Negocios

Aquí lo que importaba era el cash, pero ahora es esto…y muchos sienten el golpe en Miami

Archivo.
Archivo.

Julio Valdez ha estacionado autos por más de una década en una importante cadena de hoteles en South Beach. Pero en los últimos años, una parte crucial de sus ingresos ha cambiado: menos conductores le están dando propinas.

“Antes, si trabajabas como valet en un estacionamiento, recibías buenas propinas. Realmente no importaba que las compañías pagaran poco”, dijo.

El culpable: el dinero en efectivo… y la falta de él. Parece que cada vez menos clientes llevan efectivo en sus billeteras, dijo.

Como destino turístico, el sur de la Florida tiene un ejército de porteros, meseros, ayudantes de estacionamiento, empleados domésticos en hoteles, guías turísticos y conductores. Al igual que Valdez, dependen de las propinas en efectivo para llegar a fin de mes.

Pero para esos trabajadores, salir adelante es cada vez más difícil a medida que más personas dejan de usar efectivo y, en su lugar, emplean las tarjetas y las aplicaciones de los teléfonos móviles.

Valdez dijo que su actual empleador no le ha aumentado el sueldo, a pesar de que él y sus compañeros de trabajo ya no pueden contar con las propinas para aumentar un salario de alrededor de $9 la hora. (El empleador se negó a hacer comentarios).

Negocios, asuntos legales, cuidado médico o diversión, todo lo que necesitas saber lo encuentras en AccesoMiami.com

Al igual que muchos ayudantes de estacionamientos, dijo, ahora necesita dos trabajos para que le alcance el dinero. Su segundo trabajo de valet es en Fort Lauderdale.

“A veces salgo de aquí a las 3 p.m. y tengo que estar en Fort Lauderdale a las 4 para trabajar hasta las 11 de la noche “, dijo.

Gerdine Verssagne, empleada doméstica del hotel Fontainebleau, dice que antes recibía unos cientos de dólares al año en propinas, una cantidad significativa para alguien que gana alrededor de $14 por hora. Ahora, la gerencia del hotel ya no coloca sobres para propinas en las habitaciones, por lo que tiene que esperar que los huéspedes sean lo suficientemente concienzudos como para dejar una propina en el recibo antes de irse.

Es como jugar a los dados. A menudo “no te dan nada”, dijo.

Según la Reserva Federal, solo se imprimieron unos 7,000 millones de billetes en Estados Unidos en el 2017. Ese fue el volumen más bajo en cuatro años y muy por debajo de la mayor cantidad en 20 años (11,000 millones) alcanzada en 1999.

El año pasado, el Banco de Estados Unidos encontró que el 50 por ciento de los encuestados dijo que ahora llevaban efectivo “menos de la mitad de las veces”. Cuando lo hacen, casi la mitad de los encuestados dijo que tenía menos de $20 a mano. Y el 46 por ciento dijo que usa efectivo menos de ocho días cada mes.

Totally Services, un procesador de pagos que cotiza en la bolsa, también encontró que el dinero en efectivo ahora ocupa un tercer lugar detrás de las tarjetas de crédito y débito como formas de pago preferidas de los usuarios, según una encuesta del 2016.

cas3 disappear biz cmg.jpeg
El salón de belleza Art & Chemistry Beauty Lab usa Venmo o CashApp para que los clientes dejen sus propinas. El cartel dice: “Atención visitantes, Efectivo, CashApp o Venmo para las propinas. El equipo de A&C”. C.M. GUERRERO. cmguerrero@miamiherald.com.


En el sur de la Florida, los restaurantes siempre han tenido problemas con las propinas. Debido a que muchos turistas provienen de países donde no se acostumbra a dar propinas, algunos restaurantes ahora incluyen automáticamente las tarifas en la factura. Muchos establecimientos informan a los clientes cuándo no se incluyen las propinas, y casi todos los restaurantes con servicio a las mesas incluyen “información sobre propinas” en los recibos de las tarjetas de crédito, aunque no siempre ayuda.

Pero el dilema es nuevo para los más de 200,000 trabajadores del entretenimiento y la hotelería en Miami-Dade y Broward, acostumbrados al efectivo rápido para cubrir esos baches financieros y, seamos honestos, no siempre puede ser rastreado por las autoridades fiscales. A la mayoría sus empleadores les pagan bajo la suposición de que las propinas van a complementar sus salarios. En Florida, el salario mínimo para los trabajadores que reciben propinas es de solo $5.23 por hora en lugar del mínimo regular de $8.25. Por ley, depende de los empleadores compensar la diferencia si el umbral de $8.25 no se cumple con las propinas.

Eso no siempre sucede.

“Un empleado necesita saber lo suficiente, si no lo representa un sindicato, para ir al Departamento del Trabajo, presentar el caso, y luego el Departamento, a través de la Ley de Normas Laborales Justas, investigará y hará el proceso legal para obtener los salarios atrasados de ese empleado “, dijo Wendi Walsh, Secretaria Tesorera de UNITE HERE Local 355, que representa a 7,000 trabajadores en el sur de la Florida, aproximadamente una cuarta parte de los cuales reciben propinas.

Los empleadores no tienen la obligación de compensar con salarios más altos las propinas que en otros tiempos excedieron el pago mínimo.

Valdez, del estacionamiento valet, dice que su situación se ha complicado aún más con Uber y Lyft, lo que significa que cada vez menos huéspedes alquilan sus propios automóviles.

Y esos servicios basados en aplicaciones aceleran la transición a una economía sin efectivo.


“Uber ha... arraigado una cultura de no dar propinas”, dijo en un correo electrónico Harry Campbell, un conductor de Uber que escribe sobre servicios de viajes compartidos en el blog The Rideshare Guy. “Así que, aunque ahora los pasajeros tienen la opción de darte propinas a través de una aplicación, es raro que recibas una con Uber, mientras que los taxistas todavía reciben propinas en la mayoría de sus viajes”.

Otra ventaja que disfrutan algunos taxistas, así como los que trabajan como baristas en cafeterías independientes, ha sido la llegada de las tabletas electrónicas, que permiten a los clientes elegir la cantidad de propina. Walsh, la representante del sindicato, dijo que esta tecnología, que permite a los clientes elegir cantidades de propinas preseleccionadas, ha aumentado las probabilidades de dejar una propina, y muy buena.

dash1 disapper biz cmg.jpeg
Genevie Jacomino, dueña de Art & Chemistry Beauty Lab, le pide a los clientes que bajen la aplicación CashApp para que dejen sus propinas, incluso si usan tarjetas de crédito para pagar por los servicios en su salón de belleza. C.M. GUERRERO. cmguerrero@miamiherald.com.


“Ayudan tremendamente”, dijo. “Donde tengas esa opción y una persona pueda dar una propina simplemente haciendo clic, aumenta tremendamente la probabilidad de dar propinas”.

Estimó que el 80 por ciento de los clientes dejan el 20 por ciento, incluso si tienen que elegir entre 15, 18 y 20 por ciento.

“Se podría pensar que la gente elegiría la opción del medio, [pero] la mayoría de las personas da un 20 por ciento de propina cuando resulta fácil hacerlo”.

Pero dijo que muchos trabajadores de Miami, como los que trabajan en Starbucks, todavía no tienen acceso a este tipo de tecnología.

“En el sur de la Florida, sigue habiendo una abrumadora mayoría que todavía está bajo el sistema antiguo, donde uno da propina o no; ni hay una tableta que estimule”.

Algunos lugares en Miami se están adaptando. Cuando Genevie Jacomino abrió el salón Art & Chemistry cerca de Westchester en el 2014, había estado en el negocio de las peluquerías lo suficiente como para saber que las propinas en efectivo se estaban convirtiendo en algo del pasado.

“[Los clientes] a veces decían, ‘Oh, te doy la propina la próxima vez. Pero nunca lo hacían realmente”, dijo.


Como muchas otras pequeñas empresas, ella no permite que le den propinas con una tarjeta de crédito por el tiempo que toma separar las propinas y declararlas en los formularios de impuestos, dijo.

Ahora pide a los clientes que descarguen la aplicación Cash App para dar propina, incluso si usan una tarjeta de crédito para pagar sus servicios. Cada estilista tiene su propio identificador de la aplicación. Si un cliente no se siente cómodo pagando a través de una aplicación, puede ir a un cajero automático cercano para retirar el efectivo de la propina, dijo Jacomino.

Algunos sindicatos locales han abordado el déficit de propinas de forma dinámica. El mes pasado, Miami-Dade aprobó la aplicación de un salario digno a todos los trabajadores de franquicias en el Aeropuerto de Miami, incluidos los trabajadores con propinas. Gracias a la negociación, ese grupo ahora ganará $16.15, menos el crédito de propina estatal de $3.02, lo que significa que un trabajador con propinas ganará $13.13 por hora (o $9.97 si tienen un seguro de salud).

El sindicato también presionó exitosamente a algunos empleadores para que mudaran los frascos de propinas de donde se recoge la mercancía a la caja registradora, un pequeño cambio que, según Walsh, puede marcar una gran diferencia.

Aún así, las propinas continúan disminuyendo, incluso en restaurantes con servicio a las mesas. Durante las negociaciones recientes en el Aeropuerto Internacional de Miami, el sindicato mostró docenas de recibos de restaurantes con el espacio para propinas en blanco.

Carlos Caballero, un mesero de la tequilera José Cuervo en el aeropuerto de Miami, dijo que la caída que ha visto en las propinas en efectivo ha sido “increíble” desde que comenzó a trabajar allí hace cuatro años. Ahora tendrá un poco de alivio cuando entren en vigor los salarios mínimos del aeropuerto. Pero eso no sucederá hasta que su empleador renueve el contrato de arrendamiento, y todavía no se sabe cuándo será.

Mientras tanto, intenta trabajar horas extra. “El solo hecho de tener un 18 por ciento representa una diferencia increíble en nuestras vidas”, dijo.

En el octavo episodio de Triunfando en Estados Unidos, una serie sobre el impacto de empresarios inmigrantes en Florida, verán cómo Luisa "Lulu" Santos nunca perdió la esperanza como una dreamer y lo que ha logrado como empresaria.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios