Finanzas

Bancos se aprestan a otorgar jugosos bonos

Pese a la debacle en Wall Street, los mayores bancos del país se están preparando para pagar a sus empleados igual o más que el año pasado, lo que incluye el otorgamiento de bonos según el desempeño personal y empresarial.

Este año, nueve de los mayores bancos estadounidenses, entre ellos algunos que han recortado miles de puestos de trabajo, han visto cómo los costos totales por salarios, beneficios y bonos crecieron como promedio en un 3 por ciento comparado con el año pasado, según una revisión de Associated Press

"Los contribuyentes perdieron sus ahorros de toda una vida, y ahora se les pide que rescaten a las corporacio-nes'', dijo Andrew Cuomo, fiscal general de Nueva York, sobre los hallazgos de AP. ‘‘Seguir pagando bonos excesivamente grandes y compensaciones exhorbitantes equivale a echarle sal a la herida''.

Los bancos decidirán en los próximos meses cuánto han de pagar en bonos. El hecho de que estén acumulando dinero para incentivos no quiere decir que los paguen íntegramente.

Que se haya producido un aumento en la paga, o por lo menos que la disminución no sea pronunciada desde el 2007, es sorprendente porque muchas de las mismas compañías estuvieron haciendo los mejores negocios de toda su historia, al menos durante el primer semestre del último año. En el 2008, cada trimestre ha sido más débil que el anterior.

"Por supuesto, se espera que las compensaciones disminuyan'', dijo David Schmidt, consultor sobre compensaciones en James F. Reda & Associates. "Pero aún no vemos que esto ocurra''.

Algunos bancos están reservando grandes sumas. En Citigroup, que redujo 23,000 empleos este año en medio de la crisis, los gastos resultantes de estos pagos durante los primeros nueve meses de este año ascendieron a $25,900 millones, un 4 por ciento más que en el mismo período del 2007.

Incluso si uno resta lo que el banco ha desembolsado por indemnizaciones y otros gastos ligados al recorte de puestos de trabajo, el total de los pagos es ligeramente inferior este año.

Lo típico es que aproximadamente el 60 por ciento de lo que Wall Street paga se destina a salarios y beneficios, mientras alrededor de un 40 por ciento se dedica los bonos de fin de año en efectivo y acciones que dependen del desempeño, tanto individual como de la empresa, indicó Brad Hintz, analista de la industria de valores en Sanford Bernstein, y ex jefe financiero de Lehman Brothers.

"El objetivo primordial del plan de compensaciones es permitir que un empleado se enriquezca'', declaró Hintz.

Agregó que se supone que la paga de los trabajadores "está expuesta al riesgo de la compañía matriz''

Este debe ser el año en que se pruebe esa estructura. La crisis financiera hizo que los bancos tuvieran problemas y que los préstamos escasearan, lo que hizo que el Congreso aprobara el rescate de $700,000 millones. Como parte de eso, el gobierno está inyectando $125,000 millones mediante compras de acciones a nueve grandes compañías financieras citadas en el informe sobre compensaciones de AP.

Además de Citigroup, aparecen el Bank of New York Mellon, Goldman Sachs, Morgan Stanley, JPMorgan Chase, Bank of America, Merrill Lynch, Wells Fargo & Co. y State Street. Otros $125,000 millones estarán dis-ponibles para otros bancos.

Aquellos que reciben dinero del Tío Sam deben observar las normas que limitan los pagos a ejecutivos, incluida la prohibición de las compensaciones excesivas que se concede a los ejecutivos salientes. No hay restric-ciones en cuanto a pagos en general.

En total, esos nueve bancos asumen costos relacionados con estos pagos de $108,000 millones en los tres primeros trimestres del año.

El incremento promedio se acerca al 3 por ciento, según las cifras de la AP. Algunos bancos han apartado menos. Los costos de estos pagos en Merrill Lynch fueron de $11,200 millones en los primeros nueve meses del año, un 3 por ciento menores que el año pasado. Esta cifra casi coincide con la pérdida global de la compañía, que hasta el momento asciende a $11,700 millones.

William Halldin, vocero de Merrill, dijo a AP que la firma pensaba que sería mejor comparar el gasto por compensaciones del 2008 con los tres primeros trimestres del 2006. Esto reflejaría una declinación del 18 por ciento en comparación con el último año rentable de Merrill, dijo.

Si las empresas deciden reducir los bonos, esto podría ayudar a las finanzas de los bancos, dijo Jack iesielski, que escribe el boletín informativo The Analyst's Accounting Observer.

  Comentarios