Finanzas

Temporada abre con camas de hotel vacías

LAS ESPERANZAS de muchos es que el turismo extranjero reduzca los daños de una economía 
enferma. En la foto, el Foontainebleau Hotel de Miami Beach.
LAS ESPERANZAS de muchos es que el turismo extranjero reduzca los daños de una economía enferma. En la foto, el Foontainebleau Hotel de Miami Beach. The Miami Herald

La disminución del turismo cobró fuerza en noviembre cuando los hoteles del sur de la Florida rebajaron las tarifas de las habitaciones y aun así quedaron muchas camas vacías, lo que constituye un un gris preludio de las crucial temporada turística invernal.

"Lo que en general estamos viendo es que la gente se está apretando los cinturones'', afirmó Cathy Rick-Joule, gerente del Miami International Boat Show de febrero, donde las reservaciones se redujeron en casi un 30 por ciento. "Todavía son muchas las quejas sobre las tarifas [de los hoteles]''.

Las cifras de Smith Travel Research ofrecen el cuadro más nítido hasta ahora del impacto de la economía de Estados Unidos en la mayor de las industrias floridanas. Mientras que los viajeros extranjeros y el dólar débil multiplicaron las reservaciones en Miami-Dade durante el verano, el fin de la temporada vacacional europea se tradujo en una disminución en el otoño. El impuesto hotelero en todo el país se redujo un uno por ciento desde septiembre, y los ingresos por habitaciones sufrieron su mayor declive en por lo menos cinco años: una reducción del 10 por ciento.

Broward tuvo un mejor desempeño en noviembre, cuando la ocupación sólo disminuyó un punto y las tarifas un 4 por ciento. Los Cayos también tuvieron las mismas reservaciones, pero las tarifas de las habitaciones eran un 8 por ciento más baratas que hace un año. ‘‘La Florida disfrutó de este aumento europeo y suramericano mientras el mercado doméstico se reducía considerablemente. Aquello ocultó lo mal que se encontraba éste'', indicó Wayne Gales, director de ventas de Embassy Suites Deerfield Beach, donde las reservaciones se redujeron cerca de un 10 por ciento.

Las entradas para el Orange Bowl, un partido del día de año nuevo que usualmente constituye una bendición para los hoteles del sur de la Florida, se están vendiendo a menos de $10 en los sitios de revendedores. Gales dijo que el juego por el campeonato del football nacional que se disputó el 8 de enero en un principio parecía promisorio, pero se convirtió en un fracaso.

Parte del problema que enfrentan los hoteles es el aumento de la competencia que les hacen las nuevas propiedades. Sólo en Miami Beach, el Fontain3bleau y el Eden Roc devolvieron más de 1,000 habitaciones al mercado después de grandes renovaciones, mientras que este mes Epic envió otras 400 al downtown de Miami. No obstante, los números de noviembre de los hoteles ubicados en el sur de la Florida serían bien recibidos en otros mercados turísticos golpeados por las turbulencias económicas del país. Smith Travel Research dijo que los ingresos por habitaciones disminuyeron un 10 por ciento en los Cayos y un 5 por ciento en Broward, mientras que en Orlando se desplomaron un 25 por ciento.

Estas noticias hacen que los líderes del turismo pongan sus esperanzas en que el atractivo que el sur de la Florida tiene para viajeros y vacacionistas acomodados provenientes del extranjero reduzcan los daños de una economía enferma.

"Yo había asumido que diciembre sería un mes flojo, pero me parece que seremos agradablemente sorprendidos'', dijo Diego Lowenstein, propietario del Ritz-Carlton South Beach. Cuando el hotel de lujo rebajó las tarifas que regirían durante las Navidades --de $529 por noche esta semana--, las reservaciones aumentaron.

"En realidad no encontramos más allá de donde estábamos el año pasado'', puntualizó.

dhanks@MiamiHerald.com

  Comentarios