Finanzas

Todo se mantiene igual para clientes de Washington Mutual

El fracaso de Washington Mutual es el mayor en la historia de la banca estadounidense. No obstante, para los depositantes y clientes las actividades bancarias marcharán como de costumbre, dijo el viernes el nuevo dueño del banco:

Nadie pierde sus depósitos. Las sucursales permanecen abiertas. Los números de cuentas son los mismos.

El nuevo propietario, JPMorgan Chase, ha tratado de entrar a la Florida y muchos banqueros piensan que volverá a crecer tan pronto como superen sus problemas inmobiliarios.

El megabanco con sede en New York adquirió el jueves por la noche todos los depósitos, los activos y algunos pasivos de la oficina del WaMu en Seattle. La Federal Deposit Insurance Corp se hizo con el banco e inmediatamente se lo pasó a JPMorgan por la suma de $1,900 millones. A pesar de que los depósitos bancarios por lo general están asegurados hasta $100,000 por cuenta, la adquisición de JP Morgan debe significar que los depositantes nada perderán.

Esto también es bueno para la FDIC, que no tendrá que pagar reclamación alguna.

Los propietarios de bonos y acciones de WaMu son otra historia: fueron liquidados.

A pesar de tener su sede en el noroeste del Pacífico, WaMu era también el quinto entre los mayores bancos que operan en la Florida, según las cifras compiladas por JPMorgan.

El banco combinado será el número 3 del sur de la Florida, con más de $118 millones en depósitos, informó JPMorgan.

Con WaMu, el Chase se asienta en los mercados de California y la Florida, donde era un competidor pequeño.

Los banqueros consideran que en algún momento la Florida volverá a ser un mercado en crecimiento.

"¿Estamos donde queremos estar? No'', dijo Alex Sanchez, presidente de la Asociación de Banqueros de la Florida. ‘‘¿Hemos construido demasiado? Desde luego. Pero la Florida sigue siendo la Florida. Michigan, Ohio y Pennsylvania darían su brazo izquierdo por una economía como la de la Florida. Nos recuperaremos''.

Con el tiempo, JPMorgan operará las sucursales de WaMu con su nombre de marca, Chase, que resultará familiar a mucha gente procedente del noroeste. JP Morgan Chase se formó en el 2000 mediante la fusión del Chase Manhattan Bank con el banco de inversiones J.P.Morgan & Co. La fusión fue posible gracias a una ley de 1999 que permitió que los bancos de inversiones y los comerciales pudieran ser propiedad de una misma compañía.

Algunos afirman ahora que esa medida fue un error que contribuyó a la actual crisis financiera.

Pero JPMorgan Chase, hasta ahora, ha resultado ser un ganador en la crisis, ya que no sólo adquirió WaMu, sino también el banco de inversiones Bear Stearns.

La compañía dijo que la compra de WaMu contribuirá inmediatamente a superar un problema básico. Como Chase sólo cuenta con un puñado de sucursales en la Florida, la adquisición de WaMu no se traducirá en un cierrre de sucursales o despidos. En los estados en que su presencia es grande, JPMorgan fortalecerá las sucursales. Y la compañía tratará de consolidar otras funciones, como es el caso de los centros que otorgan préstamos.

La desaparición de WaMu no fue una sorpresa. La compañía había invertido miles de millones de dólares en préstamos hipotecarios malos, y los depositantes han estado extrayendo tranquilamente sus fondos durante días, dijo el consultor de bancos de Miami Ken Thomas.

"Era una suerte de carrera silenciosa'', añadió,

Donald Smithe se encontraba en el último grupo. Hace unos pocos meses, el cliente de 10 años de WaMu trasladó la mayor parte de su dinero al Bank of America.

"No estoy preocupado'', dijo Smith, de Miami. "Creo que dicen que si uno no tiene más de $100,000 el dinero está seguro. Pienso que buena parte de esto no es más que política''.

Otros especularon sobre cuál sería la próxima compañía de servicios financieros en caer.

"Vean lo que le ocurrió a Lehman Brothers. Todos pensábamos que gozaba de solidez'', dijo Albert Leberon, un residente de South Beach que ayer visitó la sucursal de WaMu en Miami Shores.

La mayor preocupación es el continuo deterioro de la economía, dijo Leberon, que no hace mucho cerró su firma de suministros de panadería, después de operarla durante 5 años, debido a la debilidad de las ventas.

El anuncio de WaMu hizo que el BankAtlantic, un banco rival con sede en Fort Lauderdale, hiciera una declaración en la que aseguraba al público que tiene solidez financiera y está listo para servir a los clientes de WaMu que deseen cambiar de banco.

"Las prácticas conservadoras del BankAtlantic en los préstamos residenciales nunca incluyeron las subprime, las hipotecas con tasa de interés ajustable, la amortización negativa y productos similares'', dijo BankAtlantic.

El manejo de WaMu por la FDIC debe tranquilizar al público, según dijeron los banqueros entrevistados ayer.

"Lo reconfortante de todo esto es la rapidez con que los problemas se están corrigiendo'', dijo Alan Cohen, un vicepresidente del First Bank con sede en San Juan, que tiene nueve sucursales en la Florida. "Cuando los problemas surgen, se solucionan con rapidez. Cuando es necesario, el gobierno se apresura a tomar medidas''.

Un depositante menor, Fernando Estrada, de 47 años, natural de Puerto Rico, dice confiar en la FDIC. Tenía una cuenta en WaMu desde principios de los setenta. Su balance actual: $600.

Ayer arribó a la sucursal de Coral Gables, ajeno a lo que estaba ocurriendo.

"Hace tres semanas, cuando todo esto comenzó, dijeron que el dinero estaba seguro'', dijo. "Y ahora esto. Pero no estoy preocupado, porque el dinero está asegurado. Y, de todos modos, no tengo mucho''.

sandron@MiamiHerald.com

  Comentarios