Negocios

Empresarias de Miami rentan trajes de diseñador al alcance de su bolsillo

La boutique Lakzya se especializa en la renta de trajes de fiesta y cóctel hechos por diseñadores famosos como Chanel, Gucci, Alexander McQueen, Carolina Herrera.
La boutique Lakzya se especializa en la renta de trajes de fiesta y cóctel hechos por diseñadores famosos como Chanel, Gucci, Alexander McQueen, Carolina Herrera. Lakzya

Natalie Eilemberg tiene una de esas ideas que parecen de un mundo utópico: que todo el mundo pueda vestirse de Chanel, Gucci, Alexander McQueen, Carolina Herrera o Givenchy.

A la empresaria, nacida en Bogotá de familia judía, no le impresionan las marcas, pero sí disfruta vestir bien.

Para los que siguen y disfrutan la moda, ponerse un traje de diseñador es como ir y volver al paraíso sin escala. Solo que ese “viaje” pueda restarle unos cuantos miles a la cuenta de banco de cualquiera.


Pero para qué comprar un vestido de gala o de cóctel hecho por un diseñador, cuando se pueden rentar.

Eilemberg se unió con sus amigas Anna Shirazi y Valerie Schwarzkopf y creó una boutique que es ideal en Miami, una ciudad donde siempre hay una fiesta o evento caritativo en el calendario.

Más noticias sobre negocios y emprendimiento en Miami en AccesoMiami.com

En un pasillo interior de uno de esos strip malls de Bay Harbour Islands –suficientemente cerca del elegante Bal Harbour para que le quede en el camino si tuviera que comprar allí algún objeto de lujo, pero a la vez lo bastante escondida como para entrar y salir sin ser vista– está Lakzya.

El nombre de la boutique es una versión libre del de la diosa de la prosperidad en la tradición hindú, Lakshmi, retocada con la letra favorita de Eilemberg, la zeta.

vestidosannaynatalie
Anna Shirazi y Natalie Eilemberg, cofundadoras de la boutique Lakzya, que renta ropa de diseñador, en Bay Harbour Islands. Sarah Moreno el Nuevo Herald

Pero en Lakzya lo único difícil es el nombre. Una vez en la tienda, todo lo demás es agradable. La atmósfera es íntima y amistosa, le brindan un café o un té, y mientras, puede comenzar a buscar el traje que va a rentar.

“Yo no quería que se viera desde la calle. Por eso escogimos un lugar así a propósito”, cuenta Eilemberg, maestra graduada de la Universidad de Miami, a quien el sombrero de emprendedora le sienta muy bien.


El inventario de vestidos para rentar que tiene la boutique proviene del clóset de las propietarias o del de sus amigas y familiares.

Hay vestidos de Rick Owens, Fendi, Valentino, Escada, Celine, Chloe, Oscar de La Renta, Lanvin y Chanel. También accesorios como bolsos y carteras de noche para llevar con los vestidos, y un cuartico lleno de la ropa que menos sentido tiene comprar pero que, llegado el momento, es muy necesaria, como las chaquetas de esquiar.

Una de esas chaquetas, de la casa Fendi, es de la abuela de Eilemberg. También hay vestidos de Shirazi, que cuando vivía en Europa asistía a muchas fiestas por los compromisos de negocios de su esposo.

vestidos1
Un traje de noche de la firma Marchesa, de las diseñadoras Georgina Chapman y Karen Craig, se puede rentar en Lakzya. Douglas Voisin

Schwarzkopf, nacida en Ecuador y dedicada al diseño de interiores, aporta su experiencia en la parte publicitaria y de internet.

“Hoy todo el mundo sale en fotos en los medios sociales, y nadie quiere verse con la misma ropa en todas”, dice Eilemberg.


Los vestidos de Lakzya evitan esa pesadilla. Se pueden rentar desde los $75 hasta los $600 por cuatro días, y si es necesario, el tiempo se puede extender. Y lo mejor es que no discriminan con las tallas: tienen desde la 0 a la 18.

Las rentas se pueden hacer en el sitio de internet lakzya.com, y la ropa se entrega en persona por un estilista o se envía a la casa. También se reciben a las clientas mediante una cita en la tienda situada en 1048 Kane Concourse, Bay Harbour Islands.

Si tiene vestidos de diseñador y no quiere verlos muertos de risa en el clóset, estas empresarias también ofrecen una alternativa: se encargan de rentarlos y entregan un porcentaje de la comisión a la clienta.

Siga a Sarah Moreno en Twitter: @SarahMorenoENH.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios