Finanzas

López-Muñoz: Chasco para inversionistas que compraron condos en Miami

Annette López-Muñoz
Annette López-Muñoz Cortesía

La cosa no pinta bien para el mercado de condominios de Miami. A pesar de que algunos, sobre todo los interesados, agentes inmobiliarios, promotores y todos los que se benefician de la industria, han intentado explicar el último desacelere de ventas como un “respiro positivo” de la marcha que llevábamos, lo cierto es que los que invirtieron con la esperanza de vender a un precio más alto, se están llevando un tremendo chasco. Según Andrew Stearns, fundador de StatFunding, el mercado de la preconstrucción está en apuros y vaticina que en los dos próximos años la situación no mejorará y probablemente empeore.

Algunos desarrolladores frente a este cuadro han metido pie en el freno, pero aun así el inventario de condominios continua aumentando y el número de propiedades “underwater” es decir, que su valor de mercado es menor que lo que deben, está empezando a despuntar, indicio de que la situación podría tornarse precaria.

Según las estadísticas de Stearns, los últimos seis meses un 43% de las preconstrucciones adquiridas han visto pérdidas en las ventas y todavía quedan otras 10,000 unidades por salir en los próximos dos años​. De continuar así, dice, se ​inundaría​ el mercado con 468 meses de sobre oferta, número que hace fruncir el ceño a los más optimistas.

José Fernández de Hudson Capital Realty, lleva trabajando en bienes raíces desde 1978. Nos explica que aparte de los altibajos cíclicos normales, considera que ha influido que el valor de la moneda haya bajado en los países de nuestros inversionistas más asiduos.

“Hace poco, el euro estaba al cambio a $150, ahora está a $108, esto le quita esa ventaja a los europeos que venían a comprar a Miami. Lo mismo ha pasado con México, Brasil y Colombia. Ahora a muchos les conviene más vender porque al cambio, les dan más por sus dólares. Incluso en los Airbnb hemos visto un desacelere, probablemente por la misma razón”.

Alex J. Ness, principal de One Eleven Credit, una compañía hipotecaria en Miami, dice que ha visto una enorme demanda en los últimos meses de inversionistas que prefieren pedir préstamos al 7% y al 10% que optar por perder las unidades o venderlas con un alto porcentaje de pérdida.

“Los bancos están prestando a 2 de cada 10 personas, dada la alta regulación y el ‘due diligence’”, explica Ness. “Nuestros clientes prefieren cerrar esas unidades y aguantarlas uno o dos años hasta que el ciclo pase y después refinanciarlas o venderlas. También asesoramos a los compradores para que en un año más o menos puedan calificar para préstamos convencionales del 4.5 al 5%.” Según Ness los urbanistas no ven este lado del mercado y continúan vendiendo a precios caros.

Ivonne Alfonso coordinadora de cierres de la compañía desarrolladora de inmobiliaria Key International, sin embargo, señala que ellos no han tenido problemas.

“Hace 60 días cerramos 38 unidades en Bay Harbor con un promedio de $1.3 millones por unidad sin problema alguno”. La compañía también cerrará el edificio 1010 de Brickell con 389 unidades en abril o mayo y tampoco han recibido llamadas angustiadas de los compradores. Señala que sí han visto las ventas frenarse, pero no han visto a los inversionistas que han dado depósitos importantes intentando salirse.

  Comentarios