Finanzas

Se ahondan los males de la economía

Un rótulo en la sede de Citigroup en Nueva York. Citigroup anunció que despedirá a más de 50,000 empleados y recortará los gastos un 20 por ciento para calmar a los mercados y aumentar el valor de sus acciones.
Un rótulo en la sede de Citigroup en Nueva York. Citigroup anunció que despedirá a más de 50,000 empleados y recortará los gastos un 20 por ciento para calmar a los mercados y aumentar el valor de sus acciones.

El agravamiento de la crisis económica se hizo evidente el lunes con el anuncio de que el gigantesco banco estadounidense Citigroup suprimirá 53,000 empleos, mientras los fabricantes de automóviles ruegan a los gobiernos que los salven de la recesión que gana poco a poco al primer mundo.

Japón se convirtió en el último gigante económico en confirmar que ha caído en recesión, luego de que lo hicieran Alemania y la Eurozona la semana pasada.

El banco de la Reserva Federal de Filadelfia publicó un informe señalando que los economistas interrogados "piensan que la recesión comenzó en abril del 2008 y debería durar 14 meses'', hasta fines del primer semestre del 2009.

El Producto Interno Bruto de Estados Unidos debería caer 2.6% en el cuarto trimestre, en ritmo anual, y aumentaría solamente 0.7% en el conjunto del 2009, según un sondeo de economistas de empresas de la asociación NABE publicado el lunes.

Citigroup anunció que la crisis financiera mundial y cuatro trimestres consecutivos de fuertes pérdidas le obligan a suprimir 53,000 empleos en todo el mundo, hasta llevar la plantilla del gigante financiero a un total de 300,000 personas. El banco afirmó, no obstante, que seguirá recortando personal.

En Washington, una batalla se cierne sobre el Congreso estadounidense, donde los demócratas se preparan para pedir una ayuda adicional de $25,000 millones para la industria automovilística, aunque la Casa Blanca advirtió que los fabricantes de coches deben conformarse con la ayuda ya concedida.

"El gobierno no desea que los fabricantes automovilísticos estadounidenses quiebren'', subrayó Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca. Pero abrir el paquete de rescate bancario del gobierno a otros sectores es "un camino peligroso'', estimó. "Si los fabricantes de automóviles reciben asistencia del programa TARP (rescate financiero), otras industrias seguirán'', sostuvo.

Del otro lado del Atlántico, los desesperados ejecutivos del fabricante de coches alemán Opel, cuya casa matriz, General Motors, se encuentra al borde de la quiebra, pidieron el lunes ayuda a la canciller Angela Merkel.

Las principales bolsas mundiales reaccionaron con poco entusiasmo a la cumbre del G20 en Washington el fin de semana, convocada para hacer frente a la crisis provocada por la explosión de los créditos hipotecarios de riesgo en Estados Unidos.

La Bolsa de Nueva York terminó en baja, en un mercado decepcionado por la ausencia de medidas concretas para enfrentar la crisis en la cumbre del G20: el Dow Jones perdió 2.63% y el Nasdaq 2.29%.

Las plazas de América Latina siguieron al tendencia de Wall Street, la Bolsa de Sao Paulo perdió 0.20%, Buenos Aires 3.29% y Santiago 0.75%.

La Bolsa de Frankfurt perdió un 3.25% al cierre.

  Comentarios