Finanzas

La Reserva baja sus tasas de interés drásticamente

La Reserva Federal entró el martes en una nueva era al reducir su tasa de interés de referencia a un nivel tan bajo que tendrá que echar mano a herramientas no probadas para combatir la recesión y la presión a la baja sobre los precios al consumidor.

El banco central redujo la tasa interbancaria a entre 0 y 0.25 por ciento, un récord, lo que virtualmente hace que el país implemente las políticas de cero interés que Japón mantuvo durante seis años en su batalla contra la deflación. Anteriormente la tasa era 1 por ciento.

La medida, que afecta la tasa a la que los bancos se prestan entre sí sus reservas, era ampliamente esperada y hasta cierto punto es simbólica. La demanda de préstamos interbancarios ha sido tan baja últimamente que la tasa efectiva de la Fed ha estado por debajo de la nominal durante un mes y se movió alrededor del 0.1 por ciento en los últimos días.

En su declaración anunciando la reducción, el Comité de Mercado Abierto de la Fed dejó en claro que todavía tiene munición para impulsar la economía y mencionó una amplia gama de programas de préstamos que esencialmente le permiten inyectar dinero directamente a las instituciones financieras.

"El foco de la política a futuro del comité es apoyar el funcionamiento de los mercados financieros y estimular la economía mediante operaciones en el mercado abierto y otras medidas para mantener a un alto nivel la cuenta de resultados de la Reserva Federal'', expresó la declaración.

Con esta decisión, el banco central reconoció implícitamente que la recesión es más seria de lo que las autoridades habían pensado en su última reunión en octubre. "El comité pronostica que las condiciones de debilidad hacen casi obligatorio la reducción de la tasa federal de fondos a niveles excepcionalmente bajos durante un tiempo'', expresó la declaración.

Nueva información dada a conocer el martes ofreció evidencia adicional de que el banco central enfrenta poco peligro de que sus políticas económicas alienten la inflación. De hecho, la información fortaleció la impresión de que el riesgo inmediato es la deflación, una declinación amplia y problemática de los precios al consumidor.

El gobierno federal informó el martes que el índice de precios al consumidor bajó 1.7 por ciento en noviembre, el descenso mensual más fuerte desde que el gobierno comenzó a llevar la cuenta de los precios en 1947. La baja se debió fundamentalmente al reciente y profundo descenso de los precios de la energía, pero incluso la llamada tasa básica de inflación, que excluye los volátiles sectores de los alimentos y la energía, fue esencialmente cero.

Cuando faltan menos de dos semanas para la Navidad, los minoristas desde Saks Fifth Avenue hasta Wal-Mart han reducido sustancialmente los precios para atraer a los consumidores, que han reducido considerablemente sus gastos en los últimos seis meses. El martes Banana Republic ofreció a los consumidores un descuento de $50 sobre cualquier compra mayor de $125. Por su parte, DKNY ofreció el mismo descuento sobre compras de más de $250.

Ian Shepherdson, analista de High Frequency Economics, dijo que la reducción del precio de la energía probablemente hará bajar de cero el índice de precios al consumidor en enero.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, ya ha presentado una amplia gama de herramientas poco ortodoxas que la institución puede usar para estimular la economía una vez que la tasa federal de fondos llegue a cero.

Esas técnicas incluyen comprar grandes cantidades de bonos del Tesoro al largo plazo, valores respaldados por hipotecas emitidos por empresas patrocinadas por el gobierno federal, como Fannie Mae y Freddie Mac, y deuda comercial emitida por empresas privadas y entidades de préstamos al consumidor.

La Reserva Federal ya ha implementado numerosos programas de préstamos en su esfuerzo por reavivar los préstamos al consumidor y a las empresas. Más adelante este mes, la Fed comenzará a comprar $600,000 millones en valores respaldados por entidades respaldadas por el gobierno federal. La Fed y el Tesoro ya han presentado un programa conjunto para comprar valores respaldados por deuda del consumidor, como los préstamos para para comprar automóviles.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios