Finanzas

La Bolsa sigue en picada pese a posible recorte en tasa de interés

La miseria se profundizó el martes en Wall Street con pérdidas significativas al cierre de la Bolsa de Nueva York, con un saldo negativo de más de 875 puntos en el Promedio Industrial Dow Jones en dos días en medio de una preocupación cada vez mayor por los mercados de crédito y el sector financiero.

El Dow perdió más de 500 puntos y todos los índices importantes perdieron más de 5 por ciento. El Indice 500 de Standard & Poor's bajó de 1,000 puntos por primera vez en cinco años.

Medidas tomadas por la Reserva Federal para reanimar el empantanado mercado de crédito a final de cuentas no fueron suficientes para calmar a los inversionistas. Las malas noticias sobre las firmas financieras sólo echaron leña al fuego.

La magnitud del desplome del mercado bursátil se refleja en cifras verdaderamente pesimistas.

* El cierre de ayer fue el más bajo en cinco años, desde el 30 de septiembre del 2003.

* En sólo cinco días de negociaciones este mes, y en el cuarto trimestre, el Dow ha bajado 1,400 puntos, o 13 por ciento.

* Ha bajado 33.3 por ciento desde su cota máxima de 14,164.53, hace un año este jueves.

* Hasta el jueves, sufrió su peor declinación en cinco días y su mayor baja porcentual desde los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

La pérdida porcentual del Dow ayer fue 5.11 por ciento, en realidad mejor que la baja de 5.74 por ciento del S&P, el indicador de mercado que más observan los corredores y analista. El Indice Compuesto Nasdaq perdió 5.8 por ciento.

Las pérdidas en papel del mercado ayer sumaron unos $700,000 millones. En lo que va de este mes, las pérdidas en el mercado bursátil ascienden a unos $2.2 billones.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, advirtió el martes en un discurso que la crisis financiera pudiera prolongar las dificultades que enfrenta la economía. Aunque sus palabras se consideraron un aviso de que se estudiaba una reducción de la tasa de interés, Wall Street pareció poco inclinado a ver la posible buena noticia y se concentró en su evaluación negativa de la situación.

El martes mismo, la Fed anunció planes de comprar una cantidad masiva de deuda empresarial para impulsar los préstamos en los mercados donde muchas empresas usan préstamos a corto plazo llamados papel comercial. La evaporación de la confianza en que los clientes puedan pagar los préstamos dificulta y encarece los empréstitos para empresas y consumidores.

Los mercados de crédito mostraron señales ligeras de recuperación a medida que se reduce la demanda por inversiones seguras, aunque eso ofreció poco consuelo a los inversionistas preocupados por el bajísimo nivel de préstamos y sus consecuencias sobre la economía. El mercado de crédito prácticamente se congeló el mes pasado después Lehman Brothers Holdings Inc. se declaró en bancarrota y el gobierno intervino la aseguradora American International Group Inc. (AIG)

La decisión más reciente de la Fed de lubricar los mercados de crédito no llegó a la amplia reducción de los intereses que algunos inversionistas consideran necesaria para restaurar la confianza en el mercado. Sin embargo, otros observadores del mercado alegan que medidas más precisas, como la decisión de la Fed de comprar papel comercial, es lo que se necesita.

Los inversionistas siguen preocupados por la salud de entidades financieras como Bank of America Corp., cuyas acciones bajaron después de reducir su dividendo y declarar una baja del 88 por ciento en sus ganancias del tercer trimestre. Las acciones de Bank of America bajaron ayer 26 por ciento, a $23.77, de lejos la mayor declinación entre los 30 títulos que componen el Promedio Industrial Dow Jones.

También influyó el rumor de que Mitsubishi UFJ Financial Group Inc. había decidido abandonar un acuerdo para adquirir 24.9 por ciento de las acciones con derecho a voto de Morgan Stanley, lo que hizo descender 25 por ciento los títulos del banco. Las dos empresas negaron el rumor, pero Wall Street está en un nivel de pánico tal que afectó significativamente los títulos de Morgan Stanley y otras entidades financieras.

Los inversionistas temen que las entidades financieras sigan enfrentando escasez de efectivo a pesar de las medidas de Washington y otros gobiernos por reanimar los préstamos.

"Es una pérdida de confianza amplia y profunda, y hasta cierto punto, una carrera hacia la puerta de salida'', dijo Hugh Johnson, presidente y jefe de inversiones de Johnson Illington Advisors.

Bernanke expresó ayer que el caos en los mercados financieros había aumentado los riesgos para el crecimiento general de la economía y que las autoridades normativas federales deben mantenerse alertas.

"En general, la combinación de la nueva información y los recientes desarrollos financieros sugieren que las perspectivas de crecimiento económico han empeorado, a la vez que han aumentado los riesgos'', expresó Bernanke a los miembros de la Asociación Nacional de Economía Empresarial.

En una presentación que fue a la vez realista y esperanzadora, al menos a largo plazo, Bernanke envió señales fuertes de que la Junta de Gobernadores de la Fed probablemente reduzca las tasas de interés en su próxima reunión del 28 y 29 de octubre.

Agregó que, aunque no de buena gana, la Fed seguiría usando al máximo todas las herramientas de que dispone para aliviar el caos financiero. "Estas decisiones son profundas, pero se toman para solucionar un problema de dimensiones históricas''.

Hace sólo una semana, la postura oficial de la Fed era que la inflación era una preocupación grave. Pero ahora, incluso en momentos que las perspectivas no están definidas, la inflación ha bajado ligeramente. "En vista de estos desarrollos, la Reserva Federal necesita considerar su posición'', dijo Bernanke.

De hecho, Bernanke preparaba a lo mercados, y quizás al país y al mundo, para que esperen una reducción de la tasa de interés de referencia que se aplica a los préstamos interbancarios, que ahora es de 2 por ciento.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios