Finanzas

Obama abre puertas a investigaciones con células troncales

El Presidente anuló las disposiciones de Bush rodeado de figuras que apoyan la investigación con células madre.
El Presidente anuló las disposiciones de Bush rodeado de figuras que apoyan la investigación con células madre. AP

El presidente Barack Obama eliminó el lunes las restricciones impuestas por el gobierno de George W. Bush al uso de fondos públicos en los estudios con células madre embrionarias, e indicó que la ciencia no está reñida con los valores morales.

"Apoyaremos enérgicamente a los científicos que hagan estas investigaciones'', afirmó Obama durante una ceremonia en el Salón Este de la Casa Blanca, donde firmó una orden ejecutiva que revierte una decisión adoptada en el 2001 por Bush.

Al describirse como un "hombre de fe'', Obama aseguró que "los milagros médicos no ocurren simplemente por accidente'', sino que son fruto de "investigaciones costosas y concienzudas'' y ‘‘de un gobierno dispuesto a apoyar ese trabajo''.

"Cuando el gobierno no hace estas inversiones, se pierden las oportunidades, no se exploran caminos prometedores. Algunos de nuestros mejores científicos se van a otros países que patrocinen su trabajo, y esos países pueden llevarnos la delantera en los avances que transforman nuestras vidas'', advirtió.

Obama destacó que hay un consenso en todo el espectro político sobre estas investigaciones, y lamentó que el gobierno de Bush haya impuesto una "falsa elección entre la ciencia y los valores morales'' porque, a su juicio, ambos conceptos no están reñidos para "aliviar el sufrimiento humano''.

El memorando ordena elaborar una estrategia en aras de la "integridad científica'' en la toma de decisiones del gobierno, en la que los asesores científicos sean seleccionados por su historial y experiencia "y no por sus políticas o ideología'', subrayó.

Según Obama, la orden ejecutiva permitirá que los científicos, como los que acudieron a la ceremonia, realicen su trabajo "libre de manipulación o coerción'' política, y hablen abiertamente aún cuando se trate de asuntos "incómodos''.

No obstante, añadió que elaborará pautas estrictas sobre la investigación con nuevas líneas de células madre y prohibirá la clonación para la reproducción humana.

El Presidente cumplió así otra de sus promesas electorales. La orden ejecutiva volvió a atizar el debate sobre el uso de las células madre para fines terapéuticos.

Las células troncales tienen el potencial de convertirse en cualquier célula en el cuerpo y regenerar los tejidos, pero afrontan fuerte oposición de conservadores porque se extraen de embriones destruidos en el proceso.

Según sus partidarios, desde la ex primera dama Nancy Reagan hasta el fallecido actor Christopher Reeve, el uso de esas células podría agilizar el hallazgo de curas para enfermedades como el mal de Lou Gherig, Parkinson, Alzheimer, la diabetes, esclerosis múltiple, parálisis y otras lesiones de la médula espinal.

Pero líderes conservadores consideran que la destrucción de embriones no ha arrojado resultados prometedores después de una década de investigaciones públicas y privadas en todo el mundo.

Más bien, "hasta la fecha han causado serios problemas, incluyendo tumores en pruebas con animales'', indicó en un comunicado el senador republicano Sam Brownback, quien apoya el uso de células madre adultas que "no generan graves preocupaciones morales''.

En ese mismo sentido se expresó el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, quien se opone al uso de fondos públicos para trabajos que impliquen la destrucción de embriones.

Al presentarse como un férreo defensor de la vida, Bush restringió el uso de fondos públicos a tan sólo 21 líneas de células madre embrionarias que fueron creadas antes del 9 de agosto del 2001, pero las investigaciones privadas lograron crear centenares más.

Una ley federal prohíbe el uso de fondos públicos para nuevas líneas de células madre si se destruyen embriones en el proceso, aunque esas investigaciones podrán continuar en laboratorios que reciben fondos privados.

El anuncio del lunes abre la puerta para que las instituciones y laboratorios puedan ahora solicitar fondos públicos para continuar las investigaciones ya en marcha.

  Comentarios