Negocios

Cocinas solo para ‘delivery’: cómo Miami lidera en la tecnología la entrega de comidas

Vista de Super Smoothie, en Miami, Florida.
Vista de Super Smoothie, en Miami, Florida. Special for the Miami Herald

El wrap número 6 en Super Smoothie, en NW 41 Street en Doral, viene con pavo, huevo y queso.

Otro wrap, llamado Super Breakfast, se ofrece en All Day Power Breakfast y viene con los mismos ingredientes. De hecho, los preparan las mismas personas en el mismo lugar.

Pero usted no puede encontrar All Day en un mapa, porque solamente existe en la aplicación de UberEats para teléfonos.

All Day Power Breakfast es uno de más de 150 restaurantes virtuales que UberEats ha creado sin mucho alboroto en la cocina de locales ya existentes en todo el sur de la Florida desde 2016.

UberVirtualKirchen_SN239
Super Smoothie, de Miami, Florida, es también un restaurante “virtual” que usa UberEats para entregar comida pedida en línea. Sam Navarro Special for the Miami Herald

Si usted ha hecho algún pedido en UberEats desde entonces, es muy posible que haya ordenado de un restaurante al que no puede ir a comer.

Los restaurantes virtuales, y sus primos, los llamados restaurantes fantasma o en la nube, son el futuro de las entregas de alimentos. Además de satisfacer los paladares locales, la entrega de alimentos se ha convertido en un componente esencial de negocios grandes y pequeños, con la esperanza de sobrevivir en el competitivo mercado de comidas del sur de la Florida. También se ha convertido en una fuente adicional de ingresos para trabajadores en los márgenes de la fuerza laboral.

Y aunque en este momento en el sur de la Florida hay al menos tres empresas de entrega de alimentos —DoorDash, Postmates y GrubHub— UberEats es el líder indisputable, una posición que la compañía probablemente fortalezca aún más en los próximos años.

Una cocina dentro de otra

Es posible que los restaurantes virtuales suenen futuristas, pero el concepto es simple: UberEats estudia qué alimentos ofrece un restaurante, y entonces crea uno con otro nombre, en colaboración con el dueño, a través del cual puede ofrecer más comidas en modalidad de entrega. UberEats se queda con el 30% de cada pedido.

“Si usted busca ‘alas’, puede salirle una pizzería”, dijo Juan Pablo Restrepo, gerente general de UberEats en Miami. “Así que podemos crear un lugar de alas para satisfacer esa demanda”.

SuperSmoothie_SN001.JPG
Frank Gómez, dueño deSuper Smoothie, dijo que el negocio despegó después que UberEats lo ayudó a crear un restaurante virtual. Sam Navarro Special for the Miami Herald

En el caso de Super Smoothie, UberEats determinó que el dueño, Frank Gómez, podía aumentar sus operaciones si comenzaba a vender comida que ya preparaba, pero bajo otro nombre, uno que estuviera más orientado al desayuno.

Gómez dijo que lleva años usando UberEats, pero que no fue hasta que UberEats lo ayudó a crear su restaurante virtual, que las entregas se dispararon, y ahora estima que su negocio ha aumentado 20% en en general. Gómez tiene el mismo personal y prepara la comida en la misma área, como Super Smoothie.

But Gómez ahora da prioridad a los pedidos de All Day; el restaurante ha sido reseñado 120 veces en la aplicación, con una calificación de 4.5 de un máximo de 5, en comparación con solamente 57 veces en el caso de Super Smoothie, que tiene una calificación de 4.6. Incluso ha reorganizado sus tabletas para poder ver primero los pedidos de UberEats.

“El nombre es atractivo: All Day Power Breakfast”, dice Gómez. “Usted puede ordenar desayuno a las 2 de la tarde o a las 10 de la noche. Y es saludable”.

Angel Benítez, quien supervisa la cadena de restaurantes BurBowl en Miami, es otro usuario de la cocina virtual. El nombre es un un poco más directo: BurBowl To Go. Al principio el lugar ni siquiera tenía comida para llevar, pero cuando UberEats le tocó la puerta, Benítez no se pudo negar.

“Vienen con toda la información y te dicen cuáles son tus platos favoritos”, dijo Benítez.

En vez de tener que contratar a su propio personal de entrega, Benítez puede depender de conductores externos para que recojan sus pedidos. Benítez calcula que 35% de sus ingresos en el local de BurBowl en el downtown, y 20% del local en Doral, sale de las entregas.

“La aceptación que hemos visto de los clientes y restaurantes aliados en la plataforma UberEats en el sur de la Florida nos ha permitido crear programas piloto de conceptos innovadores en el mercado, incluidos los restaurantes virtuales”, dijo Restrepo.

El líder

El valor de UberEats se ha calculado por encima de $20,000 millones. Uber, que salió a bolsa en Nueva York en mayo, tiene una capitalización de mercado superior a los $75,000 millones.

DoorDash, Postmates y GrubHub —otros servicios de entrega que operan en el mercado del sur de la Florida— pudieron ofrecer al Miami Herald un estimado inmediato de la escala de sus operaciones en la región.

Pero la combinación de las cocinas virtuales, el hecho de haber sido lo sprimeros en el mercado, y el reconocimiento de su marca, han hecho de UberEats, en la mayoría de los casos, el participante dominante en el mercado.

“En términos de experiencia del consumidor, la gente vota con la billetera”, dijo Sunil Bhatt, presidente ejecutivo de The Genuine Kitchen, un grupo de restaurantes que tiene, entre otras cadenas, Harry’s Pizzeria. “Y Uber se encarga de la mayor parte de nuestro negocio de entregas”.

Tanto, dijo Bhatt, que los pedidos de los otros tres servicios combinados no llegan al volumen de Uber.

UberEats es ya el aliado oficial de cadenas de restaurantes grandes y pequeños en el sur de la Florida. Ejecutivos de UberEats dijeron que los restaurantes más populares entre los clientes son La Carreta —que comenzó a hacer entregas en enero; Moshi Moshi, una cadena de sushi con tres locales en Miami, y Piola, una compañía de pizzas. Otras cadenas que usan el servicio son McDonald’s, Five Guys y P.F. Chang’s, ésta última la más popular entre las cadenas en la zona.

Es de señalar que las alianzas de UberEats con McDonald’s y Starbucks, que ahora son globales, comenzaron sus períodos de prueba en el sur de la Florida.

Gasto necesario

Antes que UberEats tocara a su puerta, Harry’s Pizzeria no hacía entregas.

“Sencillamente no estábamos seguros de que era un producto que debía comerse a menos que fuera acabado de salir del horno”, dijo Bhatt.

Y admite que, hasta hoy, no sabe exactamente cuántos clientes más le trae UberEats. Dijo que la compañía planea interrumpir durante algún tiempo las entregas este año —a manera de experimento— para determinar cuánto afecta los ingresos de cadena de pizzerías.

En cualquier caso, Bhatt considera a UberEats un gasto de mercadotecnia justificado.

“Si alguien ya ha decidido que se va a quedar en casa a ver Netflix, si empiezan a ver las opciones en sus teléfonos y nos ven, y no nos conocían, ese es un nuevo cliente”, dijo.

Pero no todas las cadenas de restaurantes se han aliado con UberEats. Barry Hennessy, quien maneja la mercadotecnia para El Mago de las Fritas en la Calle Ocho, dijo que la compañía se dio por vencida con UberEats después de varios casos de mal servicio. Hennessey dijo que ahora usa exclusivamente el servicio de PostMates.

De cualquier manera, dijo, es un costo que vale la pena para mantener contentos a los clientes.

“Ya estamos ganando un poquito más de lo que invertimos, pero en términos de relaciones, es algo muy importante”, dijo.

Si Miami es conocida por la gente que tiene más de un empleo, las entregas para UberEats es una las opciones de más rápido crecimiento.

A diferencia de conducir para Uber o Lyft, las entregas de comida dan a personas que no hablan inglés una oportunidad de ganar dinero extra. También permite a los conductores no tener que preocuparse por la opinión de los pasajeros sobre su auto. El horario de trabajo es más regular y los pasajeros inanimados en el caso de las entregas de comida por lo general huelen mucho mejor. Aunque se gana menos.

SuperSmoothie_SN007.JPG
Adrian Silva de 21 años y conductor de UberEats, recoge un pedido en Super Smoothie, en Miami el 25 de junio de 2019. Sam Navarro Special for the Miami Herald

Adrian Silva, un venezolano de 20 años, es un ejemplo. Entrega comidas para UberEats en Doral para ganar dinero extra, además de su otro empleo en un lavadero de autos. Silva no habla inglés y por lo general usa una motoneta para las entregas.

Durante los últimos 12 meses ha hecho unos 15 viajes de entrega diarios, ganando hasta $400 a la semana si trabaja los siete días.

“En Doral hay mucho movimiento”, dijo Silva. “Y como es a tiempo parcial me ayuda a cubrir mis gastos. Definitivamente, ayuda”.

Uber declinó decir cuánto personal de entrega tiene en el sur de la Florida. Anteriormente, la empresa ha dicho que tenía 100,000 conductores en todo el estado; con aproximadamente tres décimas de la población del estado, el sur de la Florida podría tener 30,000 conductores, lo que haría de los choferes de Uber alto tan común como los cocineros en la región, según información de la Oficina de Estadísticas del Trabajo.

El futuro

Aunque se habla mucho de que el futuro pertenece a los vehículos autónomos, Harry Campbell, fundador del sitio TheRideshareGuy.com, dijo que todavía hay que desarrollar mucho la tecnología antes que los conductores desaparezcan completamente.

En su lugar, dijo Campbell, la próxima evolución en la entrega es un reto tanto para los restaurantes como para las compañías de entrega.

Algunos las llaman cocinas “fantasma”, otros cocinas “en la nube”. Pero la idea es la misma: son cocinas, idealmente ubicadas cerca de donde hay más demanda, que preparan pedidos exclusivamente para entregas. Al igual que las cocinas virtuales, no aparecen en ningún mapa, e incluso desde la calle uno no sabría qué pasa adentro.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios