Finanzas

Stanford debe más de $104 millones en impuestos

El multimillonario R. Allen Stanford y su esposa Susan deben al Gobierno de Estados Unidos más de US$104,2 millones en impuestos atrasados, el doble de la cantidad de que se informó previamente, según embargos fiscales entablados contra sus propiedades en Texas y Florida el año pasado.

La cantidad total, que posiblemente esté aumentando según se añaden multas e intereses, supera los US$56 millones que la agencia tributaria de Estados Unidos (IRS, por su sigla en inglés) le tasó a la pareja tras haber auditado sus declaraciones de impuestos correspondientes a los años 1999-2003, según informes presentados al Tribunal de Impuestos de Estados Unidos. La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés) entabló una demanda contra Allen Stanford el 17 de febrero, acusándolo de haber estafado US$8.000 millones a los clientes de sus firmas de gestión de valores.

Los embargos fiscales, casi idénticos, se entablaron en Houston el 15 de julio pasado y en Miami el 12 de agosto pasado, en tanto Stanford trataba de negociar un arreglo del asunto con la agencia, según documentos del Tribunal de Impuestos. El embargo de Florida es por US$32.000 más que el entablado en Texas un mes antes.

Stanford demandó a la IRS en febrero del 2006 para disputar el argumento de la agencia de que él y su esposa desglosaron indebidamente sus gastos deducibles de impuestos, que clasificaron erróneamente plusvalías como pérdidas y que trataron de trasladar a ejercicios posteriores, a efectos fiscales, pérdidas de explotación por más de US$4,1 millones, en contravención de las leyes fiscales.

La agencia dijo que Stanford había reclamado deducciones impropias y que había clasificado ingresos indebidamente, por lo que pagó US$56 millones menos de lo que debía en impuestos hasta el 2002 inclusive.

Según los documentos, Stanford debía al IRS US$28,7 millones correspondiente al ejercicio fiscal 2002 y otros US$75,5 millones por el 2003. Larry Sherlock, abogado de Stanford en materia de impuestos en la firma Chamberlain, Hrdlicka, de Houston, dijo que pasaría el día entero en el tribunal y no podría hacer declaraciones a la prensa.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios