Finanzas

Muchos esfuerzos en mercados bursátiles de Latinoamérica con poco resultado

El Banco Central de Brasil (BCB) decidió inyectar 50.000 millones de dólares en su mercado de cambios para respaldar el real, un día después de una intervención de su par mexicano de 1.400 millones de dólares, sin lograr con ello frenar el pesimismo de los mercados el viernes.

El anuncio del BCB "para reducir los efectos de la crisis internacional sobre la economía brasileña'', el jueves de tarde, limitó la caída del real.

A la apertura perdía 3,76% a 2,395 reales por dólar, frente a 2,305 la víspera, pero limitó sus perdidas durante la jornada, cerrando en 2,327.

La Bolsa de Sao Paulo, primera plaza financiera de Sudamérica, cayó sin embargo a los 10 minutos de su apertura, de 5,37% a 32.002 puntos, en la estela del resto de bolsas mundiales, perdiendo finalmente 6,91%.

La bolsa de México terminó con una pérdida de 4,61%, situando su principal índice en 16.958,46 puntos, mientras que la moneda mexicana se devaluó a 13,62 pesos por dólar.

La víspera, el peso se situaba en 13,80, su nivel histórico más bajo a pesar de la inyección de unos 1.400 millones de dólares en el mercado de cambio para estabilizarlo.

En el otro lado del continente sudamericano, Buenos Aires continuaba su caída con un índice Merval que se desplomó, perdiendo 7,61%.

El mercado bursátil argentino sufrió esta semana el anuncio de un proyecto gubernamental de nacionalización del sistema privado de jubilaciones, acogido pésimamente por los inversores.

En Chile, los analistas esperan una intervención rápida del Banco Central para vender dólares y hacer frente a la devaluación del peso, que perdió 32% de su valor desde principios de año.

Lima, decidió por su parte suspender sus operaciones a la media hora de abrir la sesión el viernes por precaución. Antes de tomar esta medida, el índice general de la Bolsa perdía 0,75%.

Los países de la región temen un congelamiento del crédito, pero también la recesión en Estados Unidos y en Europa, y su efecto sobre el precio de las materias primas y el petróleo.

Chile depende en un 75% de sus exportaciones, especialmente de cobre.

El gigante regional brasileño, gran exportador de minerales y productos agrícolas no se salvará, al igual que Venezuela y Ecuador, todos ellos muy dependientes de las exportaciones petroleras.

De esta forma Venezuela propuso el jueves que la OPEP reduzca su producción de petróleo en al menos un millón de barriles diarios para sostener los precios, y obtuvo una reducción de 1,5 millones. Pero los precios del oro negro siguen cayendo, hasta 61 dólares el barril en Londres y 63 en Nueva York, sus niveles más bajos desde hace un año.

Bolivia lanzó el viernes medidas para respaldar su producción de zinc, creando un fondo de cinco millones de dólares para garantizar la producción y evitar despidos masivos.

Bolivia exporta su zinc principalmente a China, Japón y Estados Unidos, sobre todo para la industria automotriz, que la crisis ya golpeó de pleno.

  Comentarios