Negocios

Estos hermanos miamenses han vendido una fortuna en residencias. ¿Cómo lo hacen?

Hermanos de Miami venden algunas de las casas más caras del mundo

Tal y Oren Alexander han participado en tres transacciones récord por valor de casi medio millón de dólares en el sector inmobiliario de Nueva York, Londres y Miami.
Up Next
Tal y Oren Alexander han participado en tres transacciones récord por valor de casi medio millón de dólares en el sector inmobiliario de Nueva York, Londres y Miami.

Así es como se empieza un buen año: desde el primero de enero, los hermanos Tal y Oren Alexander, quienes dirigen un equipo de corredores inmobiliarios de 10 personas en Douglas Elliman Real Estate, han participado en tres transacciones por valor de casi $500 millones.

Primero fue la venta el 21 de enero de una mansión en 3 Carlton Gardens, en Londres, al multimillonario Ken Griffin por $122 millones, la más cara registrada en esa ciudad desde el 2011, en la que los hermanos participaron en calidad de referentes.

Dos días después, el equipo de Douglas Elliman cerró la venta de un penthouse en Nueva York, en 220 Central Park South, por $238 millones, la residencia más costosa vendida en la historia de Estados Unidos, también adquirida por Griffin.

Entonces, el primero de febrero, los hermanos Alexander representaron al vendedor de una mansión de $50 millones en 3 Indian Creek Island Road —el mayor precio pagado por una casa unifamiliar en Miami-Dade— a un comprador no identificado.

Sentados junto a la piscina en su mansión de Miami Beach, Tal, de 32 años, y Oren, de 31, reconocen que lo ocurrido desde principios de este años es un poco surrealista.

Pero no les diga que tienen suerte.

“La gente dice que tenemos suerte de principiantes”, dice Oren. “Pero llevamos haciendo esto más de 10 años. Hay transacciones en las que hemos estado trabajando durante los últimos tres años, usando relaciones que hemos cultivado durante el último decenio. Hemos creado una red que no tiene precedentes. No hay ninguna persona o cliente a la que no podamos llegar”.

En solamente 10 años, los Alexander se han establecido como pesos pesados en una industria donde muchas veces es necesario trabajar decenios para llegar a lo más alto: el competitivo mundo de los bienes raíces de lujo.

Después de criarse en Miami Beach, los hermanos se separaron para cursar estudios superiores. Oren se fue a la Universidad de Colrado en Boulder, y Tal se fue a la Universidad Hofstra en Long Island. Después de graduarse, los dos se mudaron a la Ciudad de Nueva York para lanzar sus carreras en el 2008, justo en el momento que el mercado de bienes raíces se venía abajo

Pero los dos persistieron. Oren consiguió empleo en Douglas Elliman Realty y se centró en las ventas. Tenía 21 años cuando hizo su primera venta grande, un penthouse de $8.2 millones en el Park Imperial en Manhattan en el verano del2009. El comprador fue el conocido abogado miamense Jim Ferraro.

Cuatro años después, Ferraro pagó $7.75 millones por el penthouse adyacente en el mismo edificio, y de nuevo contrató a Oren.

“Ese momento, por supuesto, pensé en lo joven que era Oren”, dice Ferraro hoy. “Pero yo establecí mi bufete a los tres años de graduarme de abogado, así que sé lo que es empezar joven. Oren me consiguió un trato excelente, tanto que escribieron de la transacción en el New York Post, porque el mercado estaba muerto en ese momento. Hoy ese lugar vale más de doble de lo que yo pagué”.

Mientras Oren se concentraba en las ventas, Tal estableció su propia compañía en el 2009 y se especializó en propiedades de lujo para alquilar.

“Le estaba enseñando apartamentos a una pareja mayor que trataba de vender su casa y mudarse al downtown”, dice Tal. “Tenían un apartamento de siete habitaciones en The Eldorado, en la 90 y Central Park West, y les dije que tenían que conocen a mi hermano”.

Ese apartamento de $7.5 millones se convirtió en la primera vivienda que Oren puso a la venta en el 2011, que hizo que los hermanos se dieran cuenta que debían trabajar juntos. Desde entonces, los dos han negociado ventas para muchos clientes, desde el estado de Catar hasta el comprador ruso no identificado que pagó $47 millones en efectivo por la mansión en 3 Indian Creek Island Road en el 2012, que en su momento fijó el récord para la vivienda unifamiliar más cara vendida en Miami-Dade.

Otros clientes famosos han sido Steve Madden, magnate del sector del calzado, el diseñador Tommy Hilfiger, y Sander Jacobs, productor de Hamilton. Los Alexander representan en este momento propiedades por más de $1,000 millones en Nueva York y Florida.

“Las recomendaciones son la mercadotecnia más importante”, dice Oren. “Eso representa 90 por ciento de nuestro negocio”.

El otro 10 por ciento es mostrar a sus clientes que pueden tener el mismo estilo de vida de ellos, afirman. Las varias cuentas de Instagram de los Alexander, que tiene en total 65,000 seguidores, están llenas de fotos de los hermanos disfrutando de la vida en las Bahamas, Aspen, Camboya y Maui. Viajan constantemente, ya sea entre Manhattan y Miami, o visitando ferias de Art Basel en Suiza, Hong Kong y Buenos Aires, y donde quiera que su clientela pueda estar.

“Oren y Tal tienen la habilidad de estar en el evento apropiado durante Art Basel, el mejor evento en el festival Burning Man y la fiesta adecuada en los Oscars” ,dice Jay Parker, presidente ejecutivo de corretaje de Douglas Elliman en la Florida. “Tienen la capacidad de convencer a los demás de casi cualquier cosa, trabajan muy duro, son muy disciplinados y han podido sacar provecho de sus éxitos anteriores”.

La conexión familiar

Parker dice que conoció a los hermanos Alexander en una cena religiosa judía en casa de los padres de ellos, una conexión familiar que mantienen intacta. El padre de los hermanos, Shlomi Alexander, un urbanizador especializado en mansiones de lujo y casas hechas a pedido, dce que sus hijos se interesaron desde temprano en los bienes raíces.

“Iban conmigo cuando eran niños a las obras de construcción, y ya negociaban con la gente”, dice Shlomi, quien construyó la mansión de 3 Indian Creek Island Road que se vendió inicialmente en el 2012. “Venían conmigo para ver quién iba a ver la propiedad. Desde niños tenían una gran dinámica. No hay nada como poder trabajar con tus hijos y crear una buena compañía. Yo construyo las casas y ellos las venden”.

190125_TB_Miami_3IndiaCreek_Drone_TB1.jpg
Vista aérea de la mansión de 10 habitaciones y 14 baños en 3 Indian Creek Island Road que se vendió en $50 millones, un nuevo récord para mansiones unifamiliares en Miami-Dade. Tal y Oren Alexander representaron al vendedor en la transacción. DOUGLAS ELLIMAN REAL ESTATE

Otro beneficio: los puntos fuertes de cada hermano complementan los del otro. Oren es el embajador, el que habla de arquitectura, diseño. Tal es el vendedor, el que tiene un conocimiento enciclopédico de las estadísticas y las tendencias del mercado.

Jonathan Miller, presidente y jefe ejecutivo de la firma neoyorquina de asesoría en bienes raíces Miller Samuel Inc., dice que el otoño pasado caminaba por Madison Avenue cuando se tropezó con Tal.

“Me empezó a hacer preguntas sobre el mercado, y a cambio compartió mucha información”, dice Miller. “Todo fue muy rápido. Tal entiende mucho de precios y de los compradores internacionales. Yo no sé cuál es el secreto de ellos, pero tienen algo que los coloca en medio de muchas transacciones importantes a las que otros corredores inmobiliarios no puede acercarse siquiera“.

Parte de ese secreto puede ser la confianza que exhiben, la clase de confianza en uno mismo que sólo llega con el éxito.

“Nuestras transacciones hablan por nosotros, y somos mucho más jóvenes que nuestros competidores”, dijo Tal. “Esperamos poder asentarnos y crear familias un día pero ahora esto es un trabajo permanente para nosotros. Y nuestros padres nos han enseñado a ser aliados igualitarios y a trabajar juntos desde que éramos pequeños. Por eso traemos una perspectiva diferente al sector. Por el precio de uno, los clientes reciben lo mejor de los dos”.

Nota del editor: Esta historia fue corregida para indicar que desde el primero de enero del 2019 los hermanos Tal y Oren Alexander han participado en tres transacciones por valor de casi $500 millones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios