Finanzas

Venezolanos revolucionan el mundo de los batidos en Miami

César González (der.) y Levin De Grazia son propietarios de Bocas House, un restaurante de fusión de cocina venezolana y peruana en Doral.
César González (der.) y Levin De Grazia son propietarios de Bocas House, un restaurante de fusión de cocina venezolana y peruana en Doral. Miami Herald

En su natal San Cristóbal, Venezuela, César González era propietario de un club nocturno. Pero ahora el copropietario de Bocas House, un restaurante de fusión de cocina venezolana y peruana en Doral, se ha convertido rápidamente en el creador de los batidos favoritos de Miami.

González, de 40 años, quien en febrero abrió el restaurante de 3,490 pies cuadrados con su amigo venezolano y socio de negocios Levin De Grazia, de 25 años, dice que aunque no planeó exactamente cambiar el mundo de los batidos, puede recordar claramente el momento en que tuvo la certeza que debía hacerlo.

“Cuando abrimos el restaurante no ofrecíamos batidos. ¿Puede creerlo? Pero el tercer día... se me ocurrió”, contó González. “Había estado pensando en esto y tratando de ser creativo porque sabía que quería hacer algo que fuera visualmente impactante y abrumadoramente delicioso.

“Así que cuando preparé el primer batido de Nutella le puse una galletita dulce casera encima de una capa de crema batida con un poco de Nutella, y encima le puse una porción grande de helado de vainilla, que también preparamos en la casa, y más Nutella… oh, y le agregué unas trufas de chocolate. … Y cuando terminé, di un paso atrás para observar. Entonces lo supe”.

González y de De Grazia, que también operan una cocina comercial cerca del Aeropuerto Internacional de Miami, hacen énfasis en los productos caseros.

“Nosotros no compramos en mercados mayoristas para restaurantes”, dijo De Grazia, de una familia de restauranteros que tiene una docena de restaurantes en Venezuela.

“Creemos en la comida con sabor casero. Toda la carne que compramos proviene de animales alimentados con hierba y que no se les inyecta hormonas. No usamos sabores artificiales. Hasta los conos y el batido de Tres Leches son hechos en casa y nos enorgullecemos de eso porque creemos que es una parte esencial de nuestro éxito”.

Y los medios sociales han sido un fuerte aliado.

En menos de un año, Bocas House ha desarrollado una fuerte presencia en los medios sociales y tiene 163,000 seguidores en Instagram, además de 32,000 seguidores en su página de Facebook.

“¡La gente come con los ojos! Les encanta mirar fotos de nuestros batidos y especialmente compartirlas con sus amigos”, dijo González.

“Es muy agradable que alguien llegue y me diga que vio una foto de nuestros batidos en Instagram y que tiene que probarlo. Algunos vienen exclusivamente por los batidos. Algunas personas incluso me han dicho que han viajado de otros estados para probarlos, otros esperan en fila más de una hora, es realmente fabuloso y nos hace sentir muy bien”.

  Comentarios