Finanzas

El 2008: año de los delitos de 'cuello blanco'

Tom Petters, ex dueño de importantes compañías, está acusado de fraude y podría pasar el resto de su vida en la cárcel.
Tom Petters, ex dueño de importantes compañías, está acusado de fraude y podría pasar el resto de su vida en la cárcel. MCT

Tom Petters. Michael Parish. Neulan Midkiff. Robert Beale. Eldon Anderson.

Con nombres como esos dominando los titulares de la prensa, el 2008 fue un gran año para los llamados "delitos de cuello blanco''.

En realidad, fue un año de codicia agresiva. Agentes federales lucharon contra los acusados de fraude, ya fuera robándoles miles de millones a inversionistas o millones a inocentes propietarios.

En un momento en que la economía está en recesión y más personas que nunca están sufriendo, la tentación para quienes tienen dinero de inventar torcidas formas de conseguir aún más dinero pareció volverse simplemente irresistible. Nada hay, sin embargo, que irrite más a los investigadores federales que los que estafan a sus clientes, sobre todo si es el gobierno.

"La codicia, siempre ha sido la razón número uno. La codicia o el egoísmo'', dijo Hank Shea, que lleva 20 años encausando a estafadores en la oficina de la fiscalía federal. "Se va deshaciendo la fibra moral''.

Shea, que ahora es un miembro asociado del Centro Holleran para el Liderazgo Etico en la Escuela de Derecho de la Universidad de St. Thomas, dijo que los agentes federales han hecho una prioridad de combatir a los delincuentes de cuello blanco. Y no ha sido por gusto. Nunca han sido más, ni más importantes.

"Hoy hay más tentaciones. Todos queremos más de lo que podemos permitirnos'', dijo Shea. "Es una suerte de mentalidad: ‘Tengo que tenerlo, y tenerlo ahora mismo' ''.

La galería de bandidos codiciosos del 2008 incluye a:

* Tom Petters. Fue encausado en diciembre por 20 casos de fraude, confabulación y lavado de dinero en un fraude de inversiones que, según los fiscales, costaron miles de millones a los inversionistas. Petters era dueño de varias compañías, incluidas Sun Country Airlines y Polaroid. De resultar convicto podría pasar el resto de su vida en la cárcel. Los efectos de su caso se están dejando sentir en todo el país. Incluso organizaciones caritativas y otras no lucrativas que se apoyaban en las inversiones de Petters han sufrido graves pérdidas.

* Michael Parish. Parish está cumpliendo una condena de 13 años por lo que los fiscales llaman el mayor fraude hipotecario en la historia de Minnesota. El fraude implicó el reclutamiento de supuestos compradores de unas 200 casas en New Prague, New Market y Lonsdale, y llevó a pérdidas por valor de unos $20 millones. Los funcionarios dicen que el fraude de Parish puede haber deprimido durante años los precios de las casas en la parte sur del área metropolitana.

* Neulan Midkiff. El ex ministro fue condenado a 15 años de cárcel por su papel en una pirámide multimillonaria (o esquema Ponzi). Midkiff es responsable de la pérdida de casi $18 millones.

* Robert Beale. El ex millonario convertido en un activista antiimpuestos fue condenado a más de 11 años de cárcel por haber escondido ingresos por valor de más de $4 millones en impuestos no pagados, intereses y multas.

* Eldon Anderson. Descrito por los fiscales como un estafador reincidente e impenitente, Anderson fue condenado a ocho años de cárcel y a pagar $1.5 millones en restituciones a los centenares de inversores en sus supuestas compañías.

Aunque el total de los delitos de este tipo en el 2008 no está completo, McGill dice estimar que esos casos constituyen entre el 25 y el 30 por ciento de todos los de su oficina. Aunque es aproximadamente el mismo índice del 2007, es mayor que hace cinco años, reflejando una mayor prioridad.

La División de Investigaciones Criminales del Servicio de Rentas Internas (IRS) ha hecho más recomendaciones de encausamiento y ha ayudado a servir 200 causas más por cargos delictivos que en los últimos dos años. Y, de los 734 casos que resultaron en condenas en el 2008, 79 por ciento de los acusados fueron encarcelados, el índice más alto en años, según dicen los funcionarios del IRS.

Francine Evans, agente especial a cargo de la oficina de investigaciones criminales del IRS en St. Paul, Minnesota, dijo que esas cifras reflejan una concentración en casos más grandes. Su oficina trabaja con el FBI y otras agencias para perseguir a los delincuentes más importantes.

Perseguir a personas influyentes y bien conocidas ayuda a difundir el mensaje, dijo Evans. Engañe con sus impuestos y vamos a cogerlo. Recuerde que Al Capone fue a la cárcel por no haber pagado impuestos. Y este mismo año, impuestos sin pagar condenaron a Beale y a Larry Kladek, el dueño de un club de streeptease de Inver Grove Heights.

"Piensan que no los van a atrapar nunca'', dijo Evans.

Shea, que se hizo profesor con la esperanza de ayudar a fortalecer la ética entre los futuros abogados y líderes empresariales, dijo que muy pocos delincuentes de cuello blanco empiezan con la intención de delinquir.

"La forma en que las personas se ven involucradas en esto es cuando algo no sale bien'', dijo Shea. "Entonces racionalizan el delito pensando que ‘fue sólo esta vez' ''.

Sacan dinero del negocio y no lo reportan "sólo esta vez''. Se embolsan el dinero de los inversionistas para pagar deudas personales "sólo esta vez''. Falsifican documentos de hipotecas y reclutan falsos compradores "sólo esta vez''. Pero, dijo Shea, para muchos "sólo esta vez'' se convierte en un patrón de comportamiento criminal en el que las cuentas crecen y la avidez por el dinero también.

"Cuando se delinque por primera vez'', dijo, "es casi imposible dar marcha atrás''.

  Comentarios