Finanzas

Fuerte alza de Wall Street deja poco alivio

Corredores celebran la recuperación de la Bolsa el martes 28 de octubre.
Corredores celebran la recuperación de la Bolsa el martes 28 de octubre. AFP/Getty Images

El mejor día de Wall Street en dos semanas --y uno de los mejores en la historia-- no causó mucha alegría.

Una estampida loca de compras que hizo subir casi 900 puntos el Promedio Industrial Dow Jones a última hora no logró aliviar la sensación de que el mercado puede revirarse contra los inversionistas en un segundo.

El Dow cerró 889 puntos al alza, a 9,065. El 13 de octubre el Dow subió 936 enteros, su mayor aumento en la historia; pero ningún alza de un día ha estado tan cerca de términos de puntos de lo que sucedió el martes.

Pero la extraordinaria volatilidad que ha atenazado a Wall Street desde la catástrofe que comenzó a mediados de septiembre significa que no hay garantías de que cualquier alza se mantenga, incluso unos pocos días.

Los analistas se aventuraron a ofrecer algunas explicaciones, como una posible reducción de la tasa de interés, la compra de acciones a precio de ganga y un mercado desesperado por salir del hueco.

"No hay ningún factor fundamental del martes o antier que lo justifique. Todos buscamos algo sólido a lo que asirnos'', dijo Bob Andres, jefe de estrategia de inversión de Portfolio Management Consultants. "El mercado está harto de bajar''.

Pero el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y sus colegas también inauguraron el martes una reunión de dos días, la última antes de las elecciones de noviembre, para una evaluación fresca de la situación económica y financiera y decidir cuál será su próxima decisión en materia de intereses. Esa decisión --que muchos esperan que sea la segunda reducción en dos semanas-- se anunciará este miércoles.

Se pronostica que la reducción será de entre medio y un punto porcentual, a 1 por ciento. Algunos economistas piensan que la Fed optará por una reducción menor de un cuarto de punto, a 1.25 por ciento.

El aumento del desempleo, el poco gasto del consumidor y la ansiedad de las empresas son las razones por las que la Fed puede reducir los intereses y tratar de fortalecer la economía.

"No estoy seguro de nada'', dijo Stuart Hoffman, jefe de economistas de PNC Financial Services Group, sobre la magnitud de la reducción. "Claramente, las perspectivas económicas se han debilitado'', agregó.

Cualquiera que sea la reducción, la tasa preferencial de préstamos de los bancos comerciales para millones de préstamos al consumidor pudieran baja en una cifra correspondiente. La tasa preferencial está ahora en 4.5 por ciento y se usa como referencia para los préstamos hipotecarios, ciertas tarjetas de crédito y otros préstamos de interés flotante.

En esas condiciones --una reducción de medio punto porcentual o un cuarto de punto-- tanto la tasa clave de la Fed como la tasa de referencia descenderían a su nivel más bajo en más de cuatro años.

Por otra parte, la confianza del consumidor descendió a su cota mínima récord. La Junta de Conferencia informó el martes que su índice bajó a 38 el lunes, de 61.4 en septiembre. La mentalidad de búnker hace que los consumidores se replieguen aún más.

En algo que subraya una de las grandes presiones que soportan los estadounidenses, el valor de las viviendas --por lo general el mayor activo de las familias-- bajó una cifra récord.

El Indice Standard & Poor's/Case-Shiller de Viviendas en 20 ciudades, dado a conocer el martes, bajó 16.6 por ciento en agosto en comparación con un año antes, la mayor baja desde el 2000. El Indice de 10 ciudades, menos abarcador, bajó 17.7 por ciento, la mayor reducción en sus 17 años de historia.

La Fed espera que reducir el costo de los préstamos alentará a los consumidores y a las empresas a volver a gastar, lo que pudiera ayudar a reavivar la economía. la Fed también espera que otras medidas tomadas para fortalecer el sistema financiero del país --conjuntamente con una nueva tasa de interés menor-- ayude a reanimar el crédito. Sin embargo, hasta el momento las medidas del banco central no han podido cambiar la mentalidad de pánico que se ha impuesto.

Los países europeos también están estudiando otra reducción de la tasa de interés.

"Hay una amplia justificación para el pesimismo'', dijo John Lipsky, primer director gerente adjunto del Fondo Monetario Internacional, el mayor bombero financiero del mundo. "Las perspectivas globales permanecen en un alto grado de incertidumbre y los riesgos de una recesión mundial son grandes'', dijo.

En momentos que una recesión parece inevitable en Estados Unidos, cualquier reducción de la Fed tendría por fin aliviar la presión.

La Fed probablemente mantenga la puerta abierta a reducciones adicionales cuando tome su decisión de este miércoles, dijeron los economistas. La última reunión programada de la Fed en el año es el 16 de diciembre.

Sin embargo, la última reducción de tasas de la Fed no sufrió el efecto deseado porque el acceso al crédito se dificultó enormemente cuando los bancos se atrincheraron.

Mientras tanto, las empresas probablemente sigan reduciendo la contratación. La tasa de desempleo --ahora en 6.1 por ciento-- se espera que aumente a 7.5 por ciento o más el próximo año

Whirlpool, el mayor fabricante de equipos electrodomésticos del país, anunció el martes que eliminará unos 5,000 empleos para finales del próximo año. Después de la última recesión en el 2001, la tasa de desempleo aumentó a 6.3 por ciento en junio del 2003.

El desastre inmobiliario, la falta de crédito y la catástrofe financiera se han confabulado para poner en peligro tanto la economía estadounidense como la mundial. Los problemas comenzaron en Estados Unidos pero se han extendido a otros países en Europa, Asia y otras regiones.

Anteriormente este mes, la Fed y otros bancos centrales se aliaron para reducir los intereses, la primera reducción coordinada en la historia de la Fed.

También fue un giro para la Fed, que había detenido su campaña de reducciones agresivas en junio por temor a que los bajos intereses agravaran la inflación.

  Comentarios