Cuidado Médico

Estudio identifica posible vínculo entre la mala calidad del sueño y el Alzheimer entre los hispanos

Los hispanos que tienen problemas para dormir pudieran correr un mayor riesgo de padecer de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, según un nuevo estudio.

El estudio encontró un posible vínculo entre el insomnio, dormir mucho (más de 9 horas) y una declinación en el funcionamiento neurocognitivo, que puede preceder el Alzheimer y otros tipos de demencia, afirmó el Dr. Alberto R. Ramos, autor principal del estudio y profesor adjunto de Neurología en la Facultad Miller de Medicina de la Universidad de Miami.

“Estas conclusiones son particularmente importantes porque los hispanos tienen un riesgo significativamente mayor de padecer de Alzheimer en comparación con los blancos no hispanos”, dijo Ramos.

El Alzheimer, uno de los tipos más comunes de demencia, es una de las 10 principales causas de muerte en Estados Unidos y la quinta causa más común entre las personas de 65 años y mayores en Estados Unidos, según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC).

Más de 5 millones de personas padecían de Alzheimer u otro tipo de demencia en 2014, y el CDC espera que la cifra se duplique para 2060. Se proyecta que los hispanos, que son el segundo grupo étnico de más rápido crecimiento en el país, tengan el mayor aumento de incidencia de Alzheimer u otros tipos de demencia, según un estudio del CDC de 2018.

Aunque los blancos no hispanos tienen la mayor cantidad de casos de Alzheimer en el país, el CDC indica que los afroamericanos y los hispanos tienen el mayor riesgo de que les diagnostiquen Alzheimer y otros tipos de demencia. El CDC estima que para 2060 habrá 3.2 millones de hispanos y 2.2. millones de afroamericanos afectados por la enfermedad.

CDC aging.jpg
Centers for Disease Control and Prevention

Ramos espera que el estudio en que él y su equipo trabaja abra la puerta a nuevos descubrimientos y quizás una solución a la prevención de la demencia.

Durante el estudio, investigadores en todo el país estudiaron diferentes tipos de afectaciones del sueño, como la apnea —que se ha vinculado a la afectación cognitiva— entre 16,000 hispanos en cuatro centros urbanos en Chicago, Miami, San Diego y el Bronx, en Nueva York.

Los participantes fueron seleccionados a partir del estudio Hispanic Community Health/Study of Latinos, que los investigadores consideran el estudio más integral de los adultos hispanos en Estados Unidos. Los mayores grupos fueron centroamericanos, cubanos, dominicanos, mexicanos, puertorriqueños y sudamericanos. El 55% era mujeres.


Un total de 5, 247 personas de entre 45 y 75 años fueron seleccionados posteriormente para representar un “vistazo a los hispanos en Estados Unidos” en el estudio, dijo Ramos.

“Ningún estudio anterior ha usado información de una muestra representativa de los hispanos en Estados Unidos para este tipo de afectaciones del sueño”, dijo.

Sleep Miami graphic (1).jpg
Los mayores grupos que participaron en el estudio fueron centroamericanos, cubanos, dominicanos, mexicanos, puertorriqueños y sudamericanos. El 55% era mujeres. Michelle Marchante mmarchante@miamiherald.com

Durante el estudio, los participantes se sometieron a una prueba neurocognitiva, que mide el estatus mental, la memoria de sucesos autobiográficos, la fluidez del habla y la velocidad de procesamiento. Los participantes fueron examinados siete años después.

“Observamos que períodos prolongados de problemas del sueño e insomnio crónico llevaron a una declinación en la memoria, en las funciones ejecutivas y velocidad de procesamiento”, dijo Ramos. “Esto puede preceder al desarrollo de afectaciones cognitivas ligas y al mal de Alzheimer”.

El insomnio afectó más la memoria, mientras que los períodos anormales de sueño afectaron las funciones ejecutivas y la velocidad de procesamiento, que es cómo la mente organiza y entiende la información, explicó.

Aunque los que durmieron menos de seis horas no observaron una declinación en el aprendizaje y la memoria episódicos, Ramos dijo que son más vulnerables a otros problemas de salud, como hipertensión y obesidad.

Ramos dijo que todavía es demasiado temprano para una conclusión definitiva en esta fase del estudio, sobre a quién le diagnosticarán síntomas de Alzheimer u otros tipos de demencia. Pero dijo que las conclusiones preliminares son un buen indicador de la vulnerabilidad.

Alberto_Ramos_fitted.jpeg
El Dr. Alberto R. Ramos, profesor adjunto de Neurología de la Facultad Miller de Medicina de la Universidad de Miami. University of Miami

El neurólogo dijo que el estudio será una base para crear más conciencia entre los médicos de que las afectaciones del sueño pueden estar vinculadas con una declinación neurocognitiva, particularmente entre los pacientes hispanos.

“Quizás también podamos identificar a pacientes en peligro que puedan beneficiarse de una intervención temprana para prevenir o reducir el riesgo de padecer de demencia”, dijo.

Ramos también espera que el estudio ayude a un “cambio de cultura” y recuerde a las personas que además de la dieta adecuada y el ejercicio, el sueño es importante para la salud. Para los adultos, esa cantidad debe ser entre 7 y 9 horas diarias, dijo.

El estudio, titulado “El sueño y la declinación neurocognitiva en la comunidad hispana” se publicó el miércoles en Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios