Finanzas

Ben Bernanke, el hombre que no quiere repetir los errores del pasado

El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, habla durante una rueda de prensa en Washington (Estados Unidos). Bernanke dijo que es necesario reformar la regulación financiera de EEUU para reforzar la supervisión de los bancos, fondos de inversión y grandes instituciones financieras.
El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, habla durante una rueda de prensa en Washington (Estados Unidos). Bernanke dijo que es necesario reformar la regulación financiera de EEUU para reforzar la supervisión de los bancos, fondos de inversión y grandes instituciones financieras.

WASHINGTON, 10 Mar 2009 -- (AFP) -- Afirmando que el mundo sufre actualmente "la peor crisis financiera desde los años 1930'', Ben Bernanke sabe de qué habla: el presidente de la Reserva Federal estadounidense es un reconocido especialista en la Gran Depresión, decidido a hacer todo lo necesario para evitar su repetición.

Bernanke tuvo la dudosa fortuna de asumir la dirección de la Fed en febrero de 2006, luego de 18 años de presidencia de Alan Greenspan, entonces en la cima de su gloria. Pero su presidencia lo condujo rapidamente a revisar el legado del "oráculo de Wall Street'' para salvar a la primera economía mundial.

"El mundo sufre la peor crisis financiera desde los años 1930, y esta crisis entraña una pronunciada caída de la economía mundial'', dijo Bernanke con su voz monótona, ante el Consejo de Relaciones Internacionales, un grupo de reflexión con sede en Washington.

"A corto plazo, los gobiernos de todo el mundo deben seguir tomando medidas enérgicas, y cuando sea adecuado, coordinadas, para restaurar el funcionamiento normal de los mercados financieros y el flujo del crédito'', agregó, abogando por un endurecimiento de la reglamentación financiera.

Bajo la dirección de este hombre discreto de 56 años, la Fed puso en práctica una estrategia de rescate de las instituciones financieras y de reactivación monetaria sin precedentes desde su creación en 1913.

Especialista en política monetaria en tiempos de crisis, Bernanke intenta evitar a todo precio una deflación -que podría tener efectos potencialmente devastadores- y afirmó el martes que no la prevé en Estados Unidos en los próximos dos años.

Doctor en Economía del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Bernanke enseñó durante largo tiempo en la no menos famosa universidad de Princeton, donde dirigió el departamento de Economía desde 1996 a 2002.

Nombrado gobernador de la Fed, en 2002, abandonará su puesto en 2005 para presidir el grupo de consejeros económicos del presidente George Bush, que lo nominará para la presidencia del banco central para un mandato de cuatro años.

Hijo de un farmacéutico y de una profesora, creció en Dillon, pequeña ciudad de Carolina del Sur (sureste), Bernanke recibió el apodo de "Ben el Helicóptero'' luego de un discurso que pronunció en 2002, poco después de su llegada al Consejo de gobernadores de la Fed.

En esa intervención titulada "Deflación: asegurarse de que no suceda'', hacía referencia a una teoría del economista Milton Friedman, según la cual las autoridades monetarias pueden sacar a un país de una "trampa de liquidez'' (cuando las tasas de interés están en cero y ya no pueden estimular la economía), dando directamente dinero a las empresas o a los consumidores.

La imagen de Friedman era la de un banquero central arrojando billetes a la multitud desde un helicóptero. Ante la intensificación de la crisis, la Fed de Bernanke pasó de la teoría a la práctica.

La política de Bernanke está como marcada por el recuerdo de los errores de la Fed en los años 1930, que desembocaron en una deflación que transformó la recesión de 1929 en un depresión histórica, como lo describe en su libro "Ensayos sobre la Gran Depresión'', publicado en 2004.

Bernanke estudió de cerca los errores del Banco de Japón, que condujeron a la deflación que se registró en ese país durante la "década perdida'' de 1990.

Mientras espera saber lo que la Historia retendrá de su mandato al frente de la Fed, este padre de dos niños, ya se aseguró que su nombre no caerá en el olvido: el sábado su ciudad natal de Dillon lo homenajeó bautizando con su nombre un rondpoint del lugar.

  Comentarios