Negocios

Los trenes Brightline muchas veces viajan con pocos pasajeros. ¿Es una señal de problemas?

Brightline es una nueva forma de vencer el tráfico

Brightline lanzó su primera ruta de tren de Fort Lauderdale a West Palm Beach el 12 de enero del 2018, que representa una nueva opción de transporte, que según la empresa aliviará los embotellamientos de tráfico.
Up Next
Brightline lanzó su primera ruta de tren de Fort Lauderdale a West Palm Beach el 12 de enero del 2018, que representa una nueva opción de transporte, que según la empresa aliviará los embotellamientos de tráfico.

¿Usará el público una nueva ruta de trenes rápidos de Miami a Orlando?

Esa es la pregunta que dictará el futuro de Brightline, la línea de trenes expreso.

Casi un año después de lanzar su servicio desde Miami, decenas de miles de pasajeros usan mensualmente los trenes en la ruta Miami-West Palm Beach. En febrero la cifra llegó a más de 78,000, según números de la empresa. (En un correo privado reciente, la empresa anunció que la cantidad de pasajeros de marzo superó los 90,000).

Brightline reporta que la cantidad de pasajeros ha aumentado recientemente, pero incluso así está por debajo de las proyecciones iniciales de la compañía, y Brightline sigue operando con pérdidas. En febrero del 2019 la compañía decidió retirar su salida a bolsa, que según Bloomberg debía ser la mayor del año.

En comparación con los viajes a las horas pico, “a veces parece que en el tren no hay nadie”, dijo Daleik Vaughn, de 38 años y gerente de una asociación comunitaria residencial que trabaja en Fort Lauderdale y usa el Brightline desde junio.

Brightline lanzó su primera ruta de tren de Fort Lauderdale a West Palm Beach el 12 de enero del 2018, que representa una nueva opción de transporte, que según la empresa aliviará los embotellamientos de tráfico.

Los trenes aparentemente vacíos, las pérdidas monetarias y la cancelación de la salida a bolsa han llevado a que algunos de cuestionen la viabilidad a largo plazo de este ferrocarril privado.

Pero Brightline —que pronto cambiará su nombre a Virgin Trains— sigue adelante con el desarrollo de una extensión de 170 millas desde West Palm Beach hasta Orlando. Esa ruta, y el deseo de los habitantes del sur de la Florida de evitar los fuertes congestionamientos de tráfico, devolverán la rentabilidad a la empresa, dice la compañía.

Los planes de expansión no se limitan al centro de la Florida. Brightline también plena ampliarse hacia el oeste a Tampa y hacia el norte a Jacksonville. También quiere agregar paradas en el Puerto de Miami, el Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood y Disney World. Y ofrecer paquetes que conecten los pasajeros directamente con las aerolíneas.

Para dar un poco de brillo al proyecto, el fundador de Virgin, Richard Branson, tiene planeado subir al tren este jueves para impulsar la nueva marca, parte de una campaña más amplia para hacer del sur de la Florida un nuevo centro del gigante de los viajes. Su nueva línea de cruceros, Virgin Voyages, debe debutar en el sur de la Florida en el 2020. La idea es ofrecer una parada única a todos los clientes de Virgin: aviones, trenes y barcos.

¿Quién usa el tren Brightline en estos momentos?

Un martes reciente por la mañana, Leon Chlimper, de 58 años, se bajó en la estación MiamiCentral en el downtown, al norte del Government Center. Era el final de su viaje diario al trabajo de este gerente de ventas, quien toma el tren a las 7:39 a.m. en Fort Lauderdale.

Durante los últimos ocho meses, Chlimper ha hecho este viaje con mucha frecuencia. “Es mucho mejor que conducir”, dijo. Su viaje comienza a cuatro millas de la estación de Brightline en Fort Lauderdale. Por $350 al mes, dijo, sustituye el estrés y los problemas del tráfico con un viaje tranquilo de 25 minutos de ida y otros tantos de vuelta.

BRIGHTLINE00083JAI
La Miami Central Station, sobre NW 1 Avenue. Jose A. Iglesias jiglesias@elnuevoherald.com

En todo 2018 Brightline manejo más de 579,000 pasajeros, menos de la cantidad pronosticada en el 2017 por la firma de asesoría Louis Berger, que había pronosticado más de 1 milón en su primer año de operaciones.

Entre enero y febrero, la cantidad de pasajeros de Brightline aumentó de 73,568 a 78,707.

Esas cifras siguen por debajo de las de noviembre y diciembre, cuando la cantidad de pasajeros fue de 80,660 y 98,076, respectivamente. (Sin tomar en cuenta las promociones por fin de año, la cantidad de pasajeros en diciembre aumentó 5 por ciento por encima de noviembre, indicó Brightline, lo que equivale a 81,603 pasajeros).

Sin embargo los trenes Brightline a veces parecen viajar con muchos asientos vacíos. En un tren reciente que salió las 8:40 a.m. de Miami con destino a Fort Lauderdale, nueve de los aproximadamente 60 asientos, y uno en la clase de negocios, que cuesta $25, el más barato a esa hora, estaban ocupados; en el próximo vagón había 13 pasajeros. Casi todos eran viajeros de negocios. Los vagones estaban un poco más llenos en el viaje de regreso, con más de dos docenas de asientos ocupados por una combinación de turistas y viajeros de negocios en un vagón.

Según el Departamento de Transporte de la Florida, las cifras más recientes del tráfico en la Interestatal 95 son del 2017, lo que hace imposible determinar si el Brightline ha tenido un impacto significativo en reducir la congestión de esa arteria mayor.

Parte del reto es un asunto sencillo de aritmética. Sobre la base de las normas de consumo de combustible del gobierno, el costo de un viaje de ida y vuelta de Fort Lauderdale a Miami es unos $7 diarios, o unos $175 al mes. El costo de viajar en auto de West Palm a Miami es unos $15 diarios, o $320 al mes. El pase mensual de Brightline a Miami es de $350 desde Fort Lauderdale y $450 desde West Palm Beach, más el costo del estacionamiento.

Por supuesto, esto no toma en cuenta el tiempo. En las horas pico, conducir de Miami a West Palm Beach por lo general demora dos horas; a Fort Lauderdale, una hora, según Google, eso es sin accidentes o retrasos por obras de construcción. En el Brightline, el tramo Miami a West Palm Beach demora menos de 75 minutos, y 30 minutos de Miami a Fort Lauderdale.

El factor tiempo es una de las razones por las que Kevin Grayling, un británico de 49 años, tomaba el tren una mañana reciente. Grayling, quien vive en West Palm Beach, dijo que estaba impresionado de encontrar algo tan estilizado y cómodo como el Brightline en Estados Unidos. El hombre lo usa con frecuencia cuanto tiene que venir a Miami por razones de negocios: la comodidad estilo europeo y no tener que lidiar con el tráfico, dijo, lo hacen una opción irresistible.

En el caso de un viaje ocasional, el precio de ida y vuelta, al menos $40, es un tanto “elevado”, dijo, lo que puede ser la razón por la que el tren tiene relativamente pocos pasajeros. Pero, como dijo Grayling, “uno no se puede tomar un traguito en medio del tráfico en la I-95”.

Alice Snyder, de Pittsburgh, y su amiga Memerie Lewis, de Nueva York, son retiradas que tienen casa en West Palm Beach. Esa misma mañana estaban tomando su primer Brightline para un viaje de un día a Miami. Estaban buscando una experiencia nueva y dijeron que el costo era razonable.

Asunto de tiempo

Brightline cree que la cantidad de pasajeros en el sur de la Florida seguirá aumentando. Pero incluso si no resulta así, directivos de la compañía opinan que la situación mejorará sustancialmente cuando el tren pueda llegar a Orlando.

Para ello, la empresa primero tiene que recibir autorización de la Florida Development Finance Corp. (FDFC). Brightline ha solicitando a esta agencia, sin fines de lucro y cuasi gubernamental, permiso para tomar en préstamos $950 millones adicionales en el mercado de deuda municipal, usando lo que se conoce como bono por actividad privada, que es deuda emitida por o a nombre de un gobierno estatal para financiar proyectos de un usuario privado. Eso es además de los más de $1,000 millones que ya ha pedido autorización para tomar en préstamos. Ese tipo de deuda no paga impuestos y se negocia en el mercado de bonos municipales, y se usa para proyectos de infraestructura grande. Brightline está solicitando más fondos a través de esos bonos de actividad privada que en cualquier otro proyecto en Estados Unidos, según el Departamento de Transporte federal.

IMG_IMG_IMG_brightline_2_2_1_TMFFUSTF_L456919647.JPG
Un tren de Brightline en la estación de Fort Lauderdale, en una imagen del 11 de enero del 2018. Wilfredo Lee AP

No está claro si le darán la autorización. Pero será difícil avanzar sin la aprobación de la FDFC. En el 2016, el juez federal de distrito Christopher Cooper expresó en una opinión sobre una demanda que impugnaba la capacidad de Brightline de tener acceso a bonos por actividad privada que esa deuda parecía ser la financiación de último recurso del proyecto, escribió la revista Government Tech. “[Esa] no es la financiación actual del proyecto, parece ser el único plan de financiación”, escribió Cooper.

Para el 2018, Brightline reportó una pérdida neta de más de $117 millones, sobre ingresos de $10 millones.

Algunos observadores financieros siguen desconfiando de la viabilidad a largo plazo de Brightline.

Joseph Krist, socio del Court Street Group Research, en Nueva York, quien cubre el mercado de deuda municipal, dijo que sigue preocupado por el enorme costo del proyecto y la demanda no probada de una opción a Orlando.

“Proyectos de este tipo... tienen un historial positivo y negativo en términos de si pueden pagar la deuda”, dijo Krist.

Oposición

En el pasado, la FDFC ha mostrado apoyo a Brightline: en agosto del 2018 aprobó por unanimidad una solicitud de emisión de deuda del 2015, que al final Brightline dividió en dos emisiones. Pero la decisión de la agencia de celebrar una segunda audiencia pública pudiera indicar cierta duda.

Un problema potencial es la oposición al proyecto. En noviembre del 2018, el gobierno del Condado Martin y la organización privada Citizens Against Rail Expansion in Florida (CARE FL) firmaron un acuerdo que puso fin a la oposición a cambio de mejoras de seguridad, una estación en la llamada Treasure Coast y otras cosas. Pero el vecino Condado Indian River sigue negociando.

Comisionados de Indian River están incómodos con la orden mordaza que Brightline impuso en la negociación de ese acuerdo, dijo el abogado condal Dylan Reingold en una entrevista, y siguen opinando que el proyecto es una seria amenaza de seguridad porque se prevé que el tren supere las 110 millas por hora en el tramo de la Treasure Coast.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios