Cuidado Médico

Células madre para todos

Este era, y sigue siendo, mi sueño desde hace más de 16 años. Fue entonces cuando inicié lo que he llamado en mi libro, que se publicará en breve, Células madre, el camino menos transitado. Es decir, que las células madre y los biológicos estén al alcance de todos, que cada una de las personas tenga acceso a estos maravillosos tratamientos.

Existe una diferencia sustancial entre las medicinas y las células madre. Las primeras son elaboradas en el laboratorio siguiendo un patrón; las células madre y por extensión los productos biológicos como el PRP (Plasma Rico en Plaquetas) producen unas sustancias especiales llamadas factores de crecimiento. Estos son elaborados naturalmente por nuestro organismo; las medicinas o sus estructuras bioquímicas, NO son elaboradas por nuestro organismo.

¿Pero por qué son tan importantes estos factores de crecimiento?

Estos factores son los encargados de estimular a las células que están muriendo para que crezcan de nuevo, ya sea en el cartílago, tendón, ligamento, músculo e incluso nervio. (Léase mi artículo de la semana pasada sobre regeneración neural, o del nervio, con los factores de crecimiento.) Básicamente, es el procedimiento que utiliza el organismo para crear tejidos, crecer y reparar durante nuestros primeros treinta años de vida. Lamentablemente, como mortales, el proceso de envejecimiento comienza cuando disminuye la producción, por nuestras propias células, de estos factores de crecimiento y la incapacidad de estas de mantener un balance entre desgaste y reparación.

Como puede verse, las medicinas farmacológicas no tienen nada que ver con esta forma de reparación. Estas solo actúan mejorando la percepción del dolor en nuestro cerebro, como en el caso de los opioides; o relajando un músculo contraído, como en el caso de los relajantes musculares. Sin embargo, no trabajan en la reparación o regeneración de las células y/o los tejidos.

Espero haber sido claro en la diferencia entre la farmacéutica y la medicina celular.

Desafortunadamente esto, que parece a todas luces claro, es casi imposible hacérselo entender a los líderes de la poderosísima industria farmacéutica, las aseguradoras, las clínicas, las organizaciones de salud y hasta a nuestras universidades. Tendemos a quedarnos en nuestra zona de confort; o sea seguir pensando, o mejor dicho dejar que otros piensen por nosotros, que no es necesario el cambio.

Con más de 8,000 pacientes y observando día a día la respuesta de nuestros pacientes a las células madre y los biológicos, no puedo dejar de pensar que es un derecho del ser humano tener acceso a la mejor alternativa y no a una alternativa mediocre.

Para ello he creado como alternativa el CellCard, una membresía que les permite a todos, sin excepciones, tener acceso a estos tratamientos, al menos uno de ellos gratis en el período de un año. Más de 150 pacientes en el transcurso del pasado mes han tenido la oportunidad de tener acceso a esos factores de crecimiento con esta alternativa. La respuesta ha sido abrumadora en el sentido de la mejoría comparado con medicinas y otros tratamientos, y no se ha reportado ni un solo efecto colateral. Para ello, usted solo tiene que hacerse miembro de este selecto Club o tarjeta; no necesita cambiar de médico ni de seguro ni de clínica.

Muy pocos eligen retar lo establecido. Sin embargo, he optado por seguir lo que llamo “el camino menos transitado” y demostrar que los factores de crecimiento son más poderosos que las medicinas y ahora usted tiene esa oportunidad al alcance de sus manos.

El Dr. Ramón Castellanos es un experto graduado en Cornell University en dos especialidades; es pionero en la utilización de células madre en la ortopedia, columna vertebral y estética. Usted puede ser evaluado en el Instituto USA Stemcell. Para ello, llame al 305-250-2355 o escriba directamente a stemdoc305@gmail.com. Siga a USAStemcell.com en las redes sociales de FB, Instagram y YouTube.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios