Finanzas

Wall Street vive uno de sus días más negros

Una desbocada ola de ventas convirtió el jueves el aniversario de la mayor alza en el Mercado de Valores del país en uno de los días más negros en la historia de Wall Street, llevando el Dow Jones de industriales a una pérdida de 679 puntos y profundizando una crisis financiera que desafía los esfuerzos por detenerla.

Los precios de las acciones se desmoronaron a última hora de la sesión de el jueves, con una caída de más de 678 puntos o 7 por ciento en el Promedio Industrial Dow Jones, que se hundió a su peor nivel en cinco años, luego que una agencia de crédito advirtió que podría bajarle la calificación a General Motors Corp.

El Standard & Poor's 500 se derrumbó también en más de 7 por ciento.

El jueves, la causa de la oleada fue que la agencia Standard & Poor's Ratings Services puso bajo observación a GM y a su filial GMAC LLC, con miras a reducirle la calificación. GM ha pasado por graves problemas con las malas ventas de los automóviles en América del Norte.

La medida significa que hay una posibilidad del 50 por ciento de que S&P reduzca las clasificaciones de GM y de GMAC en los próximos tres meses. S&P puso también a Ford Motor Co. bajo observación, con una perspectiva negativa. La agencia calificadora informó que GM y Ford tienen por ahora una liquidez adecuada, pero advirtió que eso podría cambiar en el 2009.

Y GM arrastró al Dow. Las acciones de la empresa se vinieron abajo en $2,15 o 31 por ciento, a $4.76. Ford se precipitó 58 centavos o 22 por ciento, a $2.08.

"Esto comienza a parecerse a aquella película de Groundhog Day [El día de la marmota]'', dijo Arthur Hogan, jefe de analistas de mercado en Jefferies & Co., en referencia a una cinta en la que el protagonista queda embrujado y vuelve a vivir el mismo día una y otra vez.

Hogan explicó que los inversionistas se topan cada jornada con que los mercados de crédito siguen paralizados y con que la tasa de préstamos interbancarios conocida como Libor continúa muy alta pese al recorte reciente dictado por la Reserva Federal en los intereses.

El Dow lleva siete días de ventas intensas en momentos en que el mercado está muy preocupado por la debacle crediticia y la economía.

Según cálculos preliminares, el Dow cayó 678.91 puntos, 7.3 por ciento, hundiéndose a las 8,579.19 unidades.

El índice preferencial no había caído por debajo de los 9,000 puntos desde el 6 de agosto del 2003.

El índice Standard & Poor's cayó 75.02 puntos, un 7.6 por ciento, y llegó a 909.92 puntos, en tanto el índice Nasdaq bajó 95.21 puntos, un 5.47 por ciento, y cerró en 1,645.12 puntos.

El Russell 2000, que mide el desempeño de las empresas pequeñas, se desplomó 47.37 puntos u 8.67 por ciento, a 499.20.

La angustia sobre la economía provocó el colapso en las últimas dos horas de la sesión, luego de una apertura volátil, en un día en que los principales indicadores tuvieron fuertes movimientos al alza y a la baja.

El Nasdaq, conformado principalmente por acciones de empresas de alta tecnología, pasó buena parte de la jornada en terreno positivo, pero sucumbió finalmente a la ola de ventas. Pero sus pérdidas fueron menos severas por las bajas relativamente modestas de empresas como Intel Corp. y Microsoft Corp.

Poco ha cambiado en el atascamiento de los mercados de crédito, el factor principal que desató la caída en los mercados mundiales a mediados de septiembre, tras días de esfuerzos por parte de la Reserva Federal y de otros bancos centrales para revivir los préstamos.

La tasa Libor de referencia sobre préstamos interbancarios a tres meses subió el miércoles de 4.52 a 4.75 por ciento. Ello pone de manifiesto que los bancos siguen sin disposición a prestar, ante el temor de que no se les paguen las deudas.

La demanda de bonos del Tesoro a corto plazo siguió siendo alta. Esos papeles se han convertido en un refugio para los inversionistas, que prefieren una rentabilidad baja a fin de proteger su dinero.

El rendimiento del bono a tres meses, que se mueve en dirección contraria a su precio, cayó a 0,51 por ciento, respecto del 0,63 por ciento observado al cierre del miércoles. Los precios de la deuda a plazo más largo cayeron. El rendimiento del certificado a 10 años subió de 3,65 a 3,77 por ciento.

El volumen de operaciones en la Bolsa fue de 2,040 millones de acciones.

En Asia, el Nikkei 225 de Japón bajó 0,5 por ciento, mientras que el Hang Seng de Hong Kong saltó 3,31 por ciento.

En Europa, el FTSE-100 británico cayó 1,21 por ciento, el DAX alemán se hundió 2,53 por ciento y el CAC-40 francés declinó 1,55 por ciento.

  Comentarios