Finanzas

Se ahonda la crisis financiera mundial

Los mercados de la bolsa en todo el mundo sufrieron. Los mercados de Asia bajaron nuevamente en cifras dobles. Los de Estados Unidos subieron y bajaron en otro día de canje volátil, aunque no se desplomaron como temían muchos.

Mientras el promedio Dow Jones cerró con un descenso de más de 300 puntos, el valor de las acciones de las grandes firmas de seguros aumentó con los informes de que el Tesoro podría extender sus ayudas monetarias a bancos e incluir a compañías de seguros de vida, basados en que lo mismo que los grandes bancos, éstas son demasiado importantes para quebrar.

"Eso concuerda con el plan del Tesoro de aumentar la confianza en las instituciones financieras del país'', dijo el ex gobernador de Oklahoma, Frank Keating, presidente y jefe ejecutivo del American Council of Life Insurers. "Las compañías de seguros de vida quieren garantizar que los consumidores no tarden en actuar según sus necesidades financieras y de retiro, debido a las condiciones económicas actuales''.

El Departamento del Tesoro no reveló cómo ni dónde inyectaría capital para las compañías de seguros, pero los detalles son importantes, porque Henry Paulson, el Secretario del Tesoro, ha anotado repetidas veces que los seguros deben estar regulados por el gobierno federal. Actualmente, los que regulan el giro son los comisionados estatales de seguros.

No es probable que el Tesoro ayuda a las compañías de seguros de daños y propiedades que también aseguran pólizas de casas y automóviles, sino que se concentre en compañías de seguros de vida que ofrecen anualidades y otros productos financieros de estilo bancario.

Un funcionario del giro, que habló con McClatchy a condición de que no se usara su nombre, dado que eso todavía está en vías de realizarse, dijo que compañías de seguros tales como Hartford Financial y Prudential Financial son los que más probabilidades tienen de recibir infusiones de efectivo para reforzar la confianza en su solvencia.

El Tesoro anunció este mes que les daría $250,000 millones a los bancos, dirigiendo $125,000 millones a los nueve mayores bancos nacionales y permitiendo que hasta el 14 de noviembre otros bancos procuren también ayuda del Tesoro para fortalecer sus saldos.

Los funcionarios del giro de seguros confirmaron que abordaron al Tesoro al respecto, como un modo de resucitar la confianza en medio de las señales de que la población de EEUU estaba evitando toda clase de productos financieros por ahora.

En septiembre, la Reserva Federal asumió el control de American International Group (AIG), una de las mayores compañías de seguros del mundo, adquiriendo participación en la compañía a cambio de un préstamo de $85,000 millones que después aumentó.

"Hay mucha intranquilidad desde que AIG cayó. Hay mucha gente que tiene sus retiros en esas entidades, y quieren garantías de que estén seguros'', dijo David Wyss, el principal economista de Standard & Poor's. "Es complicado, porque las compañías de seguros están reguladas por los estados''.

Los seguros también recibieron la atención de otra reguladora. La Federal Deposit Insurance Corp. buscó opiniones sobre un plan de empezar a brindar seguros de depósitos a un máximo de $250,000 por cuentas relacionadas con entidades vinculadas al giro de préstamos que cobran pagos de hipotecas a nombre de los complicados bonos hipotecarios que tienen inversores a nivel global.

Esos bonos, llamados valores con respaldo hipotecario, son una parte intrínseca de la crisis financiera. La Comisión Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) quiere reducir la incertidumbre sobre esos productos financieros con problemas.

Estos acontecimientos en el giro de seguros surgieron al final del frenético día, en el que la compraventa de acciones futuras se detuvo antes de que hubiera sonado la campana de inicio en Wall Street. Las acciones futuras, instrumentos diseñados para medir adónde puede ir el mercado después de abrir, estuvieron tan volátiles que activaron los llamados interruptores que detienen temporalmente las transacciones.

Hubo otras señales de serias presiones mercantiles: el rendimiento de los bonos del Tesoro de 30 años bajó a 3.8676 ayer, su nivel más bajo desde que el bono de 30 años entró en uso común en 1977. Las decadentes tasas de bonos de largo plazo son un indicio de que en todas partes los inversionistas están huyéndoles a los presuntos riesgos y entrando a formar parte de las deudas creadas por el gobierno federal como refugios.

Mientras tanto, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), anunció en una reunión de emergencia en Viena que iba a recortar la producción de petróleo en 1.5 millones de barriles al día. Los precios del petróleo bajaron $3.69 centavos (5.4 por ciento) a $64.15 el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. Eso es bueno para los motoristas porque hará bajar los precios de la gasolina en las semanas próximas.

En todo el mundo, los valores bursátiles seguían disolviéndose a toda velocidad. El Nikkei de Japón bajó otro 9.6 por ciento ayer, y se está aproximando a niveles no vistos desde principios de los años 90. En Corea del Sur y en Hong Kong los mercados bajaron 10.6 y 8.3 por ciento respectivamente.

Mientras tanto, Gran Bretaña anunció también ayer que probablemente esté en recesión, reportando que su economía se contrajo 0.5 por ciento en el tercer trimestre, una contracción peor de lo esperado, encima de que en el segundo trimestre del año no se registró crecimiento. Ha sido la primera contracción trimestral allí desde 1992, y el FTSE (Financial Times Stock Exchange) de Londres bajó 8 por ciento al abrir, aunque terminó siendo 5 por ciento la cantidad. El DAX de Alemania abrió con 10 puntos menos, y terminó también a 5.

"Creo que estamos en una recesión global. Las economías desarrolladas están en recesión, y representan la mitad de la economía mundial'', dice Mark Zandi, principal economista de la compañía de pronósticos Moody's Economy.com. "Las economías emergentes están sólidas, pero el nivel de crecimiento está aminorando tan drásticamente que esto se va a considerar una recesión global''.

  Comentarios