_N8E88FVN_L410032019.JPG
Tal vez el mayor cambio en el Grove esté estimulado por los habitantes de Miami, cansados de combatir el tráfico y que desean tener cerca de su vivienda no solo el trabajo sino cafés, restaurantes y lugares de ocio a un cómodo paso de distancia. ArX Solutions.

En el borde del distrito comercial, David Martin, del Terra Group, con sede en Grove, está agregando oficinas en la parte superior del antiguo garaje Oak Avenue, que las autoridades de estacionamiento le vendieron por $ 16 millones. El edificio ampliado, con fachada en vidrio y renombrado como Mary Street, incorporará el restaurante de la planta baja y espacio comercial, y conservará dos inquilinos, un gimnasio y un centro de terapia física, dijo Martin.

El complejo en construcción Mary Street tiene vista a un pequeño parque esquinero que Martin construyó como parte de su proyecto de condominios Grove Park de tres torres, desarrollado en asociación con Related Group y diseñado por la firma del arquitecto superestrella Rem Koolhaas. Un nuevo restaurante de servicio integral atendido por Schwartz, el chef, se abrirá en el parque.

Los residentes se están mudando a las dos primeras torres de Grove Park, uniéndose a nuevos habitantes de condominios en otro proyecto cercano, Terra 90-unit. Las retorcidas torres gemelas de Grove en Grand Bay, diseñadas por el anterior discípulo de Koolhaas, Bjarke Ingels, se inauguraron a fines del 2016. Cuando se termine, Grove Park tendrá 263 condominios. Directamente detrás de CocoWalk, un condominio de 52 unidades y cinco pisos, Arbor, está en construcción.


Los comerciantes dicen que todavía la pluralidad de nuevos negocios provenientes de los condominios de lujo no es evidente, pero esperan que se materialice pronto.

La expansión de espacio de oficinas en Grove será fundamental para la supervivencia económica del centro urbano , dicen los urbanistas y los entusiasmados residentes, y la prueba está en Mayfair. Los cientos de nuevos empleados de oficina traídos por inquilinos como Sony BMG Music y el grupo de mercadotecnia Sapient a partir del 2014 han aportado nueva vida y ayudan a mantener activos a los restaurantes cercanos, especialmente durante el día.

En las noches y los fines de semana, nuevos restaurantes vuelven a convertir el centro de Grove en un lugar de recreo para los lugareños, y lo que los desarrolladores y empresarios esperan sea una sofisticada multitud de turistas que buscan una auténtica experiencia en Miami en el vecindario más antiguo de la ciudad.

Todo al alcance de la mano...o de los pies

Tal vez el mayor cambio en el Grove esté estimulado por los habitantes de Miami, cansados de combatir el tráfico y que desean tener cerca de su vivienda no solo el trabajo sino cafés, restaurantes y lugares de ocio a un cómodo paso de distancia.

Cada vez más, profesionales y familias jóvenes buscan ese estilo de vida hogareño en los exuberantes barrios residenciales de Grove y pueden permitirse los crecientes precios altos de las viviendas, dicen los desarrolladores.

“Esto atrae gente al Grove durante el día y la noche”, dijo Comras. “Las empresas no pueden ser sostenibles con solo unas pocas horas al día”.

También puede representar el futuro urbano de Miami: una serie conectada de barrios donde nadie tiene que ir demasiado lejos para trabajar o ir a la escuela, o para hacer ejercicios o comer afuera.

IMG_1-_CocoWalk-TS_1_.jp_4_1_C3E7F143_L410030080.JPG
Un edificio de cinco pisos estará en el extremo este de CocoWalk. Se espera que su construcción termine en el 2019. ArX Solutions. Miami

Entre ellas se incluyen el centro de Coral Gables, con Miracle Mile recientemente renovada y su extensa remodelación de infraestructura; Doral con su nuevo centro urbano de estilo de barrio; y el creciente Wynwood, donde los urbanistas están agregando rápidamente oficinas, condominios y apartamentos para complementar las tiendas y restaurantes que han llenado bloque tras bloque almacenes industriales renovados.

“La única forma de salvar al Grove, o a cualquier otra comunidad en Miami-Dade, es hacer grupos de viviendas donde no necesites irte, donde hay compras, escuelas, iglesias, parques”, dijo. Marcelo Fernandes, activista y constructor de viviendas de Grove que se desempeña como presidente del Consejo de Coconut Grove Village, un organismo electo que asesora a la ciudad. “Creo que las oficinas son buenas. El comercio minorista es bueno”.

Tal desarrollo fomenta caminar y las opciones peatonales, un elemento crítico en la reducción del uso del automóvil, enfatizan los planificadores y desarrolladores.

Pero Fernandes, haciendo eco a un amplio consenso entre los residentes de Grove desde hace mucho tiempo, también advierte que demasiado desarrollo en el centro de Coconut Grove podría borrar el encanto a pequeña escala que hace que el lugar sea tan atractivo en primera instancia. Fernandes dijo que la ciudad necesita estar atenta y cerrar las brechas de zonificación que permiten abusos ocasionales por parte de los urbanistas.

Debido a que la zonificación en gran parte del centro comercial permite edificios de hasta cinco pisos, dijo, los urbanistas podrían, en teoría, reemplazar gran parte de su planeamiento de una y dos plantas con construcciones más densas.

“Hay un número finito de edificios y personas que pueden ocupar el Grove. Si todo se construye según lo permitido, nos van a matar “, dijo. “Está llegando a ser demasiado. La mayoría de la gente está un poco sorprendida de que haya tanta densidad. La idea no es detenerla, sino evitar que nos aplaste”.

No todo es sonrisas

Sin embargo, no es solo el aumento de la altura y la densidad lo que desespera a algunos habitantes del Grove. También es el estilo arquitectónico elegantemente moderno que Arquitectónica ejemplifica y que los urbanistas del Grove han adoptado. Se trata de la sustitución de algunos edificios antiguos hechos con estuco, ladrillo y mampostería por acero y vidrio.

De lejos, la más controvertida es la reconstrucción planificada de la histórica Coconut Grove Playhouse del Condado de Miami-Dade en el centro histórico del pueblo. El plan del condado, que se someterá a una votación clave antes de la junta de planificación de la ciudad el 5 de septiembre, restauraría el frente del edificio en forma de ala del teatro, pero reemplazaría su auditorio con un teatro independiente más pequeño y minimalista diseñado por Arquitectonica.

“El Grove se está arruinando”, señaló Harry Gottlieb, residente desde hace mucho tiempo, quien dijo que la arquitectura contemporánea está bien, en otro lugar . A algunos de nosotros que llevamos aquí 30 años no nos gustan los cambios”.

El problema, señaló, es que solo un edificio en el centro del barrio, el Playhouse, con sus fuertes postigos, está protegido por la designación histórica de la ciudad. El centro comercial necesita más designaciones y mejores controles arquitectónicos para la nueva construcción, dijo Gottlieb.

“Coconut Grove es uno de los vecindarios más históricos de Miami, pero no hay nada designado, por lo que todo puede construirse”, dijo.

Sin mencionar que todo se ha vuelto más costoso, incluido el almuerzo, dijo. Los precios y el enfoque afluente-sofisticado en combinación con los cambios físicos, conspiran para alejar a muchos residentes de toda la vida, reconoció.

“Es difícil encontrar una hamburguesa y una cerveza por menos de $20 en el Grove”, dijo Gottlieb, quien recientemente se mudó al vecindario históricamente negro West Grove de South Grove en busca de un alquiler asequible. “El Grove me ha dejado atrás. Está enfocado hacia los millennials. Yo no pertenezco a esa generación. Así que no voy al Grove con tanta frecuencia, aunque quiero que tenga éxito”.

Por supuesto, los dueños de nuevas propiedades y negocios están atendiendo conscientemente a los adinerados. El área, incluida la contigua a Coral Gables, South Miami y Pinecrest, tiene los ingresos familiares más altos en Miami-Dade, señaló Comras.

Martin de Terra defiende la elección de la arquitectura contemporánea como un reflejo de la evolución, especialmente entre el grupo más joven que ahora ha hacho del Grove su hogar. Pero señaló que el Grove tiene una larga historia de arquitectura ecléctica, incluidos algunos diseños modernos y vanguardistas.

Los nuevos propietarios de Fort-Brescia y CocoWalk dicen que han sido conscientes de la escala que los rodea y han tratado de respetarla. Chris Weilminster, vicepresidente ejecutivo del principal propietario, Federal Realty, dice que para tener éxito en el Grove, el nuevo desarrollo debe encajar.

CocoWalk se opacó a pesar de su estruendoso éxito inicial, ya que los turistas emigraron a otros lugares, y el nuevo no prosperará sin el patrocinio local, dijeron él y Comras. Con ese fin, el enclave reconstruido tendrá un diseño y acceso significativamente más abierto y conectado a las calles circundantes.

IMG_07GROVE_CENTER_CPJ_3_1_T5E7DN0F_L410030386.JPG
Ahora está en construcción detrás de las tiendas un hotel sobre pilotes que llevará la marca Mr. C, en el 2994 McFarlane. CARL JUSTE CJUSTE@MIAMIHERALD.COM

Los problemas de tráfico y estacionamiento han empeorado, al menos temporalmente, debido a la ola de construcción y a la pérdida del garaje de Oak Avenue. La ciudad están construyendo un nuevo estacionamiento en el malecón y los trolebuses llegarán al centro desde allí, pero el nuevo estacionamiento planeado en Grove Playhouse está atascado en las etapas de planificación en medio de un acalorado debate sobre el destino del proyecto del teatro.

Un nuevo sistema de valet centralizado establecido por el Distrito de Mejoras Comerciales del Grove ayuda, pero el servicio se ve obstaculizado por la escasez de espacio en el estacionamiento, lo que causa largas esperas, dicen los propietarios de negocios.

Y más construcciones inevitablemente significan más autos, sin importar cuán amigable sea para los peatones.

Para mitigar el tráfico, la ciudad y el Business Improvement District, una agencia que usa un impuesto especial que se cobra a los propietarios, financió la compra de dos trolebuses por $400,000 para atender nuevas rutas en el Grove que conecten con la estación Grove Metrorail en South Dixie Highway y la línea de tranvía de Coral Gables. La agencia también ha llegado a un acuerdo para el servicio gratuito de carritos eléctricos de golf Freebee.

Muchos también se quejan de que los trayectos del centro del Grove siguen siendo lúgubres, especialmente las aceras de ladrillo angostas y en mal estado en Main Highway. El BID se enfoca en un proyecto para reemplazar las aceras y ha alocado unos $200,000 al año en reverdecimiento y mantenimiento del distrito comercial, dijo la nueva directora Nicole Singletary.

Sin embargo, quizás el mayor obstáculo para la revitalización del Grove sean las vitrinas vacías de las tiendas. En algunos casos, los inversores y los especuladores -algunos de ellos de fuera de Miami- inmovilizan propiedades mientras esperan que el valor suba antes de negociarlas, o exigen alquileres exorbitantes.

Y, en efecto, los valores suben bruscamente a medida que aumenta el interés de los urbanizadores en el centro del Grove. El grupo de inversionistas inmobiliarios de Peter Gardner, vendió la propiedad Grove Corner para que fuera ocupada por Blue Bottle por $23 millones el año pasado a la firma de inversión L3 Capital de Chicago después de haber pagado $10.3 millones en el 2013. No fue posible contactar a Gardner, quien viajó al extranjero la semana pasada.

Vitrinas vacías

La consecuencia es que algunas tiendas, particularmente en Commodore Plaza, han permanecido vacías durante años. Esto ha dejado a la encantadora calle, donde las aceras más anchas instaladas por la ciudad hace un par de años para impulsar su reapertura, en un estado peculiar: las cuatro esquinas de la calle son las más animadas en el centro del pueblo, con GreenStreet del propietario de restaurantes Sylvano Bignon y Lulu en un extremo, y en el otro, los relativamente recién llegados Maurizio Farinelli, Strada y Farinelli, y LoKal, hamburguesas y cerveza, y Atchana’s Homegrown Thai.

Tan exitoso ha sido Farinelli que acaba de abrir un tercer restaurante en Commodore Plaza, el restaurante francés La Rue. Él llegó en un punto bajo, pero dijo que sintió que los residentes de Grove estaban deseosos de mejor comida, servicio y ambiente, y que logró contratos ventajosos.

Pero el centro de Commodore Plaza sigue siendo un sector prohibitivo desde hace mucho tiempo y, con el cierre de la Academy of Arts and Minds, una escuela chárter, ahora hay un edificio de varios pisos vacío.

“Los especuladores están perjudicando a esta comunidad”, dijo Bignon. “No podemos permitir que los edificios permanezcan vacíos. Se trata de preocuparnos por ello. Ninguna comunidad progresará con edificios vacíos. Los edificios vacíos matan a las comunidades. Es un problema político y económico”.

Las perspectivas de un cambio en Commodore Plaza son inciertas. Federal Realty y sus socios compraron el antiguo Moe’s con planes de dividirlo en tres espacios para restaurantes, pero aún no se ha arrendado nada, dijo Comras. Mientras tanto, un urbanista anunció planes para un hotel boutique en el pequeño estacionamiento al lado de Green Street, aunque Bignon dijo que había escuchado que el trato podría haberse cancelado.

El problema, dijo Martin de Terra, es cómo entrelazar empresas que funcionan bien juntas en un todo integral, fomentando nuevos negocios y construcción para llenar los vacíos existentes, como los estacionamientos y las vitrinas vacías que acallan la vida callejera, desalientan el tráfico peatonal y perjudican a las empresas

“Creo que hay muchas oportunidades”, dijo Martin. “El debate es, ¿cómo armamos todo el conjunto? La idea es que necesitamos que todo el Grove tenga éxito

La clave, dijo el dueño de restaurantes Farinelli, será un equilibrio para conservar el encanto y el ambiente histórico del barrio. No hay Grove sin eso, dijo.

“Algunos de los residentes no quieren que cambie nada en Coconut Grove. Desafortunadamente, la vida cambia“, dijo Farinelli. “Este lugar va por un buen camino. Pero no quieres cantidades masivas de construcción. Si prestan atención a un urbanismo adecuado, solo puede mejorar”.

“Lo ideal sería conservar la esencia de Cococnut Grove, ese encanto de pueblo pequeño”.

Hay muchos planes para Wynwood. ¡Enterate que vendrá!

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios