Finanzas

El gobierno interviene Washington Mutual

El gobierno federal intervino el jueves 25 de septiembre Washington Mutual, la mayor operación de su tipo en la 
historia del país, tomando el control de la abrumada institución de ahorro y préstamos, y le vendió parte de los activos a JPMorgan Chase en una medida de emergencia que tuvo como fin evitar que los contribuyentes terminaran pagando la bancarrota de otro banco, según autoridades que recibieron información sobre el plan.
El gobierno federal intervino el jueves 25 de septiembre Washington Mutual, la mayor operación de su tipo en la historia del país, tomando el control de la abrumada institución de ahorro y préstamos, y le vendió parte de los activos a JPMorgan Chase en una medida de emergencia que tuvo como fin evitar que los contribuyentes terminaran pagando la bancarrota de otro banco, según autoridades que recibieron información sobre el plan. AP

El gobierno federal intervino el jueves Washington Mutual, la mayor operación de su tipo en la historia del país, tomando el control de la abrumada institución de ahorro y préstamos, y le vendió parte de los activos a JPMorgan Chase en una medida de emergencia que tuvo como fin evitar que los contribuyentes terminaran pagando la bancarrota de otro banco, según autoridades que recibieron información sobre el plan.

Durante varias semanas, la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro han mostrado nerviosismo por el destino de WaMu, uno de los bancos más afectados por la crisis inmobiliaria y presionaron fuerte para que se vendiera. Cuando el pánico se apoderó de los mercados financieros después del colapso del banco de inversión Lehman Brothers, las autoridades normativas federales aumentaron sus esfuerzos y maniobraron tras bambalinas, a veces a espaldas de WaMu, para trabajar con compradores potenciales.

De hecho, la intervención y la venta a JPMorgan fue un choque para la junta directiva de Washington Mutual, que no conocía nada de la operación: el nuevo presidente ejecutivo del banco, Alan C. Fishman, estaba volando de Nueva York a Seattle en el momento del acuerdo, según las fuentes.

Es la segunda vez, desde que comenzó la crisis, que el gobierno interviene de emergencia y coloca a la fuerza a un banco abrumado en manos de JPMorgan Chase. En marzo, JPMorgan rescató a Bear Stearns cuando se balanceaba al borde del precipicio de la bancarrota.

El trato le dará a JPMorgan sucursales en California y otros mercados donde no tiene presencia. Pero JPMorgan también heredará una cartera sustancial de hipotecas en problemas y terrenos comerciales.

Las autoridades normativas federales han tratado de buscarle un acuerdo de salvación a Washington Mutual porque una intervención directa de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos le habría significado un duro golpe a ese fondo, que tenía $45,200 millones a finales de junio pero que se había debilitado mucho debido a las pérdidas por el colapso de IndyMac Bank.

Los analistas afirman que una bancarrota de Washington Mutual le habría costado al fondo entre $20,000 millones y $30,000 millones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios