Comunidades

Paseo bajo las líneas del Metrorail podría cambiar la cara de Miami

Así lucirá el parque Underline de Miami

Este es el esperado parque Underline de Miami, que se extenderá desde el centro de la ciudad hasta Dadeland. Tendrá una extensión de 10 millas y costará 120 millones de dólares.
Up Next
Este es el esperado parque Underline de Miami, que se extenderá desde el centro de la ciudad hasta Dadeland. Tendrá una extensión de 10 millas y costará 120 millones de dólares.

Al prominente abogado Parker Thompson, el padre de Meg Daly, fallecido el año pasado, le llevó 20 años materializar su ambición de lograr un centro de bellas artes en Miami.

Pero ahora es posible que a Daly y a su grupo de voluntarios, soñadores y emprendedores no les tome tanto tiempo concretar lo que imaginaron: un paseo de 10 millas que incluya un parque y carril para bicicletas y que tiene por objetivo regenerar una franja de Miami de la misma forma que el paso elevado en Manhattan hizo en la zona sur de esa zona.

IMG_thomson01_pacplayers_7_1_2DCPJQGQ_L353454972.JPG
El abogado Parker Thomson, quien murió el año pasado a los 85 años, frente a la plaza que lleva su nombre frente al Arsht Center for the Performing Arts. Carl Juste Miami Herald Staff

Pero va a tener que echarle mano a las reservas de la familia Thomson para lograrlo.

El jueves un contratista debe comenzar las obras de la primera fase del anticipado paseo, que cuando se complete se extenderá desde el downtown de Miami hasta Dadeland debajo la línea del Metrorail. Este tramo inicial, que el próspero distrito de Brickell, solamente tendrá nueve cuadras y media milla de largo.

Pero llevarlo de la idea a la realidad en cinco años es un tiempo récord para un proyecto cívico en Miami. Al menos dos tramos más, uno en la sección de The Roads y otro en Coral Gables, serán los siguientes. Y no importa lo que demore, dijo Daly, está decidida a concluirla dentro del mismo espíritu que su padre le enseñó.

Thomson, quien murió el año pasado a los 85 años, no sólo ayudó a abrir las puertas del Arsht Center for the Performing Arts, si no que también apoyó a Daly cuando a se le ocurrió la idea del Underline, que al principio pensó no llegaría a ninguna parte.

“Yo tuve lo que llamé una idea alocada. Mi padre fue la segunda persona a la que le conté después de a mi marido”, recuerda Daly, ejecutiva de mercadotecnia y quien nunca había enfrentado nada parecido. “Él siempre una de las personas con quien podía discutir mis ideas. Y él me dijo ‘Yo no creo que es una idea alocada. Creo que es una tremenda idea”.

Enseguida Thompson comenzó a presentar la idea a personas que la podían ayudar. También la ayudó a recaudar dinero y le hizo sugerencias para hacer realidad su visión. Poco antes de morir, Thompson fue con Daly a Tallahassee y al Ayuntamiento para cabildear y conseguir dinero.

“Él le dio credibilidad al proyecto”, dijo Daly.

daly2 underline lnew cmg.jpg
Meg Daly, fundadora de Friends of the Underline, bajo uno de los pasos elevados del Metrorail frente a la estación de la Universidad de Miami. C.M. GUERRERO Miami Herald Staff

Thompson fue quien insistió ante Daly de la importancia de comenzar la construcción antes que acabara el 2018. Eso haría realidad un proyecto tanto de cara a los que la apoyaban como a los escépticos. El inició será precisamente 383 días después de su muerte.

“Siento como si todavía estuviera ayudándonos”, dijo entre lágrimas. “Es muy emotivo. No hay nada mejor que tus padres crean en ti y en lo que haces”.

Los que Daly está haciendo —en colaboración con el Condado Miami-Dade y la agencia de transporte público, que están ayudando con todo el proyecto— es una labor titánica.

El plan maestro, que fue diseñado por el mismo grupo que hizo el High Line de Nueva York, James Corner Field Operations para el grupo sin fines de lucro que ella dirige, Friends of the Underline, propone 10 millas continuas de paseos paralelos para los que van a pie y en bicicleta. Los jardines, que estarán llenos de plantas nativas, se conectarán con una serie de parques, jardines, áreas de juego y otros lugares de reunión y que irán desde áreas urbanas hasta suburbanas.

La construcción del proyecto tendrá un costo de $120 millones. Daly ya ha asegurado cerca de $90 millones en acuerdos con Miami, Coral Gables, Miami-Dade y el estado de la Florida, que incluye fondos de cuotas de impacto de carreteras y parques pagados por los urbanizadores, así como fondos federales destinados a construcción de paseos.

Es una idea radical en Miami: Un espacio seguro y urbano donde las personas puedan caminar, montar bicicleta, entretenerse y reunirse, y que a la vez está directamente vinculado al transporte público. El paseo no sólo conectará vecindarios y mejorará la calidad de vida para las 125,000 personas que viven a 10 minutos a pie del paseo, sino que también promoverá el uso del Metrorail y el uso de las bicicletas, haciéndolo no sólo conveniente sino también atractivo, dicen Daly y los defensores del Underline.

Potencialmente también puede atraer turistas porque ofrece una forma distinta de ver Miami y a la vez impulsar el crecimiento económico. Los urbanizadores y los dueños de propiedades comerciales que están cercanos al paseo ya están explorando las posibilidades de abrir cafés, mercados, restaurantes y otros negocios para satisfacer las necesidades de los usuarios del Underline.

Pero concretar todo eso supone varios retos de diseño e ingeniería. Pero ninguno es mayor que asegurarse de que los coches no atropellen a los usuarios en las diferentes intersecciones, que incluyen unas de las más concurridas y peligrosas de la ciudad. Los ingenieros de Miami-Dade y del Departamento de Transporte de la Florida están analizando todas las intersecciones. A todas habrá que hacerles algún cambio. Daly y la gerente, planificadora y arquitecta del proyecto, Irene Hegedus, dijeron que esto implica: mover señales, realineación de la vía y en algunos casos eliminar los giros a la derecha con luz roja.

Ya se realiza un estudio sobre la realineación de la ruta determinar con precisión dónde deben ser los cruces, de manera que exista la mayor seguridad, dijo Daly. El proyecto tendrá que eliminar el M-Path existente ya que serpentea entre los pilares de apoyo y muchas veces bloquea la vista de los que vienen de frente. Algunos giros bruscos que existen actualmente hacen difícil el paso de los ciclistas.

No hay un sistema eléctrico tampoco a ese nivel debajo de la vía del tren, de manera que habrá que instalarlo a todo lo largo del paseo para poder tener luz de noche. Como el paseo fue anteriormente la vía del tren, hay terrenos contaminados que deben limpiarse. Se sacará la tierra a un pie de profundidad para cubrir la superficie con un material textil que contenga cualquier contaminación, y luego se cubrirá de nuevo con tierra nueva.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, dijo que el esfuerzo y el gasto van a valer la pena.

“Me demoré unos cinco minutos en visualizar el proyecto”, dijo. “Se está creando un parque lineal en el corazón de la ciudad que beneficiará a muchas generaciones. Y si se va a hacer, hay que hacerlo bien”.

A Daly se le ocurrió una buena idea en el momento perfecto, dijo Alberto Ibargüen, presidente de la Fundación Knight, que financió el plan del Underline.

Otras ciudades han realizado proyectos de gran impacto para transformar espacios urbanos abandonados, como líneas ferroviarias en parques o paseos. El más conocido es el High Line, que transformó las vías en desuso de un tren elevado en un parque lineal. Ha resultado ser un gran atractivo para el turismo y ha propiciado obras por miles de millones de dólares a lo largo de la ruta. Atlanta también está creando un Beltline de 22 millas y algunas áreas ya han abierto.

Ambos proyectos, al igual que el Underline, fueron impulsados por activistas y apoyados con entusiasmo por el gobierno, las empresas y los ciudadanos. Que lo mismo esté ocurriendo en Miami, dijo Ibargüen, representa un paso al frente por parte de la ciudad y la reclamación de espacios públicos. La explosión de edificios de apartamentos y la cantidad de personas que los habitan en Brickell, por ejemplo, requiere cosas como parques que el proyecto de Underline puede ofrecer, dijo Ibargüen.

Daly recuerda que toda esta idea vino de un accidente. Se había roto los dos brazos en un accidente de bicicleta y no podía conducir ni hacer muchas otras cosas, de manera que usaba el Metrorail para ir a la terapia física. Un día, caminando hacia el tren bajo las vías, se dio cuenta por primera vez de todo el espacio que había debajo.

MPath.jpg
Parte del paseo bajo los rieles del Metrorail tal como se ven hoy en día. Friends of the Underline

Había un camino de cemento pero estaba desgastado y se usaba poco. ¿Qué pasaría si alguien transforma este espacio en un sendero rodeado de vegetación para caminar y montar bicicleta? Daly imaginó a personas corriendo, haciendo ejercicio, a ciclistas, a familias y usuarios del tren disfrutando del paseo, que comienza en Dadeland, atraviesa South Miami y Coral Gables, y pasa por Coconut Grove, Silver Bluff, The Roads y Brickell.

Daly consiguió el apoyo de Maria Nardi, entonces directora adjunta de Parques de Miami-Dade y ahora la jefa del departamento, y al final también el de Giménez y la agencia de transporte público, propietaria y operadora del Metrorail y el terreno debajo de las vías.

La organización Friends of the Underline tiene un acuerdo formal con el condado para guiar el desarrollo del proyecto, que construirá en etapas por diseñadores y contratistas que trabajan para Miami-Dade y tendrán que participar en licitaciones. El grupo también ha contratado a la firma Kimley-Horn para que crear un diseño básico y uniforme, y determine el costo de cada tramo.

El paseo tiene una ventaja: el camino en cemento que ya existe a lo largo de todo el trayecto, de manera que las personas podrán disfrutar del paseo incluso antes que todo esté terminado.

“En cuanto el primer tramo esté terminado se va a poder disfrutar”, dijo el urbanizador Brent Reynolds, miembro de la junta de directores de Friends of the Underline.

Lea más sobre las comunidades de Miami en AccesoMiami.com

El primer tramo, Brickell Backyard, es el más complejo y, a un costo de $14.2 millones, el más caro del Underline, dijo Daly. Pero dada la cantidad de personas que vive en la zona y el hecho de que es una población joven, es probable que sea el lugar que primero comience a usarse. Los fondos incluyen $5.4 millones en dinero del condado, $4.8 millones de Miami y casi $4 millones del estado.

underline basketball.jpg
Una representación de una cancha de baloncesto que será uno de los elementos del proyecto multiuso del Underline a su paso por Brickell. James Corner Field Operations Friends of the Underline

El tramo comienza en el río Miami y se extiende siete cuadras hacia el sur hasta el Simpson Park. El plan para este tramo nueve acres, diseñado James Corner, debe terminarse en 18 meses. Consiste de varios espacios al aire libre que cuenten con algunas de las características que los vecinos de Brickell pidieron en varias reuniones públicas, a saber:

* Un parque verde a la orilla del río que permita animales.

* Un gimnasio que cuente con una cancha que pueda usarse para jugar baloncesto, voleibol, o minifúbtol, áreas para hacer ejercicios y una pista para correr.

* Un paseo de tres cuadras que en algún lugar cuente con un escenario para presentaciones con cabida para 300 personas o 85 alfombras para yoga; mesas para jugar ajedrez, dominó o damas y una mesa de 50 pies de largo para actividades comunitarias.

* Un espacio abierto con cuatro jardines con un entorno propicio para mariposas creado alrededor de las rocas que se levantan en el terreno al otro lado de la calle de la escuela primaria Southside.

La segunda fase, que debe salir a licitación en noviembre, irá desde Coral Way hasta la SW 19 Ave. A lo largo de South Dixie Highway, dijo Daly.

Luego el proyecto salta a Coral Gables, donde la ciudad está planeando un tramo entre Douglas y LeJeune. Este incluye la revitalización de un pequeño parque que está contiguo a las vías del tren y que podría ser un lugar para los camiones que venden comida, explicó Daly.

El segmento de Coral Gables incluye un cuarto de milla que construirá Reynolds y su firma NP International. El miembro de la junta de Friends of the Underline es también el urbanizador de proyecto de uso mixto de Gables Station que se construye a lo largo de Ponce de Leon Boulevard. Bajo el acuerdo, Reynolds contribuirá $3 millones para construir y revitalizar el paisaje de ese tramo del paseo, que actualmente diseña Kimley-Horn, la firma que está trabajando en el modelo para todo el proyecto del Underline.

Adyacente al paseo, Reynolds incluirá un parque para perros, el primero de la ciudad y al que el municipio contribuirá $300,000.

Sus arquitectos diseñaron el edificio de la estación del Gables frente al Underline, explicó Reynolds. Un enorme jardín colindará con el paseo y la planta baja tendrá espacios para “activos”. Su concepto es que vecinos usen el Underline y usen los comercios, exactamente el tipo de relación simbiótica que Daly imaginó. También supone otro atractivo más para futuros residentes y comercios potenciales, dijo Reynolds.

“Nuestra idea es que las personas entren y salgan del espacio del Underline”, dijo. “Es definitivamente parte de nuestra historia. Está muy a tono con las tendencias modernas de salud, bienestar y medios alternativos de transportación y conexión”.

Reynolds tiene planificado comenzar la construcción de su sección del Underline a finales del 2019 y debería estar terminada cuando abra la estación de Gables a finales del verano del 2020, dijo.

Mientras tanto, Daly lleva trabajando como voluntaria desde hace cinco años. Los Friends of the Underline, que no reciben ningún tipo de dinero público directamente y subsisten gracias a donaciones privadas, sólo cuenta con una persona a sueldo y depende de abogados y partidarios para realizar la mayoría de su trabajo. Pero para ella es mucho más que un trabajo, es su vida, explica Daly, quien tiene dos hijas mayores.

“Hago esto a tiempo completo”, afirmó. “Es en lo único que pienso”.

A medida que se acerca el día de la inauguración, Daly sólo quisiera que su padre estuviera allí con ella para cortar la cinta.

“Es como si hubiera muerto ayer. Creo que fue una enorme pérdida para nuestra comunidad”, afirmó. “Parker Thompson no puede ser reemplazado con una persona”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios