Comunidades

Rastreadores y control remoto: la guerra de Miami Beach contra las motonetas alquiladas

David Buzaglo (frente, izq), dueño de Beach Scooter Rentals en Miami Beach, con (atrás de izq. a der) Jason Chute, Anthony V. Melvin and Gil Nahmani.
David Buzaglo (frente, izq), dueño de Beach Scooter Rentals en Miami Beach, con (atrás de izq. a der) Jason Chute, Anthony V. Melvin and Gil Nahmani. rkoltun@miamiherald.com

Después de las alborotadas vacaciones de primavera del 2018, Miami Beach prohibió las motonetas de alquiler durante marzo, cuando decenas de miles de jóvenes llegan a la isla.

En marzo del 2018 la Policía de Miami Beach multó a 450 conductores de motonetas de alquiler, más del doble de las multas en los dos primeros meses del año combinados. Citando preocupaciones de seguridad pública, la Comisión Municipal aprobó en mayo pasado prohibir el alquiler de motonetas durante uno de los meses de más actividad turística.

Pero algunos comisionados estudian ahora la posibilidad de derogar la prohibición y han propuesto nuevas reglas que exigen a las tiendas de alquiler de motonetas equipar las motonetas y bicicletas motorizadas con rastreadores GPS y establecer un número telefónico que funcione las 24 horas para que la policía y agentes de cumplimiento del código reporten a los conductores de motonetas que no se comportan debidamente. Las tiendas de alquiler de motonetas tendrían que mostrar su número telefónico en los vehículos, que ya tienen que mostrar el nombre de la tienda y un número de identificación.

Cuando se reporte una motoneta al número telefónico, la tienda de alquiler la desactivaría remotamente, dijo Juan-Carlos Planas, abogado de KYMP, quien representa a un comité político formado por seis negocios de alquiler de motonetas.

“En cualquier momento que estas personas apaguen la motoneta, se acabó”, dijo Planas. “No podrán volverla a encender, y entonces la compañía va y la recoge”.

Las nuevas reglas, que la Comisión de Miami Beach analizará en una reunión el 16 de enero, son un acuerdo mutuo propuesto por las compañías de motonetas que integran el comité político Miami Beach Fair for All. Las compañías alegan que la prohibición sería un fuerte golpe durante las vacaciones de primavera y que no se les debe penalizar porque algunos clientes no respetan las leyes del tránsito.

David Buzaglo, propietario de Beach Scooter Rental en Sunset Harbour, dijo que piensa que instalar rastreadores por GPS es una mejor solución que prohibir las motonetas, aunque es algo caro. Buzaglo calcula que costaría $10,000 equipar sus motonetas con los rastreadores y tecnología para apagarlas remotamente.

“Si una compañía tiene el dinero, pueden cumplir eso”, dijo. “Tenemos que instalar el GPS. Tenemos que controlar este negocio”.

Sp_SGH05 Scooter News rk
(De izq. a der.) Gil Nahmani, Jason Chute, Anthony V. Melvin y Michael Belica montan motonetas en Miami Beach el 4 de mayo del 2018. Roberto Koltun rkoltun@miamiherald.com

Nicolas Novielli, propietario de VIP Miami Rentals en South Beach, dijo que ya estaba planeando instalar los dispositivos GPS en sus motonetas para seguirles la pista. Novielli no es parte del comité político pero dijo que el acuerdo parece ser positivo para todos.

“En dependencia de cuántas motonetas se tenga, puede ser muy caro, pero es mejor para todos”, dijo.

La comisionada John Elizabeth Alemán, quien patrocinó la prohibición de motonetas de alquiler, también copatrocina las nuevas reglas que derogarían la prohibición. Dijo que estaba dispuesta a considerar el acuerdo, pero prometió presentar una nueva prohibición si las nuevas medidas no lograr controla el problema.

Según las nuevas reglas, los visitantes tendrían que leer la lista de restricciones antes de alquilar una motoneta. Las tiendas de alquiler tendrían que advertir a los clientes que pueden perder el depósito y que les desactivarían la motoneta si infringen la ley, dijo Planas. Las compañías de alquiler también tendrían empleados monitoreando la situación en las vías principales los días de fin de semana de más actividad para poder reportar las motonetas que van infringiendo las reglas, agregó.

La propuesta de derogar la prohibición será difícil de aceptar para muchos comisionados. Las nuevas reglas se aprobaron en una votación inicial el 12 de diciembre, pero varios comisionados dijeron que planeaban estudiar a fondo la propuesta antes de decidirse. El alcalde, Dan Gelber, votó contra derogar la prohibición, diciendo que favorecía mantener la medida y además obligar a la implementación del número telefónico y los rastreadores GPS.

Algunos vecinos y funcionarios municipales alegan que las motonetas contribuyen a los problemas de control de multitudes y la sensación de desorden que a veces se crea en South Beach durante los principales feriados. La prohibición de las motonetas es una de varias medidas que la ciudad ha tomado para hacer frente a problemas de calidad de vida, como las quejas por ruidos y ebriedad en público en áreas frecuentadas por los turistas.

Pero el comisionado Ricky Arriola, quien votó contra la prohibición en mayo pasado y copatrocinó las nuevas reglas, dijo que piensa que las prohibiciones deben “ser algo de último recurso, no el primer recurso”.

Miami Beach no es la única ciudad que ha batallado para controlar las motonetas de alquiler. Panama City Beach, en Florida, aprobó en el 2017 ordenanzas que prohíben los negocios de alquiler de motonetas a partir del 2020 y restringen las horas de alquiler hasta entonces. Cayo Hueso también ha limitado el número de motonetas de alquiler.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios