Finanzas

El paquete de rescate financiero impulsa fuentes de energía

Este año, Vicki Eckels instaló un moderno sistema de energía solar en su casa de Fort Lauderdale por $43,000. ‘‘Me sentí bien porque era una productora de energía limpia''. El gobierno federal la va a recompensar descontándole $2,000 de sus impuestos del 2008.

Pero si hubiera esperado hasta el año que viene para instalar el sistema, sus ahorros de impuestos pudieran haber llegado a los $12,900 gracias a una provisión escondida dentro del masivo plan de rescate financiero que el Congreso aprobó la semana pasada.

Junto con docenas de otros items que se sumaron al paquete de $700,000 millones hubo exenciones de impuestos para los fabricantes de flechas de madera para niños, para el ron que se vende a las Islas Vírgenes, para el desarrollo económico en las Islas de Samoa, y para las energías renovables.

Los créditos de impuestos para la energía solar y eólica iban a expirar para fines de este año. El paquete de rescate no sólo los extendió sino que aumentó el crédito solar. En vez de un crédito de 30 por ciento con un tope de $2,000, el crédito que va a empezar el año que viene va a cubrir 30 por ciento de todo lo que haya gastado un propietario.

En su conjunto, el proyecto de ley contiene $17,000 millones en créditos relacionados con la energía, según un análisis del Comité Conjunto sobre Impuestos.

Los ejecutivos de las compañías solares en la Florida fueron cautelosos sobre la medida en que los créditos pudieran estimular sus negocios, diciendo que la desaceleración económica y los gastos en energía solar todavía estaban inhibiendo a muchos compradores, que frecuentemente tienen que gastar entre $30,000 y $40,000 por una buena instalación solar.

Pero nacionalmente hubo mucho apoyo al rescate energético. "Esto es enorme'', dijo Julia Hamm, directora ejecutiva de la Solar Electric Power Association. "Especialmente la extensión'', que que extiende los créditos hasta el 2016. Los créditos solares y eólicos ordinarios han tenido un breve vida de un año o dos, y ese sigue siendo el caso de los eólicos, que el Congreso sólo extendió hasta el 2009.

Rob Kornahrens, presidente de Advanced Roofing en Fort Lauderdale, dijo que el esfuerzo federal era loable pero que un programa estatal similar se había quedado sin fondos.

"Económicamente es muy duro vender solar'', dijo Kornahrens. "Es un lujo''.

Advanced Roofing, una compañía techera desde hace más de veinte años y con más de 400 empleados, ha estado empujando una avanzada tecnología solar, delgadas películas, células fotovoltaicas flexibles que pueden instalarse prácticamente en cualquier parte. Advanced ha instalado películas solares en el techo de tres supermercados de Publix y está trabajando con la Florida Atlantic University para poner una instalación en su edificio del downtown de Fort Lauderdale.

Kornahrens dijo que una compañía hermana, Advanced Green Technologies, tiene un contrato con Uni-Solar, un fabricante de Michigan, para comprar $4 millones mensuales de las delgadas películas porque pensó que habría una escasez mundial de células solares. Tuvo razón: una planta española de fabricación de autos terminó comprando $21 millones de películas de su inventario.

Gregory Wetstone de la American Wind Energy Association dijo que los productores de energía eólica no salieron tan bien en el paquete de rescate porque sus costos eran mucho mayores en el presupuesto nacional.

El crédito eólico es de 2.1 centavos por kWh. "La energía eólica es mucho mayor que la solar'', dijo Wetstone, porque vastas granjas eólicas se extienden a través de gran parte de los estados de las Planicies y de muchas partes del Oeste, mientras que las solares sólo están empezando.

En el paquete de rescate, muchos otros elementos energéticos también recibieron exenciones de impuestos, incluyendo el biodisel, la investigación para el carbón limpio y bonos para construir plantas geotérmicas y de biomasa, así como reembolsos para los compradores de carros y camiones eléctricos.

  Comentarios