Negocios

Miami Beach le hará la vida un yogur a muchos que osen tener propiedad de Airbnb

El impacto de Airbnb en Miami-Dade: una pelea que no parece acabar

Miami-Dade es uno de los 5 principales lugares de Airbnb en el país y unos 6,800 residentes alquilan sus hogares. Pero el año pasado, Miami Beach empezó a multar a aquellos que ofrecen estadía a través de Airbnb con $20,000 por violación.
Up Next
Miami-Dade es uno de los 5 principales lugares de Airbnb en el país y unos 6,800 residentes alquilan sus hogares. Pero el año pasado, Miami Beach empezó a multar a aquellos que ofrecen estadía a través de Airbnb con $20,000 por violación.

Miami Beach agregará penas de cárcel a la lista de castigos que se les impondrán a los dueños de propiedades que anuncien listados ilegales de Airbnb en la ciudad.

La ciudad anunció que encausará a los dueños de casas que den números de licencia comercial falsos al anunciar sus propiedades en el portal. La pena por la violación es de 60 días de cárcel o una multa de $500, de acuerdo con Melissa Berthier, portavoz de la ciudad.

El anuncio se hizo tras un acuerdo al que se llegó esta semana con Airbnb sobre la ordenanza de alquileres más reciente de la ciudad. Con anterioridad, Airbnb usaba límites geográficos (geo-fence) para evitar que los dueños de casas entraran en áreas limitadas de los listados de su portal. Ahora, Airbnb debe anunciar los números de las licencias. A Airbnb no se le exige verificar que los números de la licencia sean exactos ni tampoco que pertenezcan a la propiedad correcta.

Como parte del arreglo, Airbnb le pagará a la ciudad $380,000 para que use el dinero a su discreción, “incluso para educar a los residentes sobre las reglas que deben seguir”.

Ambas partes declararon que el acuerdo era una victoria, señalando lo difícil que les resulta a los gobiernos locales obtener concesiones del gigante de alquileres vacacionales con sede en Silicon Valley.

“Lo que va a pasar es que [la ciudad] realizará búsquedas en el sitio web de Airbnb y verificará la información”, dijo Aleksandr Boksner, abogado de la ciudad de Miami Beach. “Eso expone al anfitrión a sanciones penales fraudulentas ”.

Miami Beach prohíbe los alquileres de seis meses o menos en la mayoría de las áreas residenciales, pero los permite en algunas secciones de la ciudad. A los dueños se les exige obtener una licencia comercial y un certificado de inscripción de impuestos hoteleros. Miami Beach tiene las multas más caras del país contra los alquileres ilegales de corto tiempo —$20,000 por la primera violación y $40,000 por la segunda, además de que por cada violación adicional deberá pagar otros $20,000.

Ello, sin embargo, no ha impedido que florezca el mercado de alquileres ilegales de corto tiempo en Miami Beach. Las licencias que ha dado la Ciudad son menos de 1,000 pero unas 4,500 casas se anuncian en Airbnb, según información de BNBVestor, un sitio de análisis para los inversionistas que buscan en el portal de Airbnb. Desde que las multas entraron en vigor en 2016, Miami Beach solo ha podido cobrar $500,000 de los casi $8 millones con que había multado a los dueños de propiedades hasta junio.

En enero, Airbnb demandó a Miami Beach en una corte federal de Miami tras argumentar que su más reciente decreto sobre los alquileres de corto tiempo violaba una ley federal donde se decía que los portales no son responsables de vigilar el contenido de sus plataformas. En la ordenanza, que se aprobó en septiembre de 2018, se señala que mientras Airbnb utilice los límites geográficos, la compañía no tiene que dar los números de licencia comercial ni de inscripción de impuestos hoteleros en sus listados. Airbnb optó por los límites geográficos e instaló el sistema en su portal a finales del año pasado.

Luego, en diciembre de 2018, la Ciudad aclaró que Airbnb, además de aplicar límites geográficos, tenía que exigir a los anfitriones que proporcionaran un número de licencia comercial y un número de certificado de registro de impuesto turístico en sus listados. Airbnb demandó a la ciudad, diciendo que exigir ambas requerimientos equivaldría a vigilar el contenido de su sitio.


Ambas partes llegaron a un acuerdo el jueves por la noche. Airbnb dejará de usar los límites geográficos en Miami Beach y en su lugar le exigirá a los dueños de casas que anuncien su número de licencia y su certificado de inscripción de impuestos hoteleros en los listados.

El gobierno municipal dice que el nuevo requisito le permitirá controlar más fácilmente los listados.

Otras plataformas de alquileres de corto tiempo han aceptado las reglas. Sin embargo, los listados ilegales en estos sitios aún existen.

En marzo, el Miami Herald acompañó a una funcionaria de Miami que acudió a investigar quejas de alquileres ilegales de corto tiempo en un edificio de apartamentos localizado en el 1518 Drexel Avenue. Los vacacionistas hallaron los apartamentos en Hotels.com, Expedia.com y Despegar.com. La mayoría de los listados tenían los números que se exigían y todos eran ilegales.

Mediante un correo electrónico, Berthier dijo que se trata de una violación criminal cuando las plataformas y los dueños de propiedades anuncian números comerciales fraudulentos. Los que violen la ley corren el riesgo de cumplir una condena de 60 días de cárcel o pagar una multa de $500. Por el momento se desconoce qué hará la ciudad para sancionar a Airbnb, ya que el acuerdo prohíbe específicamente que Miami Beach multe a la compañía por no verificar si los números son verdaderos.

El año pasado, los comisionados de Miami Beach consideraron la posibilidad de encausar a los dueños de propiedades con alquileres ilegales. La medida propuesta encontró oposición y, a la larga, no se aprobó.

Chicago, San Francisco, y Louisville también le exigen a Airbnb que en los listados aparezcan los números de certificado de los alquileres de corto tiempo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios